Compartir
Publicidad

Israel ha puesto en circulación el F-35, el carísimo caza "invisible" que muchos quieren ver fracasar

Israel ha puesto en circulación el F-35, el carísimo caza "invisible" que muchos quieren ver fracasar
16 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La Fuerza Aérea israelí anuncia el estreno global en combate del F-35, el caza ultramoderno, punta de lanza de una nueva generación de aviones de combate y supuesta nave indetectable para los radares enemigos desarrollado por Estados Unidos.

Por qué Israel: porque siempre le ha importado mucho su superioridad aérea, un dominio tanto bélico como mediático. En 1967, en la famosa Guerra de los Seis Días que marcó un antes y un después de este novedoso Estado, Israel acabó con literalmente cientos de aviones de sus rivales del Medio Oeste gracias a su flota de Mirages. El reciente conflicto sirio está calentando las cosas. Como los rusos han llevado a Siria sus novedosos sistemas de lanzamiento de misiles S-300 y S-400, el país judío redobla la apuesta comprando unas decenas de Lockheed Martin F-35 Lightning II para marcar su preeminencia.

Capacidad furtiva: el punto fuerte de este caza polivalente. Es rápido, es ágil, tiene capacidad para el arsenal que quieras, posee las últimas novedades aviónicas y de software de guerra… Pero nada de eso lo hace extraordinario. Las dos principales y básicas bazas del F-35 son su capacidad para el despegue en corto y el aterrizaje vertical, incluso desde un portaaviones, y su “invisibilidad”.

Arruinador de presupuestos: como sabrán los aficionados a la aviación, la primera demostración en combate de un F-35 como la que acaba de llevar a cabo Israel es todo un acontecimiento. El F-35 está considerado el programa militar más caro de la historia de la humanidad. Su desarrollo, de casi dos décadas ha costado el equivalente al PIB anual de Bélgica y cuatro veces más de lo que costaría la modernización completa del arsenal nuclear. Es, como ha dicho la prensa, "el avión que devoró al Pentágono". El peor ejemplo de la mala planificación de desarrollo de producto y otra prueba más de la difícil innovación y mejora en el campo del combate aéreo. Hay muchos que empiezan a salivar de imaginarse el fracaso en acción de este aparato de combate.

Y un fiasco técnico: porque dicho brevemente, la función de este maquinote no es el combate aéreo cercano (o dogfight), precisamente el tipo de arma de guerra que necesita actualizarse, sino un aparato pensado para recolectar información aérea y ser el que suelte el primer golpe a cientos de millas de distancia. Además, la invisibilidad del F-35 sólo funciona antes de que se detecte una primera vez, lo que después lo convierte en una nave tan bueno como otros pájaros del siglo pasado. Al Ministerio de Defensa estadounidense no le hizo ninguna gracia tener que reconocerlo, pero es cierto: en una simulación de combate de hace un par de años el nuevo caza demostró ser superado por un F-16, un avión barato con diseño de los 60 y que poseen actualmente los ejércitos de 26 países.

¿Indetectable? De momento sí, pero, ¿por cuánto tiempo? Chinos y rusos están, lógicamente, desarrollando nuevos sistemas de barridos electrónicos de frecuencias distintas a los tradicionales radares, por lo que los “stealth” o aviones furtivos como el F-35 acabarían siendo detectados.

Siempre quedará la propaganda: de momento el F-35 ha tenido bastante éxito en el cine, sale en La Jungla 4.0, en Linterna Verde y en la primera peli de Los Vengadores. El supergrupo, por cierto, fue capaz de destruir este avión tantas veces se interpuso en sus planes.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio