Publicidad
Publicidad

RSS Espionaje

Aquella vez en que la CIA intentó espiar a la Unión Soviética utilizando a gatos y delfines

3 Comentarios
Aquella vez en que la CIA intentó espiar a la Unión Soviética utilizando a gatos y delfines

El espionaje siempre ha estado revestido de un halo místico y suntuoso. Las novelas de Le Carré o de Alexander Fleming, no en vano, han cultivado la imagen del espia como un ser individualista y sobrado de talento y recursos capaz de desenvolverse como pez en el agua en situaciones oscuras, peligrosas, extremas.

La realidad es algo más mundana, aunque no exenta de épica (¡Paesa!), y también, en ocasiones, más extravagante. Al menos durante la Guerra Fría, paraíso, oasis de los espías clásicos. Pero también de los experimentos más raros e indescriptibles de la historia del espionaje. Al menos, si acudimos a unas de los proyectos más singulares de la CIA: la utilización de gatos, palomas o cuervos para espiar a la Unión Soviética a lo largo y ancho de todo el mundo. Yup: animalitos versión 007.

Leer más »

Desenmascarando a los espías: qué pasa cuando trincan a un agente secreto

4 Comentarios
Desenmascarando a los espías: qué pasa cuando trincan a un agente secreto

Notición en el mundo del espionaje: según fuentes de inteligencia occidentales, ayer mismo ha salido a la luz el primer caso de un 'ilegal' descubierto en Europa desde el final de la Guerra Fría. Henry Frith (en verdad Sergey Yuryevich Cherepanov) mantuvo durante 20 años una elaborada y nada sospechosa identidad falsa como representante de una consultora viajando a todas partes del globo, especialmente latinoamérica, mientras trabajaba para el SVR (algo así como el KGB contemporáneo). Y vivía en España.

Leer más »
Publicidad

Code-Cola: cómo esconder mensajes secretos en los refrescos

2 Comentarios
Code-Cola: cómo esconder mensajes secretos en los refrescos

La próxima vez que veas a alguien derramando una bebida en un bar puede que estés ante un espía descodificando un mensaje encriptado. Igual suena a algo sacado de una película de James Bond pero unos investigadores de Israel han dado con una fórmula ingeniosa para usar compuestos químicos comunes como la cola para encriptar y descifrar mensajes secretos.

Hace tiempo que los espías intentan codificar los mensajes de forma más segura escondiéndolos en cosas que pasen desapercibidas, desde la tabla para escribir con cera secreta creada por Demaratus, rey de Sparta, a los “espías de zumos de limón” de la Primera Guerra Mundial, una práctica que se conoce como esteganografía.

En el caso de la tinta invisible de zumo de limón, la química es bastante sencilla. Escribe el mensaje en zumo y en cuanto se seque el texto desaparece, pero una vez calentado, los ácidos del limón reaccionan con el azúcar para caramelizarla, volviéndola marrón, et voilà, aparece el mensaje.

El equipo israelí de investigadores del Instituto Científico Weizmann ha continuado con la tradición con una reacción química lo suficientemente ingeniosa como para parecer sacada de una película de espías. Su método, publicado en la revista Nature Communications, es complejo de entender pero de fácil uso y combina encriptación, esteganografía y protección con contraseña.

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos