Compartir
Publicidad

El meme del novio distraído es pura sublimación de la cultura viral. Y lo amamos intensamente

El meme del novio distraído es pura sublimación de la cultura viral. Y lo amamos intensamente
Guardar
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Tres grandes hitos de la cultura de masas hecha por los de abajo: en los 70, el nacimiento del sampleo. En los 90, el auge del DIY. ¿Ahora? La memeización metafórica.

Los memes se comportan y funcionan para nosotros de la misma manera que los genes, ideas que se propagan y comparten mutando constantemente por las reinterpretaciones constantes que hacen los humanos de ellas. No sabemos si es por su naturaleza simple y universal pero algo se remueve dentro de nosotros cuando vemos un nuevo meme exitoso, casi como si estuviese hablándonos directamente al corazón.

Nadie sabe por qué se ha propagado la imagen de este trio. La imagen de stock, que se había empleado en el pasado por infinidad de medios para ilustrar noticias sobre la infidelidad masculina, y es normal, su iconicidad, lo caricaturizado de sus gestos (ella indignada, él absolutamente poseído por el pecado carnal) hace que funcione a un nivel casi primitivo para explicar la traición imperdonable. Pero eso mismo es lo que ha conseguido que miles de personas hayan empezado a proyectar sus propias metáforas sobre ese cuadro.

El Novio Distraído te invita a que desarrolles esquemáticamente la correlación de tres conceptos relacionados entre sí: a) un objeto de rectitud b) un objeto de tentación y c) un sujeto traidor de pensamiento. Y la gente lo está relacionando con su propia vida, con Juego de Tronos, con sistemas políticos… Se está dando el caso de memes ignotos que, por su claridad expositiva, hace que comprendamos ideas completamente ajenas a nuestro background cultural. Y, lo más interesante aún, con el significado de otros memes complejos, creando un inception.

Hacía tiempo que no veíamos un viral tan abierto a los juegos conceptuales. No es un simple philosoraptor o un vamo a calmarno. No, el novio distraído es mucho más que el meme tradicional: no te ofrece un único significado, sino que marca los límites de un sistema conceptual al que tú has de añadir tus propios recursos. No es un meme, es un formato. Es el metameme.

Lo más probable es que, por la trayectoria habitual de estos recursos, al Novio Distraído le queden dos días. Pero eso no debería desviarnos de lo que este meme es una enorme conquista cultural de esa biblioteca de Babel que es la sociedad digital. Es un meme monstruosamente complejo y delicado. El Novio Distraído es lo más hermoso que hemos visto en los últimos cuatro días, y probablemente lo sigamos amando inmensamente durante un puñado de días más.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos