Compartir

Una mirada al perturbador mundo de la fabricación de robots sexuales

Una mirada al perturbador mundo de la fabricación de robots sexuales
17 Comentarios

Dicen que en el futuro, todos tendremos la posibilidad de tener sexo con un robot, una aseveración complicada ya que muchos no se imaginan tener este tipo de relaciones con una máquina, además de que existe quien quiere construir una ética del sexo con robots. Sin embargo, no hay que irnos al futuro, esto ocurre actualmente y estamos hablando de una industria que mueve millones de dólares anualmente, la cual empezó con la fabricación de las llamadas 'sex dolls' y que ahora están dando el siguiente paso, que es la fabricación de robots sexuales.

RealDolls es una compañía dedicada a fabricar muñecas de silicona en tamaño real que pueden llegar a costar hasta 40.000 dólares, esto dependiendo de los materiales y el nivel de realismo que ofrecen; Matt McMullen, el creador de la compañía, asegura que el futuro del sexo está en los robots, por ello se encuentra actualmente desarrollando algunos prototipos, por lo que ahora daremos un pequeño recorrido por su fabrica, una experiencia que podría formar parte de una película de terror sin ningún problema.

¿Qué hay detrás de un robot sexual?

Realbotix es la versión robótica de una de sus muñecas más vendidas, sólo que aquí ya intervienen factores de interacción al dotarla no sólo de apariencia humana, sino también de un sistema de inteligencia artificial, muy al estilo de lo que tenemos en el iPhone con Siri o en Windows con Cortana, que permitirá entablar conversiones, y recibir respuestas por medio de expresiones faciales.

El proceso puede sonar fascinante, pero McMullen ha estado subiendo fotografías a su perfil en Instagram donde muestra parte del proceso de fabricación, algo que puede llegar a inquietar a algunas personas ya que no se trata de ciencia ficción, es real y hay gente que pagará fuertes cantidades de dinero para tener relaciones sexuales con este robot.

Además de las fotografías, en 2015, McMullen fue entrevistado por The New York Times, quienes grabaron un reportaje desde la fabrica con detalles increíbles, los cuales nunca imaginamos que estuvieran presentes en la fabricación de este tipo de robots, algo que sin duda nos puede dejar con más dudas que respuestas.

Por otro lado, aún se desconoce cuándo saldrá a la venta Realbotix, así como su precio final, el cual no será nada barato, incluso existe el rumor de que ya tiene los primeros 10.000 pedidos, donde la mayoría provienen de empresarios japoneses, así como algunos estadounidenses.

Realdoll mouth insert

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Un vídeo publicado por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Un vídeo publicado por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Un vídeo publicado por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Un vídeo publicado por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

Una foto publicada por RealDoll (@abyssrealdoll) el

En Xataka | Me enamoré de un robot: cultura pop obsesionada por liarse con una máquina
En Magnet | La historia de un hombre con cáncer terminal que decidió casarse con una sex doll

Temas
Comentarios cerrados
Inicio