Así sería el Google Maps del Imperio Romano: esta herramienta te permite planificar una ruta en aquella época

Así sería el Google Maps del Imperio Romano: esta herramienta te permite planificar una ruta en aquella época
4 Comentarios

Imaginad que en el año 20 a. C los habitantes del mundo hubieran tenido Google Maps. Por aquel entonces, más de 380 carreteras a lo largo de 80.000km permitían a las legiones, mercaderes y ciudadanos salir de sus ciudades o pueblos y llegar a la capital, Roma. La frase "Todos los caminos conducen a Roma" no se inventó en vano. Pero de eso hablaremos más adelante. Pese a que esas carreteras recorrían parte del actual territorio europeo, los viajes eran muy difíciles, con tramos complicados de acceder y todo tipo de percances durante el camino.

Si la tecnología hubiera existido entonces, la vida de estas gentes hubiera sido mucho más fácil. Es lo que nos muestra OmnesViae, un planificador de rutas basado en las carreteras del Imperio Romano. Una alucinante herramienta para conocer cómo eran aquellos viajes tan tempestuosos.

Omnes Viae: Itinerarium Romanum es un planificador de rutas (del estilo de Google Maps) que te permite navegar por el Imperio Romano utilizando las carreteras y rutas de navegación disponibles para la gente de la época. Se basa en las indicaciones de la Tabula Peutingeriana, lo más parecido que tenemos a un auténtico itinerarium (como se llamaba a las hojas de ruta) del Imperio. Si bien en aquella época tenían mapas, ninguno ha sobrevivido hasta ahora. Tampoco abarca Hispania (España y Portugal) y parte de Britannia, que la web ha complementado con el Itinerarium Antonin.

Ruta Madrid roma
Ruta e itinerarios desde Madrid hasta Roma.

¿Cómo funciona la herramienta? Mediante un sencillo sistema de búsqueda similar al de Google Maps. Introduces un lugar de origen y otro de destino, y se te muestra el itinerario más corto, con las principales vías, ciudades y ríos que encontrarías por el camino, así como los días necesarios para llevar a cabo la hazaña. Si por ejemplo indicamos que estamos en Lutetia (París) y queremos ir a Roma (en el centro de la mancha urbana de Italia), tendríamos un viaje de DCCLXIX (769) millas romanas, tomándote LII (52) días para completar el viaje.

Ruta París Roma
Ruta e itinerario desde París hasta Roma.

La Tabula Peutingeriana y las carreteras romanas

El Mapa de Peutinger, un rollo de pergamino del siglo XIII, es una copia de un mapa mucho más antiguo, que puede datar del siglo IV o V, y esa versión aún puede ser una copia de un mapa encargado por Augusto alrededor del año 1 d.C. El mapa original se ha perdido y solo nos quedan copias. La más antigua, dividida en 12 hojas, se conserva en la Biblioteca Nacional de Austria en Viena y fue realizada en 1265 por un monje alsaciano. Por desgracia, la parte donde debería aparecer Hispania (España y Portugal) y parte de Britannia ha desaparecido.

La extensa red de caminos perfectamente diseñados y rectos del Imperio Romano fue una de sus principales características unificadoras, tal y como se comenta en este artículo de Big Think. El mismo Augusto hizo un gran esfuerzo en su reforma de la administración vial, haciendo construir abundantes carreteras y creando un servicio de mensajería para optimizar la utilidad de esta red. Por eso se le dio el título de Curator Viarum (Administrador de los caminos).

En el esplendor del Imperio, el cursus publicus (la red de carreteras públicas) de Roma constaba de unas 380 carreteras interconectadas, con un total de 80.000km. Las estaciones de paso facilitaron el movimiento de comerciantes y soldados. Gracias a esta red y sus infraestructuras, se extendió el poder y la riqueza de Roma por todo el continente. 

Peutinger Map
Edición de Ortelius de 1598 del famoso Mapa de Peutinger, en cuatro hojas de colores, cada una con dos segmentos.

Puedes consultar la Tabula Peutingeriana en su máxima resolución aquí.

Todos los caminos conducen a roma

Es curioso ver cómo la dirección de todos los caminos marcaba a Roma como último destino, como radios de un gran círculo. En el año 20 a. C., el emperador Augusto hizo instalar una espiga dorada gigante junto al Templo de Saturno en el Foro Romano. Este fue el milliarium aureum, a partir del cual se midieron las distancias a las ciudades de todo el imperio. Allí se colocó el punto "0", como ahora existe en la Puerta del Sol de Madrid el famoso Kilómetro "0", desde donde parten todas las carreteras radiales a los rincones de España.

El Imperio Romano tenía en la antigüedad, como la tienen hoy, una disposición y estructura radial: para ir de una ciudad a otra es necesario pasar por el centro, donde confluyen todos los caminos. De ahí la famosa frase Romam ducunt ("Todos los caminos conducen a Roma").

Imágenes: Omnes Viae: Itinerarium Romanum

Temas
Inicio