Hace medio siglo vivimos otra crisis energética. Reino Unido la intentó resolver trabajando tres días

Hace medio siglo vivimos otra crisis energética. Reino Unido la intentó resolver trabajando tres días
5 Comentarios

Mientras Europa se enfrenta al aumento de los precios del gas y la electricidad y a una crisis de suministro de energía, más de un político se ha visto obligado a decir que "no se trata de que se apaguen las luces". Pero lo cierto es que hay un país que ya experimentó esto en el pasado: Reino Unido. En este caso, sí apagaron las luces. Comidas a la luz de las velas y compras con farolillos. Las huelgas de mineros y la inflación altísima sumieron a Gran Bretaña en la década de 1970 en la oscuridad.

Antes de los parques eólicos marinos o el gas natural importado, el carbón era el rey del sistema energético del Reino Unido. Pero en 1973, en una era muy parecida a la actual, definida por la alta inflación y la escasez de gasolina, el país enfrentó un invierno con pocas reservas para seguir funcionando. Sin la misma opción que tenemos hoy de pagar precios exorbitantes para importar más gas, el gobierno de entonces tomó medidas drásticas: decidió limitar el trabajo a solo tres días a la semana.

Hoy en día, las imágenes de los estantes vacíos de los supermercados y las filas interminables para comprar gasolina en Europa se remontan a esa época. Además, la invasión de Ucrania por parte de Rusia no está poniendo las cosas fáciles. Todo esto nos lleva a una pregunta obvia:

¿Podría estar cerca la vuelta a la semana laboral de tres días?

La década de 1970 fue una década en Gran Bretaña definida por luchas de poder entre el gobierno y los sindicatos. Comenzando con las huelgas de los mineros del carbón y terminando con las huelgas colectivas más grandes que Gran Bretaña jamás haya visto, millones de personas se vieron afectadas y el país enfrentó serios desafíos políticos y económicos a medida que la actitud de opulencia de la posguerra se desvanecía.

Para muchos, una de las características definitorias de la década fue la breve introducción de la semana laboral de tres días para ahorrar electricidad durante una crisis energética. A pesar de que solo duró 2 meses, resultó ser un evento que dio forma a la política durante el resto de la década y varias más por venir.

Trabajando con velas

Una crisis energética que nos suena a todos

Gran Bretaña dependía en gran medida del carbón para obtener energía en ese momento, y aunque la minería nunca había sido una industria muy bien pagada, los salarios se estancaron después del final de la Segunda Guerra Mundial. En 1970, el Sindicato Nacional de Mineros propuso un aumento salarial del 43% para sus miembros y amenazó con ir a la huelga si no se cumplían sus demandas.

Después de que fracasaran las negociaciones entre el gobierno y los sindicatos, los mineros se declararon en huelga en enero de 1972: un mes después, se declaró el estado de emergencia por al agotamiento del suministro eléctrico. Los apagones planificados se utilizaron para gestionar la crisis, pero no impidieron las graves interrupciones de la industria y que miles de personas perdieran sus trabajos.

A fines de febrero, el gobierno y el NUM llegaron a un compromiso y se canceló la huelga. Sin embargo, la crisis estaba lejos de terminar. En 1973, hubo una crisis mundial del petróleo. Los países árabes embargaron los suministros de petróleo a los países que apoyaron a Israel en la guerra de Yom Kippur: aunque Gran Bretaña no usó grandes cantidades de petróleo, fue una fuente secundaria de energía.

Para conservar los siempre limitados suministros de carbón, el entonces Primer Ministro, Edward Heath, anunció en diciembre de 1973 que el consumo comercial de electricidad (es decir, para servicios y empresas no esenciales) se limitaría a tres días por semana.

La semana laboral de tres días

A partir del 1 de enero de 1974, la electricidad estuvo limitada. Las empresas tenían que racionar su uso de electricidad a tres días consecutivos a la semana. Los servicios esenciales como hospitales, supermercados e imprentas quedaron exentos.

Portada periódico

Las compañías de televisión, incluidas la BBC e ITV, tuvieron que dejar de transmitir a las 22:30 todas las noches, mientras que a los británicos comunes se les ordenó limitar la calefacción a una habitación y mantener apagadas las luces no esenciales. La gente trabajaba a la luz de las velas y las antorchas, se envolvía en mantas y edredones para mantenerse caliente y se lavaba con agua hervida.

En los pubs, los clientes bebían con velas, mientras que los trabajadores de las tiendas de todo el país usaban linternas frontales para seguir comerciando. Incluso las luces del tradicional Árbol de Navidad de Trafalgar Square, que normalmente brillaban durante todo diciembre, se apagaron hasta Navidad.

Como era de esperar, esto tuvo un gran impacto económico. Muchas pequeñas empresas no sobrevivieron a pesar de los intentos del gobierno por garantizar la estabilidad económica y evitar la inflación. Los salarios no se pagaron, la gente fue despedida y la vida era dura.

Tienda velas

El gobierno discutió la restauración de la electricidad durante 5 días a la semana, pero se pensó que esto se tomaría como una señal de debilidad y simplemente promovería la determinación de los mineros. Sin embargo, reconocieron que la economía británica estaba al borde del colapso: la semana laboral de tres días estaba causando una tensión enorme y era necesario encontrar una solución con urgencia.

El fin de una estrategia desesperada

En febrero de 1974, el primer ministro Edward Heath convocó elecciones anticipadas. Si bien los conservadores obtuvieron la mayor cantidad de escaños, perdieron 28 escaños y, con ellos, su mayoría parlamentaria. Al no poder asegurar el apoyo de los parlamentarios liberales o unionistas del Ulster, los conservadores no pudieron formar gobierno.

El nuevo gobierno minoritario laborista, encabezado por Harold Wilson, aumentó inmediatamente los salarios de los mineros en un 35% después de su elección y la semana laboral de tres días terminó el 7 de marzo de 1974, cuando se reanudó el servicio normal.

Si bien las acciones de los laboristas pusieron fin a la desastrosa semana laboral de tres días, las disputas entre el gobierno y los sindicatos no se resolvieron de forma permanente. A fines de 1978, las huelgas comenzaron nuevamente cuando los sindicatos exigieron aumentos salariales que el gobierno no pudo otorgar y al mismo tiempo controlar la inflación. La interrupción masiva y las heladas condiciones de esos meses le valieron a este período el título de "Invierno del descontento" y un lugar poderoso en la memoria colectiva.

Teleoperadora reino unido

¿Y ahora qué?

Si bien recortar la semana laboral para mejorar la calidad de vida de los trabajadores es el santo grial para muchas naciones progresistas en la actualidad, la medida del Reino Unido hace casi 50 años fue cualquier cosa menos una fantasía liberal.

Ahora, en Europa, los suministros de almacenamiento de gas están en mínimos. La producción eólica marina se ralentizó durante el verano y el precio del gas natural necesario para compensar el déficit alcanzó nuevos máximos casi todos los días. Enfrentados a los aumentos en los costes, los observadores del mercado como Paul Donovan, economista jefe de UBS, esperan que los consumidores usen menos energía, lo que quizás lleve a lo que él llama una "versión del siglo XXI de la semana de tres días".

Ahora, la preocupación es que los precios de la electricidad considerablemente más altos podrían hacer que algunas empresas reduzcan los horarios de apertura durante el invierno y pidan a más empleados que trabajen desde casa para reducir la demanda de electricidad Por suerte, el invierno está terminando. La llegada del próximo revelará la fría realidad a la que nos enfrentaremos. Eso sí, ya podemos olvidarnos del aire acondicionado este verano.

Temas
Comentarios cerrados
Inicio
Inicio