China quiere ser clave en la economía de Latinoamérica. Y para eso está construyendo un megapuerto en Perú

China quiere ser clave en la economía de Latinoamérica. Y para eso está construyendo un megapuerto en Perú
8 Comentarios

A 80 kilómetros al norte de Lima (Perú), en una localidad de sólo 63.400 habitantes, se lleva a cabo una megaconstrucción de tamaño titánico para sorpresa de los vecinos. Se trata del Terminal Portuario Multipropósito de Chancay, un puerto gigante destinado a ser un punto neurálgico para los envíos a China y a toda Asia. Una prueba más de la creciente presencia e influencia comercial del país asiático en América Latina.

El proyecto. Construido por Cosco Shipping Ports, uno de los gigantes empresariales chinos, y de un tamaño de 992 hectáreas, será capaz de enviar nada menos que 1,5 millones de contenedores y 6 millones de toneladas de carga al año. Para que os hagáis una idea: el puerto más grande de toda América del Sur, Colón en Panamá, maneja unos 4,5 millones de contenedores al año. Ya ha sido denominado "la puerta de entrada de China a América Latina". Básicamente porque será uno de los núcleos para la salida de las materias primas que Perú exporta a China.

La inversión. Es enorme: €3.600 millones, según cifras del el Ministerio de Transportes y Comunicaciones de Perú, que señala se convertirá en un "hub" regional que también conectará a Chile, Ecuador y Colombia. Los intereses son mutuos: el gobierno peruano espera atraer alrededor de un 50% de los cerca de €580.000 millones que mueve cada año el comercio entre China y América del Sur.

Puerto De Chancay Andina China

¿Por qué? Hay que mencionar que durante la última década, Perú se ha convertido en un pilar importante de los intereses económicos y geopolíticos de China. Hasta ahora, las empresas chinas han invertido más de €30.000 millones en el país, cifra superada solo por lo gastado en Brasil, según se indica en este artículo de BBC. La mayoría de estas inversiones se concentran en torno al negocio de la minería, ya que el país es una gran fuente de los minerales que China necesita para su industria.

Recordemos que Perú es el segundo exportador mundial de cobre. Y China ya controla dos de los principales yacimientos cupríferos de Perú: Las Bambas y Toromocho. Es decir, importa dos tercios de su producción total después de que en 2010 firmaran un Tratado de Libre Comercio.

La Nueva Ruta de la Seda. Este proyecto de magnitud inimaginable es sólo otra de las megaestructuras de la "Nueva ruta de la seda", un plan de inversiones masivas de China para construir grandes infraestructuras en todo el mundo que lleva realizándose desde 2013. Una forma de ampliar su estrategia internacional pero, sobre todo, de motivar a sus empresas a salir a buscar recursos naturales al exterior. Ya se han firmado acuerdos con 138 países a pesar de las advertencias de EEUU de que países como Perú corren el riesgo de sobreendeudarse con China.

Los problemas. A pesar de que los promotores aseguran que impulsará el desarrollo de la zona, el empleo (6.300 puestos de trabajo) y los intercambios, a la iniciativa le han salido detractores, quienes alertan de su impacto social y en el medio ambiente. En 2018, se presentó un estudio realizado por el biólogo marino Stefan Austermühle, en el que se denunciaba que la construcción del puerto causaría daños irreparables como la erosión de las costas a causa de los inmensos corrimientos de tierras y un impacto en la fauna marina por el intenso tráfico de buques.

Temas
Inicio
Inicio