Publicidad

Color Names: el proyecto colaborativo para bautizar a más de dieciséis millones de colores

Color Names: el proyecto colaborativo para bautizar a más de dieciséis millones de colores
6 comentarios

A principios del siglo XVIII los merchantes berlineses comenzaron a comercializar uno de los pigmentos más emblemáticos del siglo. Se trataba de un azul oscuro intenso, descubierto por accidente entre 1704 y 1706 de la mano de dos alquimistas radicados en Berlín, Johann Jacob Diesbach y Johann Conrad Dippel. Su hallazgo se convirtió rápidamente en uno de los colores más preciados por los pintores europeos. ¿Pero cómo bautizarlo? Se cree que la idea provino de uno de los primeros comerciantes en hacerse con él.

Era azul y se había producido en Prusia. Ergo azul Prusia.

El nombre no tuvo poco de casual. El Reino de Prusia apenas tenía un lustro de existencia. Si Diesbach y Dippel hubieran llegado a su célebre pigmento cinco años atrás difícilmente podrían haberlo bautizado como "azul Prusia". Por aquel entonces Berlín no era más que la capital del Margraviato de Brandenburgo, principado del Sacro Imperio. Prusia era un lejano ducado oriental orillado en el Báltico y rodeado por Polonia, heredero de la ya extinta Orden Teutónica.

En 1700, sin embargo, el soberano de ambos territorios, Federico de Hohenzollern, decidió aunarlos bajo el "Reino de Prusia", permitiendo así a todos sus vasallos identificarse como "prusianos". A ellos y a todos sus hallazgos culturales o técnicos, como aquel azul Prusia que a lo largo de los siglos haría las delicias de miles de pintores. Hoy el color se sigue conociendo así, pese a que Prusia desapareciera de los libros de historia a partir de 1947, cuando los aliados certificaron su defunción.

Tan peculiar historia ilustra la rica creatividad que solía propulsar el descubrimiento de nuevos colores. En 1774, otro prusiano, Abraham Gottlob Werner, aunó el grueso de pigmentos conocidos en una guía a la postre esencial para comprender la Historia Natural. Su Von den äußerlichen Kennzeichen der Foßilien, traducido al inglés en 1805, serviría a Darwin para catalogar sus descubrimientos a bordo del Beagle. En sus diarios se colaría el "Azul Berlín", el "Púrpura Imperial" o el "Verde Puerro".

Pero el tiempo pasó. Y la tecnología ayudaría al ser humano a crear más colores de los imaginables. Hoy cualquier diseñador gráfico tiene a su disposición más de 16.000.000 de tonalidades distintas, fruto de toda suerte de combinaciones cromáticas generadas por ordenador. Los colores, así, se han convertido en códigos. #010101, #ghj789, #80ddae, #dd40d0, etcétera, etcétera. Bautizarlos a todos sería una tarea imposible.

nub Nublado pastel.
Rose Tiles Rosa azulejo.
Lo Mas Parecido Al Oro Lo más parecido al oro.
tormenta Tormenta submarina.

He aquí, sin embargo, un proyecto colaborativo que se ha propuesto desbaratar la afirmación anterior: "Name all the colors". Su objetivo es tan mastodóntico como simple. Nombrar todos los colores generables por una rueda RGB. En un mundo donde hasta todas las clases de bacteria han obtenido un nombre propio, el vacío en torno a los colores es doloroso. Si nuestros antepasados lograron dotarles de una hermosa personalidad, lo mínimo que podría conseguir Internet es lo mismo.

El procedimiento es simple. Eliges uno de los múltiples colores disponibles en la rueda RGB y propones un nombre, el que juzgues más apropiado. A partir de ahí se inicia un trámite burocrático similar al de otras páginas colaborativas. Si un grupo determinado de usuarios está de acuerdo con tu propuesta, el nombre se aprueba. Y a partir de ahí se utiliza.

La cola de propuestas es gigantesca, y muchos de los nombres aparecen repetidos. Thanos, por ejemplo, es extremadamente popular, y aspira a aunar a una gama variopinta de rosas, púrpuras y lilas. El proyecto ha tenido un moderado éxito. De los más de dieciséis millones de colores bautizables alrededor de un millón ya cuentan con uno. Son cifras modestas sobre el total, tan inabarcable, pero bastante encomiables para un proyecto sin ánimo de lucro y consagrado al bien común.

Su único problema: la mayoría de ellos están en inglés. Nada impide utilizar otros idiomas, aunque si un mismo color compite por un solo nombre el definitivo será el más votado. Hay otras pequeñas reglas, como cierto afán descriptivo (conviene no utilizar nombres propios), la ausencia de ofensa y escarnio a terceros y la no utilización de nombres corporativos (es decir, mejor no crear un "rojo Coca-Cola").

Por lo demás, barra libre. Aquí van algunos ejemplos.

Aguas Del Polo Norte Azul aguas del polo norte.
Batido De Platano Pero Oscuro Amarillo batido de plátano oscuro.
Congelado En El Tiempo Gris congelado en el tiempo.
Amanecer En Texas Amarillo amanece en Texas.
Eldorakenaspahi Verde eldorakenaspahi.
Migas De Mantequilla Migas de mantequilla.
Fog Cloud Gris nube encapotada.
Flamingo A Go Go Rosa Flamingo a Go Go.
Gris Delfin Oscuro Gris delfín oscuro.
Pez Humano Pez humano.
Secretamente Gris Verde secretamente gris.
Orgafageba Orgafageba.
Sopa De Pitufo Azul sopa de pitufo.
Morado Casi Negro Morado oscuro casi negro.
Pinky Pin Pinky pin.
Serenidad Nostalgica Serenidad nostálgica.
Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios