Compartir
Publicidad

Los mejores travelling de la historia del cine, reunidos en este increíble vídeo-mashup

Los mejores travelling de la historia del cine, reunidos en este increíble vídeo-mashup
Guardar
0 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El travelling es el nombre con el que popularmente se conoce a un tipo de plano rodado en el que la cámara se desplaza de su eje de forma lineal, hacia adelante, atrás o hacia los lados. Este movimiento permite, principalmente, romper la barrera formal que hace que lo que veamos nos parezca impostado. Un travelling es un paseo de la imagen que te invita a creer que la cámara podrías ser tú mismo, moviéndote junto a los personajes, como recibiendo un empujón por el que es obligatorio que tú mismo creas estar viviendo la escena que contemplas.

El travelling es muy antiguo. Uno de los operadores de los mismísimos hermanos Lumiere ya hizo gala de él. Y a los cineastas clásicos les gustaba este recurso, que muchas veces llevaban a cabo desde grúas, en muchos casos con movimientos imperceptibles, sutiles para el espectador.

Travelling

Con la modernidad, con el abaratamiento de su empleo, el travelling se convirtió para muchos cineastas en un recurso exhibicionista, ya que su expresividad condicionaba que a los espectadores el plano les salte a los ojos como reclamando nuestra atención para gritar que estamos ante un mecanismo muy cinematográfico. Tal vez por eso mismo ya advirtió el mismo Godard que “el travelling es una cuestión moral”, ya que con él podemos condicionar mucho, para bien o para mal, lo que dicen las imágenes de tu película.

No sabemos cómo se tomaría este pope del cine el montaje de recopilación que ha realizado Really Dim, también conocido como Candice Drouet. Es más, estamos bastante convencidos de que Godard rechazaría a muchos de los directores que aquí aparecen. Pero eso no quiere decir que To The Right no sea tremendamente sugerente.

.

Con extractos del cine de Paul Thomas Anderson, Wes Anderson, Kuckick o Tarantino entre otros vemos cómo decenas de personajes se reencarnan sin querer en el mismo, una criatura mitológica que camina continuamente hacia la derecha de la imagen, hacia lo que la mirada occidental entiende figurativamente que es el siguiente capítulo, el futuro de la cinta.

Todo avanza sin parar hacia un futuro de cambios constantes e imposible de predecir. Todo sigue sin que extraigamos ninguna lección concreta del transcurso del tiempo y del espacio, sin poder imprimir nosotros mismos ningún tipo de sentido en nuestra experiencia. El travelling como el mecanismo cinematográfico que mejor refleja nuestro paso en la historia.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos