Compartir
Publicidad

2.000 años de historia de Barcelona, contados en un fantástico mapa interactivo

2.000 años de historia de Barcelona, contados en un fantástico mapa interactivo
14 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Barcelona que hoy conocemos, además de ser una ciudad maravillosa repleta de monumentos, vida cultural y espacios verdes, es un centro urbano radicalmente distinto al del pasado. Aunque seamos incapaz de apreciarlo durante nuestro día a día, las ciudades modernas son el resultado de miles de año de planificación urbanística y de remodelación de calles y edificios públicos. Sus cicatrices no siempre son visibles, de modo que, para conocer cómo fueron las urbes en el pasado y cuánto han cambiado es necesario acudir a los libros de historia. Y qué mejor que un libro de historia repleto de mapas.

Es la conclusión a la que han debido llegar en el Museu D'Història de Barcelona. En colaboración con el estudio 300.000 Km/s, han realizado este estupendo trabajo interactivo alrededor de la evolución urbana de Barcelona. 26 mapas que, ordenados cronológicamente, ilustran las idas y venidas de Barcelona, una de las ciudades más relevantes del Mediterráneo. El paseo se remonta a los inicios de la llanura de Barcelona como un espacio de poblados íberos, y a la fundación de Barcino, el núcleo romano, como origen remoto de la capital catalana que conocemos hoy. Todo ello ilustrado y con mucha información.

Los cambios y los contextos históricos, tan diversos, son los que explican hoy el resultado de Barcelona. En CityLab han hecho un gif para entender de un vistazo muy rápido la transformación de la ciudad:

B

Los orígenes remotos de Barcelona ilustran su llanura costera, el primer asentamiento urbano facilitado por el Imperio Romano a las tropas y generales victoriosas en las Guerras Cántabras y el inicio de la red de villas romanas que facilitarían el esplendor económico de Barcelona. Para entonces, la ciudad era diminuta (comparada con hoy) y constreñida a sus muros. Se puede comparar el mapa actual sobre el antiguo:

Protobarcelona La llanura de Barcelona, antes de la llegada de los romanos. Tan sólo poblados íberos habitaban la zona.
Barcelonaromana En rojo, el núcleo urbano original romano. En verde, la Barcelona actual. Sí, todos los edificios verdes sobre fondo negro se los ganaría Barcelona al mar.
Barcelona3 La Barcelona romana, ya en detalle, con sus caminos repartidos por todas las explotaciones agrícolas de los alrededores y con sus respectivos sistemas de regadío.

La caída del Imperio Romano y la posición estratégica de Barcelona, sumado a la transición hacia la Edad Media, transformarían radicalmente la antigua ciudad romana. Los visigodos y el cristianismo favorecerían la caída del foro y el surgimiento de nuevos templos religiosos. Durante toda la Edad Media, Barcelona se convertiría en la ciudad dominante dentro de los condados catalanes. En la más grande y próspera. Por aquel entonces, sin embargo, el crecimiento de la ciudad extramuros era irregular y alborotado.

Ano1000 Para el año 1000, Barcelona seguía teniendo más o menos el mismo tamaño que a la caída del Imperio Romano. Habían surgido nuevos asentamientos en los alrededores y parroquias de diverso calado en lo que hoy es el término municipal, pero en esencia, Barcelona, con sus cambios internos motivados por siglos de transición, seguía siendo la misma ciudad.
Ano1200 La historia comienza a cambiar a partir del 1.200, cuando el sistema de molinos adyacente a la ciudad puesto en marcha por al ciudad permite su primer crecimiento extramuros. Con el paso de los años, poco a poco, la línea costera también cambiaría: la acumulación de sedimentos del Besós, la construcción de nuevos puertos y el propósito de ganar terreno al mar y a los humedales cercanos permitiría a Barcelona modificar sus propios límites físicos.
1500 En el año 1500, Barcelona había superado por completo los límites de intramuros de la ciudad romana. Derribados, la ciudad tenía ya su puerto, importantísimo dado el carácter comercial y abierto al Mediterráneo de la urbe, y estaba diseñando y completando un nuevo sistema amurallado que fuera más eficaz contras los posibles ataques enemigos. El casco antiguo comienza a parecerse al que conocemos hoy.

Más allá del esplendor medieval, Barelona continúa creciendo hasta el siglo XIX limitada parcialmente por sus muros. Es entonces cuando el progreso industrial y el progresivo crecimiento poblacional obliga a implantar el célebre plan de ensanche de Idelfonso Cerdá, un ejemplo de urbanismo exquisito. La racionalidad de sus calles y de su plano contrastará con el bello caos romántico del casco antiguo, pero permitirá a Barcelona articularse como la ciudad moderna y de futuro que es hoy.

Barcelona1750 En 1750, tras la Guerra de Sucesión y el fin de la autonomía de la ciudad, Barcelona experimentaba un notable crecimiento económico. Su modelo productivo se había transformado y la protoindustrialización llegaba a sus calles, en un contexto de control militar (se construye la ciudadela y el castillo de Montjuic a la izquierda) y de crecimiento demográfico, aún contenido.
Barcelona1859 En 1859 la industrialización era omnipresente dentro de la ciudad, pero eso acarreaba diversos problemas de hacinamiento y salud. Barcelona, ahora sí, estaba empequeñecida por su antigua estructura. El nacimiento de la Barceloneta gracias a los terrenos ganados al mar no era suficiente para aliviar la carga demográfica y económica que soportaba la urbe.
Barcelona1890 Estado del ensanche de Barcelona en 1890. Una total revolución urbana que quedaría incompleta hasta prácticamente el inicio de la Guerra Civil.
Barcelona1936 Barcelona en 1936, a las puertas del conflicto armado.

Durante los años del franquismo la ciudad atravesará diversas crisis urbanísticas. Los grandes lotes de inmigración que llegarán del sur de España, atraídos por el crecimiento económico de la ciudad durante los años del desarrollismo y espoleados por la pobreza en otras partes del país, provocarán que Barcelona se convierta en un caos urbano más allá del ensanche. Las barriadas y las edificaciones precarias habrán de ser ordenadas sucesivamente en planes urbanos que sostendrán el armazón urbanístico de la ciudad.

A día de hoy, Barcelona luce así:

Barcelona2010

Una transformación radical. Hoy Barcelona afronta nuevos retos urbanísticos, aunque su crecimiento queda limitado por su propia situación geográfica. El proyecto del Museu D'Història de Barcelona es una excelente herramienta para visualizar los enormes cambios a los que una ciudad se ve sometida a lo largo de su historia. Lejos de ser reliquias del pasado a preservar, las urbes viven permanentes procesos transformadores para adaptarse a sus respectivos tiempos. Junto a los mapas, el proyecto incluye edificios singulares de cada época, mapas y ejemplos cartográficos a partir del XIX y diversas herramientas.

Una delicia.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio