En China todo es a lo grande, también sus demoliciones: así caen 15 rascacielos en 20 segundos en Kunmíng

En China todo es a lo grande, también sus demoliciones: así caen 15 rascacielos en 20 segundos en Kunmíng
8 comentarios

¿Cuál es la diferencia entre la explosión de Akira de Neo-Tokio y esta? Básicamente, ninguna.

En Kunmíng, capital de la provincia de Yunnan, en el sur de China, viene aproximadamente siete millones de habitantes. El pasado 27 de agosto hubo que evacuar a 5.000 de ellos para que no les afectase la planeada explosión de 15 rascacielos que cubriría un área de 500.000 metros cuadrados de la ciudad, unos 300 campos de fútbol uno detrás de otro. Por su espectacularidad, la operación se está viralizando ahora en las redes occidentales (junto con una cancioncilla pop emotiva de fondo que le da un halo aún más surrealista al asunto) (el vídeo más compartido ha sido borrado, así que ponemos un post clónico con menos retuits).

El fallido proyecto Liyang Star City. La historia no encaja por completo en la imagen que algunos han querido proyectar, la del error de cálculo propio de las economías planificadas que creerían que podrían obligar a la gente a trasladarse a megacomplejos de reciente creación para toparse después con la negativa de la población. El Liyang Star City lo iniciaron en 2011 las empresas Kunming Xishan Land y Housing Development and Operation (Group) Co, con el plan de crear tanto zonas residenciales como parques y vida comercial a sus pies. Un año después la compañía se encontró con problemas de capital, y cedieron la obra a otro agente de la industria. El accidentado desarrollo continuó un año más, y en 2015, ante los fracasos, fue adquirido por una empresa gubernamental.

La construcción era de mala calidad y, casi más importante que eso, lo que ofrecía ya no estaba a la altura de la demanda de los habitantes de Kunmíng en el momento actual, con residencias de tamaños desajustados y con poco acceso a la luz. Las vistas panorámicas de la explosión nos demuestran que a los de la urbe no les faltan rascacielos en los que vivir a escasos metros de allí. Mejor derrumbarlo y hacer después algo nuevo.

¿La mayor demolición programada de la historia de China? Podría ser. Se la ha comparado, por ejemplo, con las explosiones de 2017 de la “villa urbana” de Zhengzhou, donde cayeron a plomo 36 edificios en poco más de 30 segundos. La diferencia es que, si nos fiamos de los datos divulgados por los medios estatales, en la de Zhengzhou afectó a casi un kilómetro cuadrado, se emplearon 2.5 toneladas de dinamita y los edificios eran visiblemente más bajos, mientras que en Kunmíng nos topamos con 4.6 toneladas de explosivos colocados en 85.000 puntos de detonación.

La lección parece ser la misma: si hablamos de espectáculos inmobiliarios pantagruélicos, el sitio al que debes mirar es a la China moderna. Anécdota 1) la nación oriental usó más cemento entre 2011 y 2013 que Estados Unidos durante todo el siglo XX. Anécdota 2) en 2009 había en china 221 ciudades con más de un millón de habitantes frente a las 35 europeas, y muchas de ellas eran de nuevo cuño. Anécdota 3) nos estamos quedando sin arena con la que hacer cemento.

Mientras tanto, Evergrande. El desarrollador inmobiliario más grande de China anunció hoy en un comunicado a la Bolsa de Hong Kong que dos filiales incumplieron sus obligaciones de garantía, lo cual pone al grupo "en riesgo de insolvencia cruzada". Un grupo con una deuda por valor equivalente a 250.000 millones de euros. Como cuentan en Cinco Días, la firma “lleva semanas intentando captar capital para atender los pagos a proveedores, mientras supervisores e inversores observan con preocupación el riesgo de contagio al resto del sector financiero chino”. Miedo a una detonación, pero esta de otro tipo.

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas
Inicio