Compartir
Publicidad

La historia de la Isla de Pascua cada vez se parece menos a lo que nos contaron: no fue cosa de arrogancia

La historia de la Isla de Pascua cada vez se parece menos a lo que nos contaron: no fue cosa de arrogancia
12 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hace ya muchos años que la Isla de Pascua no es una isla, es una metáfora: la una civilización tan obsesionada con la gloria y la ostentación que, tras talar más 20 millones de palmeras y agotar cada ápice de suelo fértil, provocó una catástrofe ecológica que diezmó a la población y convirtió la Isla en una roca solitaria dejada de la mano de Dios.

Sin embargo, conforme mejor conocemos los detalles de su historia, menos cuadra con la visión que solemos tener de ella. Hoy por hoy, si Rapa Nui es símbolo de algo, no lo es de los vicios de la humanidad. Lo es de algo bastante más complejo.

La versión tradicional: Los rapanui (pronunciado con r suave y sin diptongo) llegaron y crearon una civilización hermosa. En el relato de Jared Dimond, la evidencia arqueológica disponible sugería que los distintos clanes de la isla se habrían enfrentado entre ellos en una especie de “guerra de ostentación”. Esto ocurrió prácticamente desde que los polinesios pisaron la isla.

Es decir, los pueblos Rapanui, borrachos de poder y envidia, se enzarzaron en una rivalidad que consumió cada recurso útil de la Isla de Pascua. Un avatar histórico de lo que fue la ‘Carrera espacial’ entre EEUU y la URSS durante la Guerra Fría y que nos legó los famosos Moái gigantes de la Isla. La cultura rapanui, en cambio, colapsó.

Pero ¿y si no fue así? Hace un par de años, un grupo de arqueólogos señaló que los análisis históricos de las tierras de la isla pintan un escenario muy distinto. Según los investigadores, la Isla de Pascua era mucho menos fértil que otras islas polinesias. Es decir, no sólo resultó que el hábitat era bastante limitado, sino que sus estrategias agrícolas no eran las adecuadas. Eso cuadra bien con el relato de Terry Hunt y Carl Lipo de que la sobreexplotación comenzara nada más llegar los polinesios. También ponían en cuestión las desorbitadas cifras de árboles que se barajaban: la Isla de Pascua distaba mucho de ser un vergel.

Cooperación donde creíamos que había conflicto. Ahora una nueva investigación termina de tirar por tierra la hipótesis de las “Guerra de Ostentación”: el análisis de las estatuas gigantes de los rapanui deja claro que existió una enorme colaboración social (algo que ya intuíamos por investigaciones previas). Los orígenes de las rocas, de las herramientas y su colocación a lo largo de la isla no inducen a pensar en conflicto, sino todo lo contrario, en cooperación.

Entonces, ¿Qué pasó? Eso nos gustaría saber. La tesis más fuerte que tenemos hoy por hoy es que lo que fallaron son los rapanui, sus estructuras institucionales y culturales fueron incapaces de adaptarse. Los polinesios desplegaron su cultura, su estructura productiva y sus instituciones en la Isla de Pascua, pero la Isla no pudo sostenerlos. El colapso de su cultura no sería tal: sencillamente, la población terminó reduciéndose hasta algo que el ecosistema (ya sobreexplotado) podía aguantar.

Imágenes | Lee Coursey

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio