Compartir
Publicidad

Ya hemos averiguado al menos una de las funciones de Stonehenge. Un cementerio para galeses

Ya hemos averiguado al menos una de las funciones de Stonehenge. Un cementerio para galeses
3 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Se amontonan las noticias en Gales. Si hace algunas semanas el país celebraba su primer triunfo en el Tour de Francia de la mano de Geraint Thomas ahora puede presumir de ser, al menos, una de las soluciones al eterno enigma de Stonehenge. Un reciente estudio de la Universidad de Oxford ha descubierto que el monumento sirve de sepelio para los restos de hasta 10 personas, enterradas allí hace alrededor de 5.000 años. Todas ellas, al parecer, provenían de Gales.

Que hable el estroncio. El carácter funerario de Stonehenge se conocía desde al menos hace un siglo, cuando un equipo de investigadores halló y desenterró los restos incinerados de medio centenar de personas. Su extremo estado de calcinación hizo imposible identificar o estudiar las muestras, por lo que quedaron apartados en un rincón hasta que, cien años después, Christophe Snoeck y su equipo descubrieron cómo recuperarlas: fijándose en el estroncio.

Preseli Hills. Ante la imposibilidad de extraer muestras relevantes de ADN, los investigadores optaron por el estroncio, metal blando de características similares al calcio también absorbido por nuestros huesos. Y lo que el estroncio revelaba era que las muestras analizadas correspondían a hombres y mujeres alimentados en Gales durante los últimos diez años de su vida. La composición química de sus huesos casaba mal con la de las tierras calizas de Wessex. Provenían, en realidad, del oeste de Gales, de una pequeña región asomada al Canal de Irlanda: Preseli Hills.

Son más de 300 kilómetros de viaje.

¿Cómo llegaron allí? El hallazgo es interesante porque coincide con otro de los datos más enigmáticos de Stonehenge: algunas piedras que componen el magnífico monumento provienen precisamente de Gales. ¿Significa eso que los hombres y mujeres sepultados bajo el megalito transportaron aquellas rocas desde los alrededores de Preseli Hills hasta Wessex? La investigación lo deja en el aire, incapaz de responderlo. Podrían ser trabajadores y constructores. Y podrían no serlo. El estudio apunta a otra posibilidad: podrían haber llegado allí ya incinerados.

La conexión. En el fondo, el hallazgo no resuelve gran parte del misterio. ¿Por qué emplear piedras de una región tan lejana? Apuntala, eso sí, al fuerte intercambio comercial y cultural que numerosas culturas prehistóricas ya disfrutaban en las islas británicas 3.000 años antes de Cristo. Una de las opciones es que las piedras de Stonehenge provenieran con anterioridad no de una cantera en Gales, sino de otro monumento funerario en Gales (cuyo traslado habría incluido los cuerpos).

Otras posibilidades. El asunto es tan fascinante como todo lo que rodea a Stonehenge, un monumento de inextricable significado que la ciencia lleva más de un siglo tratando de resolver. Hay teorías para toda clase de gustos: desde una herramienta para la observación astronómica, un improbable monumento a la paz, un cementerio de altas personalidades prehistóricas, o un mero templo religioso dedicado a la sanación y al peregrinaje. En cualquiera de los casos, parece que el fundamental monumento de Inglaterra se lo debe casi todo a Gales.

Imagen: Robert Koorenny/Unsplash

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio