Compartir
Publicidad

La mitad de la gente vive en las zonas rojas: nueve mapas que demuestran que nos encanta vivir apiñados

La mitad de la gente vive en las zonas rojas: nueve mapas que demuestran que nos encanta vivir apiñados
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¡La España vacía! ¡La España inexistente! ¡La España invisible! Llevamos meses (que digo meses, ¡años!) hablando de que en España hay muy poca gente, que hay lugares de la península con densidades de población equiparables a las de Laponia o Siberia, que ese ruido de fondo no era que el país se rompía, era simplemente eco. Y resulta que… es verdad.

O eso parece. El mapa que corona este post es de Max Galka, profesor de la Escuela de Diseño de la Universidad de Pennsylvania, y deja claro que no solo somos pocos, sino que vivimos apiñados.

España es Madrid, la costa y un puñado de sitios más

Porque, en realidad, el argumento nunca ha sido que seamos pocos (que lo somos), sino que había zonas bastante vacías en todo lo que no era Madrid y las grandes ciudades del exterior. La verdad es que el mapa es muy clarificador: a excepción de algunas zonas históricas de Castilla, León y Aragón, el centro peninsular está vacío. Ni siquiera Albacete, la mayor ciudad de la Mancha, sale en el mapa.

Hay varias razones que explican este fenómeno. Una orografía accidentada sin grandes ríos que lo comuniquen, la reconquista, la expulsión de los moriscos de amplias zonas del país, la consiguiente crisis demográfica y económica, un siglo XIX lleno de guerras, el éxodo rural con la industrialización de los 60, etc... Hay mucho donde escoger, pero ¿somos tan especiales?

¿Dónde vive la mayor parte del mundo?

La realidad es que no. Es cierto que, comparado con el resto del mundo, Europa Occidental es un sitio relativamente homogéneo y, en ese contexto, España llama la atención. Pero si observamos otros países de nuestro entorno como Francia, Turquía o Italia, los datos son muy parecidos.

Francia

Turquía

Italia

Es curioso porque este tipo de distribuciones demográficas serían esperables en países que tienen grandes zonas donde es complicado vivir. No es extraño que en sitios como Australia, Canadá o Brasil (lugares llenos de desiertos, páramos helados o selvas tropicales) la población viva muy concentrada. Sin embargo, cuando los observamos, la tendencia simplemente se hace más fuerte.

Australia

Canadá

Brasil

También ocurre en regiones más grandes. El mapa del norte de África es alucinante en este sentido: el Valle del Nilo y un trocito de Marruecos reunen la mitad de la población del norte del continente. Algo muy similar a lo que ocurre en Estados Unidos y sus 143 condados que reunen más de 175 millones de habitantes.

Norte de África

Estados Unidos

De hecho, eso pasa hasta si consideramos el mundo como un todo. La mitad de la población mundial vive en ese círculo de ahí abajo. Y, por si fuera poco, la mayor parte de ese círculo es agua. Es curioso porque, más allá de que nos encante vivir apiñados, lo cierto es que este mapa señala algo muy evidente: la mayor parte de los hispanohablantes vivimos en "el Mundo vacío".

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio