Compartir
Publicidad

En Rusia ya hay máquinas expendedoras que cambian dinero por likes en Instagram porque Rusia conoce el futuro

En Rusia ya hay máquinas expendedoras que cambian dinero por likes en Instagram porque Rusia conoce el futuro
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las interacciones en redes sociales son ya una moneda valiosa. A los más exitosos les ayuda laboralmente en forma de grupos de seguidores más o menos amplios entre los que propagar su contenido. Para el resto de los mortales, los pocofollowers, los likes en cualquiera de sus formas son un potente extra de aprobación.

Hay gente que sigue siendo algo reticente a este tipo de manifestaciones. Que las ve como un gesto egocéntrico reprobable, el signo de la debacle de una sociedad incomunicada y “adicta a las pantallas” y demás nociones catastrofistas de gente que probablemente se santigüe ante una persona haciendo la “duck face” antes de disparar su cámara. Pero por supuesto, también hay vanguardias. Y para sorpresa de pocos, nos han tomado la delantera los rusos.

Es un nuevo negocio clarividente que, además, ha escogido muy bien el lugar en el que colocarse: en Moscú, en el centro comercial de Okhotny Ryad, muy próximo al Kremlin y donde los jóvenes de la capital se reúnen para pasear por las instalaciones mientras charlan y miran escaparates. Allí, quien tenga una mala tarde o simplemente esté algo de falto de cariño podrá utilizar una de estas máquinas expendedoras para subir su autoestima.

Como ha descubierto el periodista Vasily Sonkin (y difundido con éxito por Twitter su colega Alexey Kovalev), estas máquinas de vending te permiten intercambiar unos pocos rublos, el equivalente a menos de un euro, para ganar 100 likes de cuentas bot en Instagram. Por dos euros conseguirás 100 nuevos seguidores clónicos, y quién sabe, si eres un ferviente consumidor podrías acabar convirtiéndote en un influencer de tu propio reino fantasma, con miles de máquinas súbditas abultando la importancia numérica de tu perfil.

En el aparato también puedes pagar por revelar en formato físico tus fotos, o incluso hacerte instantáneas con graciosos fondos y otros incentivos. Y es cierto que desde Internet hay multitud de webs que ofrecen la compra de seguidores, como bien saben muchos famosos. Pero estas ideas no son nuevas, desde hace más de tres años era habitual ver máquinas reveladoras en los centros rusos, y no es lo mismo la experiencia de contrato de un servicio desde tu casa que la idea de pasar tu móvil por una pantalla y que tengas al instante infinidad de corazones.

Sí, este modelo de negocio es el factor decisivo. El auténtico cambio. La vending de los instalikes ya ha sido vista en otros centros comerciales rusos, incluso en una librería, según el propio Sonkin. Todo esto sólo podría ser el inicio de una nueva revolución. ¿Un puñado de interacciones extra para esa foto que acabas de subir mientras te tomas algo en tu cafetería favorita? Nos espera un interesante futuro sobre la psicología de redes. Y no debemos tener miedo, sólo rublos y euros.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos