La carne falsa no sólo es más sostenible, también es más sana que la de origen animal. Los científicos lo demuestran

La carne falsa no sólo es más sostenible, también es más sana que la de origen animal. Los científicos lo demuestran
70 Comentarios

La carne falsa, también conocida como “de origen vegetal”, ha generado controversia en los últimos años, aunque sus detractores cada vez tienen menos argumentos para rechazarla. A la cada vez mayor parecido con el sabor, la textura y el precio de la carne de origen animal ahora se han unido dos importantes ventajas tanto para el medioambiente como para los seres humanos: la carne falsa contamina menos y es más saludable.

Así lo aseguran los autores del estudio titulado ‘Las alternativas de productos animales de origen vegetal son más saludables y más sostenibles ambientalmente que los productos animales’, quienes han llevado a cabo una revisión de 43 investigaciones previas sobre el impacto ecológico y en la salud de los consumidores de la carne falsa.

Mejor para la salud. Al comparar todas estas investigaciones los autores han encontrado que, en términos globales, los productos cárnicos suelen tener mayores niveles de grasas totales, grasas saturadas, colesterol y calorías, y menos fibra y variedad de micronutrientes. La carne falsa, por su parte, aún adolece en algunos casos de tener menos proteínas, hierro y vitamina B12, pero en general este tipo de productos cada vez están más conseguidos y se asemejan más, desde el punto de vista nutricional, a los de origen animal.

Pero no todo son buenas noticias para la carne de origen vegetal, puesto que el estudio señala que, pese a sus ventajas nutricionales, la mayoría de estos productos presenta un alto contenido en sal, más alto que el de los productos de origen animal, por lo que recomiendan que los productores la reduzcan para conseguir que sean aún más saludables.

Musculación y pérdida de peso. El estudio también señala que la carne falsa es beneficiosa para perder peso, ya que mejoran los niveles de lípidos en sangre, reducen más el hambre y la glucemia a largo plazo. Asimismo, también ayudaría a reducir el colesterol y mejorar la salud intestinal.

En lo que se refiere al aumento de la musculatura, el estudio explica que existe cierta controversia en lo que se refiere a la carne falsa, pues está extendida la creencia de que la de origen animal genera una mejor respuesta sintética del musculo y, por lo tanto, facilita su crecimiento.

Sin embargo, tras revisar los estudios disponibles al respecto, tanto sobre la carne de origen vegetal como animal, los autores de esta investigación subrayan que no han encontrado diferencias significativas entre los consumidores de productos animales y de carne falsa enriquecida con proteínas vegetales complementarias en lo que se refiere al aumento de la musculatura.

Más sostenible. En cuanto a su impacto en el medioambiente, el estudio revela que la producción de carne vegetal es mucho más sostenible y puede llegar a reducir hasta en un 98% la emisión de gases de efecto invernadero. Asimismo, contaminan menos los suelos y tendrían un menor impacto en el ecosistema que los rodea.

En uno de los estudios revisados, llevado a cabo en Alemania, se demostró que sustituir el 5% del consumo de carne de vaca en aquel país por un producto similar hecho a base de guisantes reducía las emisiones de dióxido de carbono en aproximadamente ocho millones de toneladas anuales.

Temas
Inicio
Inicio