Publicidad
Publicidad

RSS Graffitis

El ruso que convierte el "lava el coche, guarro" en Arte

1 Comentario
El ruso que convierte el "lava el coche, guarro" en Arte

“Lava el coche, guarro” es tal vez una de las participaciones de pintura a dedo más extendidas entre la gente del siglo XXI. Antes de restregar las yemas por los coches ajenos con milímetros o incluso centímetros de grosos, la última vez que practicaste este tipo de arte probablemente tenías cinco o seis años. Sin embargo no todos los adultos se conforman con esa llamada de antención a modo de frase pobremente escrita. Y ahí está el ilustrador Nikita Golubev para confirmarlo.

Leer más »

Murales de enormes niños sin rostro, como testigos de algo que no queremos ver

1 Comentario
Murales de enormes niños sin rostro, como testigos de algo que no queremos ver

La crítica social por medio del arte es algo normal, muchos artistas suelen hacerlo, la clave está en el mensaje y la técnica, unos lo hacen de forma directa por medio de dibujos o ilustraciones, otros cuantos a través del llamado street art, donde podemos presenciar todo tipo de murales y hasta graffitis, siendo Banksy uno de sus exponentes más conocidos.

Pero hoy conoceremos el caso del francés Julien Malland, también conocido como Seth, quien ya es considerado uno de los mejores representantes del muralismo de protesta, donde mezcla el dibujo con el graffiti, pero como en todos estos casos, el mensaje es lo que más llama la atención.

Leer más »
Publicidad

¿Cómo recuperar una iglesia abandonada? Convirtiéndola en un skatepark

Comentar
¿Cómo recuperar una iglesia abandonada? Convirtiéndola en un skatepark

En España hay unos 3.000 pueblos abandonados, con sus respectivas iglesias, y muchos edificios que tuvieron usos institucionales de diferentes tipos quedaron vacíos y a merced del deterioro del tiempo en cuanto dejaron de ser útiles. Las iglesias no se salvan de ese abandono, pero hay más maneras de recuperarlas que convertirlas en restaurantes de moda.

Una de ellas es abrir un skatepark. Y eso es justo lo que hizo Church Brigade, un colectivo asturiano de skaters que dio un nuevo uso a la iglesia de Santa Bárbara, en Llanera. La amplitud del espacio, los altos techos y el contraste de las rampas de skate con su arquitectura neo-románica impulsaron a estos patinadores a convertirla en un templo a su afición.

Leer más »

Once momentos en los que el Street Art degenera en Shit Art

Comentar
Once momentos en los que el Street Art degenera en Shit Art

"Me admiro, pared, de que tú no hayas caído en la ruina, sustentando los tedios de tantos escritores."

Graffiti en la Basílica de Pompeya

¿Qué tienen en común los mamuts de Altamira, las proclamas sexuales de la antigua civilización romana de Pompeya, los lemas de la propaganda nazi y un Banksy? Todos fueron estampados en un muro (pared, caverna rocosa o similar). Sus autores tomaron un espacio público para expresarse y perpetuarse, con manifestaciones estéticas o prosa defecatoria ("Defecador, que todo te salga bien para que te puedas marchar de aquí"). Cada colectivo tenía sus propias necesidades.

Ese espíritu de tomar lo público es el mismo que pervive en el Street Art contemporáneo, aunque cambia el leitmotiv, se pinta sobre más soportes (vagones de metro, túneles, vallas, mobiliario urbano) y no sólo se pinta: se "interviene" la calle; para cambiarla, para alegrarla o convertirla en altavoz.

Es el habla de la calle. Es un modo de manifestarse contra el orden establecido, de hacerse ver y oír. Tienen también mucho de narcisismo -los graffiteros son territoriales y hay todo un código de honor y respeto ante ciertas piezas- y de obsesión estética: de hacer bonito lo feo. Los graffitis están ahí, entre otras cosas, para dar color al mundo gris, para romper nuestra monotonía visual.

Pero ¿qué pasa cuando la convierten en algo aún peor?

Leer más »
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos