Compartir
Publicidad

13 preguntas para saber tu probabilidad de morir en cinco años: Ubble

13 preguntas para saber tu probabilidad de morir en cinco años: Ubble
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Tienes entre 40 y 70 años? ¿Eres hombre? Es posible que empieces a estar preocupado por tu salud y tu estilo de vida. Y, según los médicos británicos, tu propia opinión sobre tu estado de salud es un indicador fiable sobre tus posibilidades de morir durante el próximo lustro. ¿Eres mujer? La pregunta más importante para ti es si te han diagnosticado cáncer.

Al menos, eso es lo que se desprende de una publicación en el diario médico The Lancet en la que se pasa revista a una gigantesca base de datos sobre mortalidad y salud con más de medio millón de pacientes británicos. Datos que hoy podemos revisar en forma de gráficas y riesgos asociados. Y de un test que calcula tus probabilidades de morir de aquí a cinco años: Ubble.

"¿Cuántos coches tienes?"

El test se compone de 13 preguntas en el caso masculino y 11 para las mujeres, y condensa un total de 655 indicadores tomados del biobanco de datos británicos. Las preguntas pueden parecer aleatorias o indirectas, pero encierran un cruce de datos que permite explorar varios factores de riesgo a la vez.

Por ejemplo, la pregunta previa se cruza con la de "¿cuántas personas conviven habitualmente en tu hogar?" para hacerse una idea de tus posibilidades económicas. Es el resultado del trabajo de los investigadores suecos Erik Ingelsson y Andrea Ganna. El resultado del test es tu "edad Ubble", un indicador que te dice si tu edad real y tu edad médica ideal se corresponden, y el riesgo de morir en los próximos cinco años, sea o no sea así.

El cuestionario de la muerte

Estas son las preguntas que he tenido que contestar para saber mi edad Ubble:

¿Cuántos años tienes?
¿De qué sexo eres?
¿Cuántos coches o furgonetas tienes? (las motos no cuentan)
¿Cuánta gente, incluído tú, vive habitualmente en tu hogar?
¿Cuál es la relación que te une a la gente que vive contigo?
¿Fumas?
¿Cómo calificarías tu salud en general?
¿Cómo describirías tu ritmo al caminar?
¿Algún médico te ha dicho que tienes diabetes?
¿Algún médico te ha diagnosticado un cáncer?
¿Una angina de pecho, infarto, ataque cardíaco o hipertensión?
¿Alguna de estas circunstancias: enfermedad, accidente o daño propio o en familiares, muerte de parientes, dificultades económicas, un divorcio o separación?
¿Tienes derecho a algún subsidio?

Y, en mi caso, es un alivio saber que, de cada 100 hombres de mi edad aproximada que han contestado lo mismo que yo, sólo uno morirá. Aunque Ganna me diría, como ha hecho en The Guardian, que no me emocione tanto:

Por supuesto, la puntuación tiene un grado de incertidumbre y no debería de verse como una predicción determinista

Tú también estás ahí

Factores predictivos "Vivir con tus abuelos" puede ayudarte a saber si vas a morir antes que ellos.

Junto a los resultados de mi test, Ubble me ofrece comprobar cómo se calculan mis riesgos en función de mis respuestas, con el Explorador de Asociaciones, una herramienta visual en la que puedo ver asociaciones estadísticas y su impacto en las predicciones.

Que suena complicado, pero se resume fácil: "fumar" y "cáncer de pulmón" tienen una relación. Añádele "años fumando" o incluso "fumo menos por problemas económicos" -aparece entre los datos mostrados- y podrás ver cómo se conforma el patrón predictivo.

Quiero vivir más

El test ignora cosas como el índice de masa corporal o el peso actual porque "no son factores determinantes para un plazo de cinco años", según Ganna. Que tiene un triple consejo para contradecir al profeta virtual si los resultados te asustan:

Para casi todo el mundo, un alto riesgo de morir en los próximos cinco años puede reducirse incrementando la actividad física, dejando de fumar y llevando una dieta saludable

Sí, es lo mismo que te dicen los médicos, pero puede que la cosa cambie cuando veas que esto está "basado en hechos reales", en ese medio millón de británicos que han ido viviendo y muriendo aportando sus datos al biobanco.

La palabra no es un invento exclusivo de los británicos: en España también tenemos una red de biobancos, de adscripción voluntaria, y en los que se pueden depositar desde muestras de orina y saliva hasta tejidos de pruebas diagnósticas y operaciones. Cualquiera puede hacerse miembro.

Y, como demuestra Ubble, son una herramienta valiosísima para todos: investigadores, médicos -el objetivo de Ganna y Eriksson es que el cuestionario pueda refinarse hasta usarse en consultas, ahorrando tiempo y pruebas- y hasta aprensivos como yo. Y eso que no llego a los 40 años, no soy británico y no tengo carné de conducir.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio