La aplicación de moda en EEUU se basa en que los adolescentes se envíen cumplidos unos a otros

La aplicación de moda en EEUU se basa en que los adolescentes se envíen cumplidos unos a otros
8 comentarios

¿Y si hubiera una red social en la que solo pudieras decir cosas positivas de otras personas? ¿Y si la idea al abrirla, al usarla, al interactuar con su contenido, fuera arrancarle una sonrisa a otra persona? Suena utópico, pero esa es, en esencia, la idea de los creadores de Gas, la app de moda en EEUU. Su idea es simple: quiere fomentar que los adolescentes se digan a unos cosas agradables.

Nada más. Nada menos.

El caso es que con semejante propósito ha logrado colarse en lo más alto del ranking de apps descargadas en EEUU para iOS. La última fotografía del portal Data.ai, con datos del viernes, la sitúa de hecho en el primer puesto, por delante de las apps de Amazon Prime Video, BeReal, la poderosa TikTok o Google. Su posición tampoco está nada mal si se amplía un poco más el foco y se analizan los datos de la última semana o mes. También entonces se mantiene en el Top 10 de descargas.

Y todo con una estrategia parca en publicidad y que se ha basada básicamente, al menos durante sus primeros meses, antes de captar la atención mediática, en el boca a boca entre usuarios.

La heredera de TBH

Gas1

Para entender su origen hay que remontarse unos cuantos años atrás, a cuando otra app similar, TBH, triunfaba en la App Store, sumando millones de usuarios y un éxito que acabó despertando el interés de Facebook, que lo acabó comprando al poco de su lanzamiento.

El experimento no acabó del todo bien y TBH —To Be Honest— acabó despidiéndose no mucho después; pero permitió al equipo que lo impulsó entender el potencial de una app con un enfoque alejado del tono de otras redes: buscaba que los adolescentes se animasen entre sí.

Con esa idea en la cabeza uno de los creadores de aquella aventura se ha embarcado en un proyecto similar, Gas. La aplicación, pensada para iPhone y dirigida a adolescentes, parte de un planteamiento sencillo: lanza a los usuarios preguntas fáciles y divertidas a modo de encuestas para que puedan lanzar cumplidos a sus amigos. ¿Ejemplos? "La persona más hermosa que jamás haya conocido", "quien nunca tiene miedo a meterse en problemas", "esta persona es el mejor DJ en una fiesta" o "es probable que esta persona sea millonaria". Simple. Positivo. Divertido.

La app oferce básicamente en un sistema de encuestas —con un bloque cerrado de comentarios, planteados por la propia compañía— y votaciones. Cualquiera puede registrarse, pero la herramienta está dirigida a adolescentes y plantea que quienes la usen indiquen su escuela para crear así listas con sus propios compañeros y amigos de clase. El enfoque, como señala The Wall Street Journal, recuerda en parte a los viejos anuarios de instituto plagados de dedicatorias cariñosas.

Gas2

Cuando un usuario es seleccionado recibe un aviso, una "llama". Lo único que sabe es el género de quienes votaron. Si quieren ir más allá y saber más tienen la opción de realizar comrpas dentro de la app. Otra de las opciones que le ofrece Gas es mantener sus nombres ocultos en los resultados.

La fórmula es sencilla, pero funciona. Al menos eso indican los números. Desde su lanzamiento, a finales de agosto, los usuarios han descargado Gas más de 500.000 veces, un dato respetable si se tiene en cuenta que solo está disponible para iPhone y en alrededor de una docena de estados de EEUU, como Illinois, Ohio y Pensilvania. Su popularidad no es equiparable de momento a la que llegó a alcanzar TBH, pero la compañía asegura que el ritmo de altas es interesante.

La app ha recibido también algunas críticas, como que recopila datos que podrían utilizarse para fines menos loables que animar a un compañero de clase. Sus creadores recalcan sin embargo que la app usa datos de ubicación para ayudar a los usuarios a elegir colegio y estos no se asocian con la cuenta ni se almacenan en los servidores de la app. TWSJ asegura además que han desarrollado un sistema para eliminar a quienes mienten, para conectar a dos personas ambas deben solicitarlo o estar entre sus contactos y, además, no se incluyen mensajes directos para chatear.

"Diseñamos la app para un nivel extremo de privacidad y seguridad. Queríamos crear un lugar extremadamente seguro porque tenemos una audiencia muy sensible. Fuimos más allá de las expectativas de una aplicación social normal", revindican los padres de Gas.

Imágenes: Freestocks (Unsplash) y Gas

Temas
Inicio