Compartir
Publicidad

Este mapa muestra qué hubiera pasado si se hubiese desatado la guerra nuclear. Y asusta

Este mapa muestra qué hubiera pasado si se hubiese desatado la guerra nuclear. Y asusta
19 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Guerra Fría yace en el cementerio de la historia, pero sus cabezas nucleares aún perviven en los arsenales de las grandes potencias de antaño. Como vimos en su momento, hay más de ocho mil bombas nucleares capaces de, en un momento de enajenación colectiva transitoria, acabar con toda la humanidad de un plumazo. Dado que sabemos qué paso en Hiroshima y Nagasaki, además de en las pruebas en ignotas regiones de la tierra realizadas décadas atrás, es posible saber qué pasaría si todas las cabezas nucleares se detonaran el mismo día. Y hay quien ha decidido llevarse las consecuencias a un mapa.

Es el caso de Alex Wellerstein, del Instituto Stevens para la Tecnología de Nueva Jersey. Wellerstein es el responsable de Nukemap, una pequeña aplicación que permitía testar el alcance de casi todos los diseños de armas nucleares del mundo en cualquier ciudad de la tierra. Los resultados visuales, sobre la ciudad de uno mismo, eran sobrecogedores, porque no sólo se contabilizaba el número posible de víctimas, sino también el alcance de la radiación. Ahora, Wellerstein ha aprovechado el trabajo del Future of Life Institute (FLI) para actualizar la aplicación y convertirla en un mapa bastante chulo.

¿Cómo? Gracias al trabajo previo realizado por el FLI en este otro mapa. La organización ha accedido al inmenso archivo de objetivos militares nucleares liberado por el National Security Archive de forma reciente. En él, se glosan los mil y un puntos susceptibles de recibir un ataque nuclear por parte de Estados Unidos durante la Guerra Fría, en el corazón de las hostilidades nunca concretadas entre la potencia occidental y la Unión Soviética. Wellerstein ha cogido esa base de datos, le ha dado una forma más bonita y, además, ha introducido variables basándose en Nukemap. El resultado es este:

50k El alcance de la radiación nuclear si el gobierno estadounidense hubiera lanzado bombas de 50 kilotones, más o menos el doble de Fat Boy, el artefacto que cayó sobre Nagasaki. Es la suposición más optimista.
500kt Nos vamos a los 500 kilotones. Europa del Este comienza a saturarse de forma preocupante de radiación.
500 Un megatón.
10mt Y 10 megatones, cinco menos que Castle Bravo, el experimento más potente realizado por Estados Unidos, en plena fiebre de pruebas atómicas a mediados de los cincuenta. Media Europa quedaría sumida en la pesadilla nuclear, así como toda la costa oriental asiática. El modelo representa lanzamientos nucleares sólo una quinta parte igual de potentes que la prueba más alucinante jamás realizada (la Bomba del Zar, lanzada en 1961 por la Unión Soviética en el remotísimo archipiélago de Novaya Zemlya).

Se pueden observar diversas variables. Una de las más llamativas es el alcance de la radiación y del impacto de las cabezas nucleares en función de su potencia. La más notable jamás fabricada y probada por Estados Unidos es Castle Bravo (lanzada sobre el atolón Bikini, en medio de la nada del Océano Pacífico, en 1954), y generó una energía equivalente a quince megatones de TNT, una absoluta barbaridad. El mapa supuesto de Wellerstein permite elucubrar qué hubiera pasado en los objetivos americanos (principalmente, Unión Soviética, países del Pacto de Varsovia, China y Corea del Norte) con explosiones de 10 megatones.

El otro aspecto interesante del mapa es el diferente alcance de la radiación en función de las condiciones climatológicas. La dirección del viento podría llevar la lluvia radiactiva a un lado o a otro, a mayor o menor distancia. Como bien sabemos gracias a catástrofes nucleares como Chernóbil, la radiación puede viajar muy lejos gracias al viento (en este caso, a Suecia), por lo que un apocalipsis nuclear de semejante calibre (que, en teoría, dejaría sin capacidad de respuesta militar a al URSS), podría acabar con gran parte de la humanidad.

En función de las bombas, las víctimas mortales oscilarían entre los 80 millones de personas y los 800 millones de personas. Es solo un modelo, pero da una idea del riesgo al que el ser humano se enfrenta con las armas nucleares.

Ezgif Com Optimize Cómo afectaría el viento a la radiación, a vista de gif.
Copenaghe 1 El viento jugaría un papel determinante. En este modelo, por ejemplo, Copanhague se libraría de la radioactividad.
Copen2 Pero en este otro no.
Barcelona Para terminar, un ejemplo en la península ibérica. Este es el alcance que la detonación de una bomba de 10 megatones de potencia estimada (la primera bomba H, por ejemplo, la Ivy Mike) en Barcelona. Nukemap calcula alrededor de 1.600.000 víctimas mortales. Eso rojo que sale hacia el norte es la radiación, y llega hasta el corazón de los Alpes suizos.
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio