Publicidad
Publicidad

RSS Wallapop

El señor que quería vender sus vacas porque no le hacían caso y otras sórdidas historias de la compra-venta en Facebook

2 Comentarios
El señor que quería vender sus vacas porque no le hacían caso y otras sórdidas historias de la compra-venta en Facebook

Si Deliveroo es la alternativa millennial del comercio de proximidad y Wallapop la evolución 2.0 del chat de Terra, los grupos de compra-venta de Facebook representan el último bastión del trueque ancestral, el descenso a los infiernos de la sabiduría rural y de la tienda de objetos perdidos más sórdida y asombrosa que puedas imaginar. Un ecosistema silencioso, privado y fascinante al que nos hemos asomado.

Y lo que hemos encontrado ha sido prácticamente de todo. Pese al deficiente sistema de búsquea de Facebook, es posible encontrar numerosos grupos, páginas o individuos que venden, compran, regalan e intercambian de forma bastante amena cualquier clase de objetos. Muchas de las páginas tienen localización geográfica, como esta dedicada en exclusividad a Asturias o esta otra sólo pensada para los habitantes de Ceuta, y muchas de ellas son grupos privados a los que hay que solicitar acceso.

Leer más »

Conversar con un comprador de Wallapop es una de las experiencias más jodidas del siglo XXI

43 Comentarios
Conversar con un comprador de Wallapop es una de las experiencias más jodidas del siglo XXI

Ves algo, lo compras y te lo llevas a casa. Algo tan elemental como Wallapop, la aplicación española que permite poner a la venta cualquier trasto que tengas por casa y que ya no utilices, nació como una idea fantástica para sacar algo de dinero por los cacharros inservibles a los que quizá otra persona encontraba utilidad. Pero por gracia y obra del ser humano, ese animal, se ha convertido en la red social más chanante de todas.

Negociaciones dignas del camarote de los hermanos Marx, faltas ortográficas que espantarían a cualquier niño de parvulario, actitudes erráticas y tácticas comerciales sólo dignas de las mentes más brillantes de la bolsa neoyorquina, Wallapop, además de un lugar donde vender cosas, se ha convertido también en un museo de los horrores de la raza humana, una muy especial. Compartir conversaciones en Twitter es ya deporte nacional.

Leer más »
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos