Vigo multará a quien orine en el mar. El problema es que no sabemos si es realmente algo nocivo

Vigo multará a quien orine en el mar. El problema es que no sabemos si es realmente algo nocivo
24 Comentarios

Si alguien te dice que no ha orinado nunca en el mar, miente. Bueno, no siempre es así, pero las cifras están ahí. Según una encuesta de Proctor & Gamble, el 60% de los participantes afirman haberlo hecho. Y casi la mitad señaló haberlo hecho más de una vez. Es por eso que diferentes ordenanzas municipales de nuestro país han emprendido una lucha constante durante años contra esta práctica que consideran nociva para el medioambiente.

El debate está servido desde que la ciudad gallega de Vigo ha establecido multas para aquellos bañistas que lo hagan.

La nueva norma. Aprobada en 2021 pero puesta en práctica este verano, la nueva norma de las playas del Concello de Vigo establece sanciones de hasta 750 euros para quien orine en el mar. La duda de muchos se hace bastante evidente: ¿cómo va a hacer el Ayuntamiento para vigilar que todo el mundo lo cumple? Es casi imposible de controlar. De hecho, la penalización para quien sea pillado haciendo sus necesidades en el mar ha causado polémica, llegando al panorama internacional.

El periódico francés Le Parisien escribía un artículo titulado Espagne: faire pipi dans la mer peut coûter jusqu’à 750 euros d’amende à Vigo (España: hacer pis en el mar puede costar hasta 750 euros de multa en Vigo) y el The Times inglés titulaba así: Spanish city of Vigo introduces £645 fine for urinating in the sea (La ciudad española de Vigo introduce una multa de 645 libras por orinar en el mar). La polémica también ha llegado a Twitter.

Las multas. Si bien otras malas prácticas más graves como fumar en la playa pueden conllevar multas de hasta 3.000 euros, las leves (como esta de orinar) alcanzan los 750 euros, aunque su cuantía varía según la infracción y el criterio del agente. Es decir, la autoridad tendrá en cuenta "el grado de intencionalidad, la persistencia, los perjuicios causados o la reincidencia". Y claro, en los casos que exista desconocimiento la policía podrá optar simplemente por "apercibir verbalmente" para que cese la actividad. No, un niño de siete años no va a ser multado.

No es algo nuevo. Durante las últimas décadas, en España se han llevado a cabo medidas similares en algunas ciudades. En 2010, en la playa de Valencia, se prohibió orinar en la playa con multas similares. También en 2011 en la localidad de Muro, en Mallorca, y en 2017 en la playa de San Pedro del Pinatar, en Murcia. Ahora le ha tocado el turno a Vigo, la ciudad gallega presidida por Abel Caballero.

¿Orinar en el mar contamina? Es una pregunta compleja incluso para los científicos. Según un estudio de la American Chemical Society, orinar en el mar no perjudica a los océanos ni a sus ecosistemas, ya que el pis se compone en un 95% de agua. También contiene iones de sodio y cloruro, que el mismo océano concentra en aún mayores cantidades. Y tanto el océano como la orina contienen potasio.

Si bien es cierto que la orina contiene un compuesto que no se encuentra en el océano, la urea (una sustancia a base de carbono que ayuda al cuerpo a deshacerse del nitrógeno), el estudio señala que ese nitrógeno se puede combinar con el agua para producir amonio, que sirve de alimento para las plantas y organismos del océano.

¿Y en la piscina? En este caso, según otro estudio publicado en Environmental Science and Technology, sí hay razones para no hacerlo. ¿Por qué? Principalmente porque el ácido úrico que se encuentra en la orina humana interactúa con el cloro (el desinfectante que se usa en las piscinas) para crear dos compuestos peligrosos: cianógeno cloruro y tricloramina. Al parecer, estos causan problemas respiratorios e irritación de la piel en quien se baña regularmente en esas aguas.

Nunca en lagos o corales. Un estudio publicado en la revista TIME sugería que un lago en el norte de Alemania había sido cerrado debido a una "floración de algas que envenenó a más de 500 peces causada por una significativa de orina humana". También los arrecifes de coral corren peligro. ¿Por qué? La orina aporta muchos nutrientes al agua, algo que a priori suena positivo, pero en realidad no lo es.

Esos nutrientes hacen que proliferen una gran cantidad de bacterias y algas, algo perjudicial en muchos sentidos. Por ejemplo, en este artículo de La Razón se comenta que se puede oscurecer el agua, evitando que la luz del Sol llegue hasta los organismos fotosintéticos. Además, algunas de esas algas generan compuestos tóxicos para algunas especies y consumen una gran cantidad de oxígeno.

Y ojo con las drogas. Tal y como se comenta en este artículo de Hipertextual, algunas investigaciones han estudiado cómo los altos niveles de cocaína y MDMA en los ríos cercanos a algunos festivales de música están afectando a las poblaciones de anguilas. Se acabó lo de salir de una discoteca en el paseo marítimo e ir directamente al mar a orinar. Una de las prácticas más desagradables que vemos continuamente en los lugares turísticos españoles durante el verano. Que sea por los pobres peces.

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio