Compartir
Publicidad

Hoy en cosas que no esperabas ver jamás: una plataforma marítima a la deriva encalla en Benalmádena

Hoy en cosas que no esperabas ver jamás: una plataforma marítima a la deriva encalla en Benalmádena
Guardar
11 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Las mismas costas que vieron nacer al Jocántaro de Kárate a muerte en Torremolinos han sufrido hoy a un puñado de kilómetros de distancia una aparición digna de película de ciencia ficción: una plataforma de 20 metros de altura (y no propulsada) viajando a la deriva por el mar.

Aunque un barco remolcador intentó engancharla, no ha podido con el mamotreto que ha seguido moviéndose a su libre albedrío mecido por las olas del temporal que asolada las costas. Por suerte para los vecinos, la plataforma ha chocado con unas rocas de la zona del acantilado y no ha habido que lamentar daños de ningún tipo.

Según cuenta el Diario Sur, el primero en dar la reciente noticia (la plataforma ha hecho su aparición en las costas malagueñas hace poco más de una hora), se trataría de “una plataforma cajonera, que se dedica a la fabricación de cajones de hormigón para diques”. Lo llevaba un remolcador portugués con destino a Cádiz, pero parece ser que la construcción tenía sus propias intenciones y por eso se soltó y siguió su propio rumbo.

Los benalmadenses que vieron la escena subieron instantáneamente fotos y videos de lo que ha ocurrido a redes sociales.

Otros usuarios también han aportado rápidamente collages con reinterpretaciones de lo que se estaba viviendo.

Accidente extraño, pero posible

Las plataformas marítimas, especialmente las que son como la de Benalmádena, están elaboradas físicamente para poder flotar en el agua. De la misma manera que hay que transportarlas hasta su lugar de asentamiento, también hay que moverlas para su jubilación o nuevo destino. Hay muchos tipos de procesos distintos de recolocación de una plataforma, también de las petrolíferas, que normalmente implica que unos vehículos motorizados les ayuden a volver a su nuevo destino. Parece que en este caso estamos ante una semi sumergible.

Los accidentes de plataformas marítimas perdidas son raros, pero a veces ocurren. Por suerte para las costas españolas, no tenemos que lamentar que estuviera llena de petróleo ni que se haya destruido al chocarse con las rocas.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos