Compartir
Publicidad

De cuando dos banqueros se gastaron todo el dinero del banco en lotería y ganaron (pero después perdieron)

De cuando dos banqueros se gastaron todo el dinero del banco en lotería y ganaron (pero después perdieron)
Guardar
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Estamos ante una aventura en la que se nos juntan planificación, desesperación y pensamiento ilusorio. También ante uno de los acontecimientos más importantes de la historia social reciente de China, que tuvo lugar justamente hace diez años y que todavía no ha podido superarse en magnitud por ningún inspirado criminal.

Ellos son Ren Xiaofeng, de 35 años, y Ma Xiangjing, de 37. Dos trabajadores temporales de una sucursal del Banco Agrícola de China en Hebei. Cobraban poco más de mil yuanes mensuales, unos 131 euros por un trabajo que permitía a estos empleados trabajar con millones bajo, como veremos, una supervisión más que deficiente.

Tanto Xiangjing como sobre todo Xiaofeng tenían una fuerte afición a la lotería nacional de rasca y gana, una modalidad de juego de azar que, como sabemos, produce un resultado inmediato. Al tratar estos banqueros diariamente con la especia necesaria para comprar cupones, empezaron a vaciar pequeñas cantidades de las cajas para sufragar su vicio. Lo que conseguirían en algún momento, según su lógica, es conseguir un premio que les permitiese devolver el dinero sustraído y aun así quedarse con lo restante que se repartirían entre ellos y los dos guardias de seguridad conchabados para escaparse a una vida mejor.

Sz Tour Street Agricultural Bank Of China Cash Armoured Van

El problema es que el premio deseado no aparecía, y el agujero de ese préstamo no declarado se iba haciendo más notable cada día.

Hasta que Xiaofeng optó por apuntarse a la fórmula “go big or go home”, traducible a "de perdidos al río". De alguna manera se montó una falacia mental por la que, a partir de determinado número de boletos, el retorno de la inversión está garantizado. Algo que, que sepamos, sólo le ha funcionado al ex líder del PP en Castellón Carlos Fabra.

Pero la diosa de la Fortuna quiso que la rueda girase a su favor. En marzo de 2017 birlaron 200.000 yuanes (unos 26.000 euros), y un premio apareció ante los ojos de esta pandilla de ladrones en uno de las decenas de miles de cartones que compraron. Pero el premio, de poca cuantía más que la invertida, no generaba un superávit necesario para sacarles de la mediocridad económica.

Había que apostar más fuerte.

Y aquí pasamos al siguiente y último punto. Cuando en un acto de fiebre golpista decidieron ir a por todas. 33 millones de yuanes (casi 4 millones y medio de euros) parece no ser algo terriblemente cuantioso. Pero estamos hablando de dinero físico, en cantidades pequeñas. Cuando la cifra se dio a conocer, los foros chinos se llenaron de personas aportando cálculos sobre lo que había supuesto el que hasta hoy sigue siendo el mayor atraco en la historia del país.

Maxpixel Freegreatpicture Com Yuan Rmb Money Chinese Currency Renbinbi Bank Note 742052

Hablamos de casi media tonelada de peso de dinero en billetes. De una compra (y rascado) de cientos de miles de cupones. Y unos empleados que pudieron comprar todos esos boletos en la misma provincia sin levantar sospechas y de sacar el dinero de las instalaciones del banco a plena luz del día, ya que era el turno en el que los cuatro agentes estaban contratados. La única medida de seguridad por la que tuvieron que pasar era la apertura del depósito, que se abría girando sendas llaves poseídas por Xiangjing y Xiaofeng.

Ni uno solo de aquellos pequeños tickets dio el positivo que necesitaban. El daño ya estaba hecho, habían robado (y perdido) una suma de dinero irrecuperable en toda su vida, y ya para entonces debían entender que se habían ganado la pena de muerte. No iba a importar sustraer un poco más, pero en vez de coger el dinero restante del banco y huir volvieron a invertirlo en el azar. Otros 18 millones de yuanes adicionales que se volatilizaron. En total, más de 6 millones de euros en rasca y gana.

dxv

Dos días después los gerentes del banco notificaron la ausencia de 51 millones de yuanes. Una cifra verdaderamente astronómica. De todo aquello a los atracadores ya sólo les quedaban 93.000 yuanes, el dinero que habían conseguido juntar en los premios de los tickets. Eso es lo que utilizaron los cuatro protagonistas para intentar comprar pasaportes falsos y huir del país, pero gracias a la colaboración ciudadana se logró capturar a los delincuentes en poco menos de una semana.

Los guardias fueron condenados a cinco años de prisión, y los dos asistentes terminaron con penas de muerte (en China, de hecho, es una condena demasiado habitual). Por su parte, los vendedores de ese juego de azar en Handan fueron premiados por sus superiores por la alta cifra de ventas de boletos durante aquellos meses. Como declaró Xiaofeng para las televisiones durante su arresto, “la lotería china era un engaño. Nunca da premio”.

Moraleja: no robes todo el dinero de tu empresa para gastarlo en lotería.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos