Compartir
Publicidad

Si sufres una violación no vayas corriendo a la policía: guía jurídica sobre qué hacer en casos así

Si sufres una violación no vayas corriendo a la policía: guía jurídica sobre qué hacer en casos así
Guardar
45 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Más de 1.500 mujeres fueron violadas en España en 2011, según datos del Ministerio del Interior. Expresado en términos temporales, una mujer es violada cada ocho horas. Tres al día. Una cifra escandalosa que a menudo permanece soterrada en los bajos fondos de la sociedad ante la carencia de medios para la denuncia, eco en los medios de comunicación o aceptación del hecho entre los círculos sociales.

¿Qué hacer en caso de que un hombre te viole? La respuesta no es tan sencilla: en ocasiones, las mujeres se enfrentan a situaciones donde los recursos de la administración son escasos, y donde las posibles denuncias terminan en saco roto, no engronsando las ya de por sí abultadas cifras oficiales. Sin embargo, siempre hay protocolos y herramientas para denunciar los hechos y perseguir al autor de la violación.

Este hilo de Twitter de José Luis Prieto, abogado especializado en violencia de género y centrado en los colectivos LGTB y sexualidad no convencional, ofrece consejo a las mujeres que puedan verse en tan terrible situación. A esta hora del día y en menos de veinticuatro horas acumula más de 6.000 retuits, prueba tanto de la creciente concienciación social como de lo útil de los consejos vertidos en su cuenta personal, y que pueden servir a muchas mujeres a seguir un protocolo amparado en el derecho español.

El primer paso es acudir a Urgencias

Aunque la intuición principal pueda ser acudir a la policía, el mejor modo de iniciar el protocolo para atrapar al agresor es acudiendo a un hospital: allí los especialistas médicos pueden ofrecer el mejor tratamiento fisológico y psicológico para una víctima. En esta web hay un recopilatorio de diversos teléfonos de ayuda y de emergencias para mujeres asaltadas a lo largo de todos los países hispanoamericanos.

En el hospital, los profesionales médicos pueden contribuir a encontrar pruebas de la agresión que no sean aparentes a primera vista. ¿Por qué es relevante antes que acudir directamente a la Policía? Según la jurisprudencia emitida por el Tribunal Supremo, porque el testimonio de la víctima tiene un peso directo (es decir, es una prueba suficiente a su favor, sin mayor respaldo) para iniciar los trámites jurídicos. Se puede leer más sobre el proceso en esta sentencia, que recoge la citada del 3.10.2000 del TS.

La razón: una gran parte de las violaciones se cometen en privado, por lo que el testimonio de la víctima es clave para esclarecer los hechos.

Ahora bien, no todos los testimonios son igual de válidos y han de cumplir algunas condiciones: la "ausencia de incredibilidad subjetiva" (es decir, que no haya resentimientos o conflictos previos enter víctima y agresor que puedan inducir al falso testimonio por parte de la primera); la "verosimilitud del testimonio", a juzgar por la sala en base al contexto (lesiones, partes del hospital, etcétera); y la "persistencia de la incriminación", la consistencia y el detalle del relato de la víctima en sus sucesivas declaraciones (que no haya contradicciones).

Se puede leer más aquí.

Tus amigos pueden denunciar por ti

La ventaja de acudir primero al hospital: los médicos que te atiendan han de emitir un parte de lesiones, que por obligación legal, en caso de señales o de denuncia de violación, será enviado de forma inmediata al Juzgado de Guardia. Los hospitales cuentan con manuales de atención a las víctimas de atenciones sexuales y con expertos y expertas, como los ginecólogos, capaces de identificar si hay signos o no de violencia sexual.

Desde allí, de forma paralela, un compañero de la víctima puede acudir a la comisaría de turno más cercana e iniciar los trámites de denuncia, informando sobre la identidad o los rasgos físicos del asaltante. Más tarde, el informe de los profesionales especializados sanitarios puede servir para sostener las acusaciones y, como hemos visto más arriba, respaldar el testimonio de la persona agregida.

En ocasiones, son los propios centros de salud u hospitales los que pueden llamar a la policía para que se personen allí y tomen declaración a la víctima, abriendo el parte de denuncia, sin necesidad de que esta se traslade a la comisaría más cercana. Los hospitales y los servicios de urgencia cumplen así dos funciones: asistir a la persona agredida y recabar pruebas físicas que prueben la violación y servir de intermediarios entre víctima y policía.

Qué es una violación según el Código Penal

En su hilo, prieto añade algunas breves definiciones de lo que constituye una violación o una agresión sexual según el Código Penal vigente (hay que recordarlo: se trata de un análisis-relato hecho a partir del Derecho Español, por lo que no es trasladable a los códigos reguladores de otros países hispanoamericanos). En el caso de las violaciones, en concreto, el Código Penal se remite al artículo 179 para su definición:

Cuando la agresión sexual consista en acceso carnal por vía vaginal, anal o bucal, o introducción de miembros corporales u objetos por alguna de las dos primeras vías, el responsable será castigado como reo de violación con la pena de prisión de seis a 12 años.

De no mediar penetración, como se explica en el artículo 178, se considera agresión sexual:

El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco años.

De no mediar violencia pero tampoco consentimiento, el CP acude al artículo 181:

El que, sin violencia o intimidación y sin que medie consentimiento, realizare actos que atenten contra la libertad o indemnidad sexual de otra persona, será castigado, como responsable de abuso sexual, con la pena de prisión de uno a tres años o multa de dieciocho a veinticuatro meses.

Las situaciones de abusos se pueden dar por condiciones de superioridad entre víctima y persona abusada que fuercen a la segunda a obedecer sin mediar violencia o intimidación física a la primera, o en situaciones en las que la víctima haya sido drogada, se halle bajo los efectos de fármacos o "cualquier otra sustancia natural o química idónea", como el alcohol. Por debajo de los 16 años no hay consentimiento de ningíun tipo para los actos sexuales,

Como el propio Prieto explica en su exitoso hilo, es difícil que una mujer violada (cabe recordarlo: la abrumadora mayoría de víctimas de violación son mujeres asaltadas por hombre) recuerde estos consejos cuando sale de una experiencia tan traumática, pero puede que cualquier amigo o familiar de la misma sí lo haga, y pueda ayudarle en circunstancias urgentes que requieren actuar de forma rápida y precisa.

Son pequeños pasos en un contexto, el de la violación, aún tristemente presente en la vida de miles de mujeres.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos