Compartir
Publicidad

Una copa de vino al día no es tan buena para la salud como te han dicho

Una copa de vino al día no es tan buena para la salud como te han dicho
23 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay un debate en la comunidad científica sobre si el famoso "una copa de vino al día es bueno para [inserte aquí último estudio]" es más perjudicial que beneficioso. Sobre todo si se cruza la línea de decir que beber es mejor que no beber, en el mismo año que varios estudios asocian incluso el consumo mínimo de alcohol a un incremento del riesgo de padecer cáncer.

Algo que se agrava por las conductas de riesgo asociadas al alcohol. En el caso de los hombres, por ejemplo, el riesgo aumenta porque alcohol y tabaco suelen ir de la mano. Y no, no es como decir que si fumas cuando sales a pasear al perro porque tu pareja no te deja fumar en casa, tener mascota aumenta el riesgo de cáncer. En las mujeres, la situación es más grave: incluso una copa de vino al día aumenta sustancialmente el riesgo de cáncer de mamá. Pero, ¿de quién nos fiamos?

Beber moderadamente no es mejor que no beber

Uno de los grandes problemas de estos estudios es que dependen de la palabra de los pacientes y pocas veces le decimos a los médicos toda la verdad sobre nuestros hábitos. Relacionado también con la metodología: cuando se hacen grandes estudios sobre bebedores y no bebedores no se suele filtrar a los segundos. Que en muchos casos incluyen a exbebedores que tuvieron que dejar la bebida por el daño que les hacía. Si eres un tipo sano que toma una copa de vino diaria y te comparan con alguien que no bebe porque acabó hecho polvo...

Si se mira más de cerca a los sujetos de los estudios, según una de las investigaciones más exhaustivas dirigida por el doctor Craig S. Knott, lo de que beber incluso una copa de vino o una cerveza al día sea "bueno" para la salud se desmorona.

En modelos sin ajustar, los efectos protectores [del alcohol] aparecen en un amplio rango de consumidores de alcohol en todos los grupos de sexo y edad. Efectos atenuados en casi todas las categorías al ajustarlos a diversos factores personales, socioeconómicos y de estilo de vida. Todavía más atenuados tras excluir a los exbebedores. Sólo se observa asociaciones protectoras significativas [mínimas] a hombres entre los 50 y los 64 años y a mujeres mayores de 65 años. (...) Análisis posteriores hallaron que la mayor parte de esos efectos protectores desaparecen cuando se calculan aplicando otras definiciones de "bebedor ocasional".

En esa última frase también se esconde el primer problema: mentimos a los médicos. "No, doctor, yo sólo me tomo una copita de vino al día, mínima, casi ni la veo".

El doctor Juan Casas y otros cuantos investigadores también sospechaban esto, así que recondujeron sus estudios a la gente que no puede mentir: aquellos que, genéticamente, sólo pueden beber una copa de vino al día antes de sentirse fatal. ¿Sus resultados? Entre todos los grupos de bebedores, incluso los de una copa de vino, la reducción de la ingesta de alcohol era mejor para la salud cardiovascular, donde supuestamente se hallan casi todos los beneficios de ese consumo moderado.

La gran C

Resumiendo: no, beber no es mejor que no beber. Pero beber por debajo de las cantidades de bajo riesgo (dos copas de vino al día máximo) que admite la Organización Mundial de la Salud es mejor que alcanzar ese límite. Sobre todo en lo que respecta al cáncer. Independientemente del resto de ingredientes de una bebida (el famoso resveratrol del vino, por ejemplo, todavía no ha demostrado su eficacia en estudios con humanos. Y menos consumido tal cual), el alcohol es un carcinógeno.

Uno en el que existen pruebas de que causa cánceres de cuello y cabeza, de esófago, de hígado, colorrectales y de mama. Se sospecha también que puede tener relación con otros tantos -pero sin pruebas- y está asociado a unas 60 enfermedades, en general. Casi siempre cuando se sobrepasa el umbral recomendado, sí. Pero, en el caso del cáncer, el riesgo aumenta desde la primera copa y pueden pasar años hasta que vuelva al umbral de los no bebedores.

Y ahora, ¿qué prefieres? ¿Los beneficios moderados que tiene una copa de vino o un pequeño aumento del riesgo de cáncer? Porque van de la mano.


Imagen: Lourdes Cardenal

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio