Publicidad

Iker Jiménez no cree en la conspiración del coronavirus. Y sus seguidores se le han echado encima

Iker Jiménez no cree en la conspiración del coronavirus. Y sus seguidores se le han echado encima
18 comentarios
HOY SE HABLA DE
Muchos amigos me dicen ‘oye Iker, tú que eres embajador del entusiasmo, ¿por qué estás haciendo caso de todo esto?’. No os voy a engañar: ha habido varios cambios en esta crisis de la pandemia. Estoy en shock desde que ha pasado todo esto. Me he dado cuenta de algunas cosas de las que no había sido tan consciente. […] Me dicen, ‘tú eres el que ha estado durante muchos años hablándonos del misterio y lo no convencional, ¿por qué te pasas ahora al otro bando?’. Gracias a esto que estamos viviendo me he dado cuenta de los riesgos que entraña mi propio papel.
Porque es verdad, yo creo que existen ocultaciones, conspiraciones, que nos han intentado engañar muchas veces en la historia, pero en este caso concreto he sido honesto con la información que tenía. Y bien, ahora una parte de la sociedad no se ha creído lo que he contado, se ha pensado que soy un engranaje de una especie de plan maligno… Es como si el espejo de toda esta pandemia me hubiera hecho dudar de muchas cosas, incluso de mí mismo. […] Esto ha afectado a muchos de los temas que he tocado en el pasado, seguramente sí. Me he dado cuenta de que seguramente, como cualquiera de vosotros, no soy más que una persona perdida en la absoluta infoxicación.

Es un breve extracto de las declaraciones de Iker Jiménez en el arranque de uno de los últimos episodios de La Estirpe de los Libres, el programa que ha ido subiendo a YouTube el comunicador durante el tiempo que ha durado la pandemia, en el que no ha podido retransmitir Cuarto Milenio con normalidad.

Cría cuervos y verán complots por todos lados

También en Twitter en múltiples intervenciones a lo largo de estas semanas ha dejado caer el mismo mensaje, dejando ver que se trata de un problema acuciante en su vida profesional, estallando ayer con un largo hilo de resumen. Al ver que el maestro de lo oculto, el fiel difusor de loquenoquierenquesepas durante los últimos quince años, ha rechazado públicamente la idea de que la pandemia se trate de una conspiración de las élites, una parte muy importante de su tradicional audiencia le ha llamado vendido y le está dando la espalda.

Sus tuits son tajantes: no sólo han sido más combativos e intolerantes los defensores de la “plandemia”, sino que son ellos los que más incisivamente han lanzado amenazas, descalificaciones y ataques estos meses contra él. Dicen que le han llamado “masón y judío” por hacer peticiones como que la gente se ponga la mascarilla.

Muchos han leído en los actos que denuncia una suerte de justicia divina. Que el periodista español que más ha hecho en este país por difundir un descrédito a las fuentes oficiales en multitud de temas, como teorías alternativas sobre la catástrofe del aceite de Colza o la famosa falacia de Bar España, está ahora probando de su propia medicina al ver que los oyentes en los que ha infundado un apetito por la desconfianza se ponen en su contra.

D15qxtxxgaekpgt

Además, se trata de un evento que sabemos que en esta ocasión le ha tocado de forma personal: en estos meses ha contado cómo un amigo cercano, de 50 años, ha muerto por Covid. Al difundirlo en sus redes y pedir a la gente que se cuidase se ha enfrentado a comentarios en los que algunos de sus tradicionales seguidores han pasado por encima de su dolor para afirmar que su comentario ha sido una falsedad, un instrumento más para difundir el plan de Soros o Bill Gates.

En las diferentes emisiones de Cuarto Milenio el proceder de Iker ha seguido un plan de falsa equidistancia: invitaba a colaboradores que defendían posturas antitéticas, siendo unos defensores de la existencia de estos fantasmas o aquellos contubernios elitistas, mientras que otros invitados negaban tales hechos. El papel del vitoriano, como presentador, ha sido casi siempre el de una neutralidad, invitando a los lectores a que lleguen a sus propias conclusiones. Pero Iker es también el creador del programa y el editor de los temas que se van a contar. El mero hecho de dar cabida a ciertas teorías en programas con un enorme alcance nacional alimenta el apoyo a las mismas.

De los médicos insurrectos a la medicina alternativa

Screenshot 4

En el caso del coronavirus el milenarista también es responsable de difundir pensamientos conspiranoicos.

Si hacemos un seguimiento de su cobertura, comprobamos que, efectivamente, su programa fue en un primer momento lo que se conocía por aquel entonces como “alarmista”, advirtiendo a los espectadores que aquello que estaba pasando en Wuhan iba a ser más grave de lo que muchos medios y gobiernos estaban diciendo. Y muchos de los mensajes que vamos a citar a continuación están insertos entre informaciones sobre el virus bien contrastadas y ampliamente difundidas por el resto de medios generalistas.

Sin embargo, el propio Iker en ocasiones ha comentado que la forma de actuar de este coronavirus es “mil veces más grave” que el resto de virus de su familia, algo “inexplicable” y que da pie a hacernos sospechar de los orígenes del mismo que defiende la comunidad científica, a la que, a este respecto, no cree. También ha retransmitido clips del grupo Médicos por la verdad, que difundió ideas como que la pandemia había acabado en España hacía un par de meses. Ha invitado a su programa a María José Martínez Albarracín, que afirma que ya existe la cura contra la Covid-19 dentro de los remedios alternativos (hablan mucho del dióxido de cloro, conocido popularmente como Suplemento Mineral Milagroso, ilegal en muchos países) pero que los emporios farmacéuticos mundiales están silenciando para su propio beneficio.

César Carballo, médico, ha defendido que la hidroxicloroquina fue un medicamento “silenciado” por su bajo coste, en lugar de por se contraproducente y hasta dañino, como mostraron posteriores estudios clínicos. Jaime Garrido colaborador que entre febrero y marzo defendió se la pandemia se trataba de una mentira orquestada desde China (y sí, también el mismo que urgió a los gobiernos a legislar para el caso en el que nos violase un extraterrestre), ha ido sembrando a lo largo de las emisiones un profundo, total descrédito a la OMS, y ha llegado a decir que apoya muchas de las cosas que dice Miguel Bosé.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios