Las Crocs vuelven de entre los muertos: en 2020 han aumentado sus ventas un 53%

Las Crocs vuelven de entre los muertos: en 2020 han aumentado sus ventas un 53%
11 comentarios

El 2020 ha traído muchas cosas malas. También el retorno de las Crocs. Según un estudio de NDP con datos de Estados Unidos, en este curso las ventas de zapatos de vestir han caído un 60% mientras que las zapatillas han aumentado un 70% y los zuecos un 22. En esta última categoría se encuentran casi sin ningún tipo de competencia el calzado más descaradamente feo del mercado.

El boom: la agonía del zapato parecía haber tocado fondo en 2009, cuando pasaron en un solo año de ganar 200 millones de dólares de beneficios a generar pérdidas de 200 millones. Desde entonces la compañía ha ido sobreviviendo, con pequeños crecimientos y decrecimientos. En 2014 llevaron a cabo una profundísima transformación, cerrando tiendas y externamizando a países en vías de desarrollo la fabricación. En 2017 entró un nuevo director ejecutivo, Andrew Rees, y gracias al golpe de suerte de la pandemia ahora su plan está dando sus frutos: las ventas en los últimos 12 meses han aumentado un 53% y esperan que este 2021 el total de ventas aumente aún más, entre un 20 y un 25% extra.

La “casualización” del consumo: a este concepto ha achacado su nuevo CEO este soplo de aire. La casualización de la moda se ha manifestado también en otras prendas y marcas: los pantalones grises de chándal han sido una pieza muy socorrida (el único fenómeno de masas de moda de este año, en realidad), así como leggins o cualquier otro tipo de prenda inferior amplia y cómoda, y las zapatillas de andar por casa, hermanas de la chancla espumosa protagonista de esta pieza. Las chaquetas formales han sido también tímidamente beneficiadas, tal vez por el impulso de las reuniones invernales al aire libre. Nada de esto debería quitar mérito a los de Crocs. Según NPD, que analiza 30 marcas de zapatos, ellos fueron los únicos en aumentar sus ventas entre marzo y abril.

Haciendo bonito lo feo. Desde la crisis financiera el plan de Crocs ha sido el mismo: introducirse al máximo posible como referencia estética del ugly style. Hace dos años los traperos las llevaron durante un tiempo, han hecho colaboraciones esporádicas con Zara, Urban Outfitters o incluso Balenciaga para volver al redil. Poco a poco se fueron deshaciendo de la carga de sus directores predecesores, dos tipos sin ninguna experiencia en el mundo del retail, que habían decidido apostar por la sobreproducción de un calzado cómodo e indestructible, mientras que la nueva dirección ha abrazado el estilo del resto de compañías de sneakers actuales, a saber menos productos pero más variedad de estilos y ediciones especiales y de lujo para dar notoriedad a la marca en los círculos de coleccionistas.

Parece ser que en 2020 ha terminado de cuajar: colaboraron con Justin Bieber, Bad Bunny y Post Malone, quienes cuentan con una línea exclusiva de los zuecos. Las crocs de KFC son dignas de verse, y por supuesto su edición limitada online se agotó en menos de media hora (las de Bad Bunny en 15 minutos). Loz Zs, para los que estos feísimos zapatos no tienen la carga histórica que para la gente más mayor, están dejando ver sus pies cubiertos por ellas en los reels de TikTok. Así, poco a poco la juventud vuelve a cometer el mismo error que sus antecesores.

Temas
Inicio