Amazon lleva tiempo despidiendo a sus reclutadores. El motivo es simple: ahora tiene robots

Amazon lleva tiempo despidiendo a sus reclutadores. El motivo es simple: ahora tiene robots
12 comentarios

Desde hace meses, Amazon ha llevado a cabo un plan de despidos de reclutadores de la compañía. Según indican varios documentos internos filtrados, muchos de esos puestos de trabajos podrían haberse eliminado debido a que la empresa lleva tiempo experimentando con una nueva tecnología de inteligencia artificial que básicamente es capaz de seleccionar lo que ella cree que serán los mejores empleados para la empresa.

Adiós a los reclutadores, hola a los algoritmos. Según un documento interno de octubre de 2021 etiquetado como "confidencial de Amazon", el gigante tecnológico ha estado trabajando para transferir algunas de las tareas de sus reclutadores a robots de inteligencia artificial capaces de predecir qué solicitantes de empleo tendrán éxito en un rol determinado. Y todo esto sin la participación de un ser humano.

El año pasado, esta tecnología se probó en casos muy específicos, pero desde entonces, se ha utilizado para seleccionar solicitantes de empleo para puestos que van desde ingenieros de software hasta gerentes o técnicos.

¿Cómo funciona? La tecnología de inteligencia artificial de Amazon, conocida internamente como Evaluación automatizada de solicitantes o AAE, predice qué solicitantes de empleo tienen el mayor potencial de tener éxito en ciertos puestos de trabajo y luego los acelera a una entrevista. Según apunta el medio Recode, funciona al encontrar la parte media de un diagrama de Venn entre los empleados actuales de Amazon y los solicitantes de empleo que buscan trabajos similares.

Ya lo hicieron y salió mal. En realidad, Amazon lleva experimentando con tecnologías similares desde hace una década, pero fracasó estrepitosamente al hacer que los algoritmos discriminaran a las mujeres. El objetivo era mecanizar la búsqueda de los mejores talentos y aquella herramienta de contratación otorgaba a los candidatos puntaciones de una a cinco estrellas, al igual que los compradores califican los productos en Amazon.

Pero en 2015, la empresa se dio cuenta de que su sistema no calificaba a los candidatos de manera neutral en cuanto al género y prefería a los hombres más que a las mujeres. Penalizaba los currículums que incluían la palabra "femenino". Y rebajó la calificación de las graduadas en universidades exclusivas de mujeres. Ahora, según el documento filtrado, la nueva IA está protegida contra los sesgos basados ​​en la raza y el género.

El deseo de automatizarlo todo. La automatización ha sido un pilar para la estrategia de Amazon tanto en los almacenes como en los canales de ventas. La empresa ha invertido mucho durante años en tratar de automatizar diferentes tipos de trabajo. En 2012, adquirió una empresa de robótica de almacén llamada Kiva, cuyos robots redujeron la necesidad de que los trabajadores tuvieran que caminar kilómetros en el trabajo, pero al mismo tiempo aumentaron el ritmo y la repetitividad de su trabajo.

En su ala corporativa, implementó una iniciativa llamada "manos fuera del volante" que eliminó el pedido de inventario y otras responsabilidades de las manos de los empleados de la división minorista.

Incluso en productividad. Planteamientos como el del algoritmo musculoesquelético que hemos contado en Magnet señalan que la compañía está buscando robotizar al trabajador cada vez más. El objetivo de este sistema es incorporar planes de rotación laboral dentro del centro para que los empleados muevan diferentes grupos de músculos y tendones de forma que se adapten a ambientes distintos a lo largo de la jornada mejorando su empleabilidad y productividad.

Sin embargo, los expertos en seguridad reprochan que ideas como estas puedan deshumanizar a los trabajadores.

Imagen: Unsplash

Temas
Inicio