Compartir
Publicidad

La NASA ha descubierto un planeta muy similar al nuestro: saludad a la Tierra 2.0

La NASA ha descubierto un planeta muy similar al nuestro: saludad a la Tierra 2.0
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Hay más planetas de los presentes en el sistema solar, y el satélite artificial Kepler lleva en su búsqueda desde que fuera lanzado al espacio en 2009. Hasta ahora, no había tenido éxito en su empresa. La NASA acaba de anunciar que ha descubierto la Tierra 2.0: o lo que es lo mismo, un planeta orbitando alrededor de una estrella muy parecida al sol, que reúne condiciones y proporciones semejantes a las de nuestro hogar. Y que por tanto podría albergar vida.

¿Cómo es Kepler-452b, la nueva Tierra?

Hay que matizar, no obstante. Kepler-452b (la Tierra 2.0, como ha sido bautizada de forma informal por los medios al instante de conocerse la noticia) es un 60% más grande que nuestro planeta, su superficie es mayoritariamente rocosa (lo que permite descartar un inmenso globo de gas, al estilo de Júpiter o Neptuno), se encuentra a 1.400 años luz y lleva orbitando alrededor de su sol particular unos 6 mil millones de años. Eso le convierte en un cuerpo celeste más antiguo que nuestra estrella.

Sin embargo, hay similitudes muy alentadoras. La primera de todas, tarda 385 días en orbitar alrededor de su estrella. La segunda, se encuentra a una distancia más o menos similar de su estrella que la Tierra del sol

Sin embargo, hay similitudes muy alentadoras. La primera de todas, tarda 385 días en orbitar alrededor de su estrella. La segunda, se encuentra a una distancia más o menos similar de su estrella que la Tierra del sol. La tercera, orbita alrededor de un astro que por temperatura y tamaño se encuentra catalogado en la misma categoría que nuestro sol. Todo ello hace de Kepler-452b lo más aproximado a la Tierra que la NASA ha descubierto hasta el momento.

Lo más importante de todo y la idea clave que domina el entusiasmo desatado alrededor de Kepler-452b: está en una zona habitable, como muestra el vídeo de arriba. O lo que es lo mismo, en un lugar dentro de sus sistema planetario ni lo demasiado cercano como para terminar achicharrado (Venus) ni lo demasiado alejado como para convertirse en un montón de hielo. La Tierra 2.0 se encuentra en una amable zona de confort que invita a pensar en ¡vida! en su interior.

La NASA: "Eso es un tiempo considerable y una oportunidad para que la vida florezca en alguna parte de su superficie... deberían existir todos los ingredientes y condiciones necesarias para que haya vida en este planeta"

"Es simplemente impresionante pensar en que este planeta ha pasado 6 mil millones de años en la zona habitable de su estrella, lo que es más que la edad de nuestra tierra. Eso es un tiempo considerable y una oportunidad para que la vida florezca en alguna parte de su superficie... deberían existir todos los ingredientes y condiciones necesarias para que haya vida en este planeta", ha explicado Jon Jenkins, miembro del equipo Kepler en la rueda de prensa de hoy.

Sistemas La Tierra 2.0 comparada con nuestro sistema solar. Está en la distancia idónea.

En resumen: un planeta con la temperatura adecuada, en la franja de habitabilidad dentro de su sistema solar idónea y tan sólo con un diámetro una y media veces mayor que el de la Tierra, existiendo plácidamente alrededor de una estrella muy parecida a la nuestra. No sólo es perfecto, sino que el timing también lo ha sido: hemos sabido de la existencia de Kepler-452b precisamente el día en el que se cumplían 20 años del descubrimiento del primer exoplaneta.

Un segundo, ¿exoqué?

Otras Tierras repartidas por el Universo

Desde que comenzara sus andaduras por el Universo, el satélite artificial Kepler ha descubierto otros planetas que se parecen a la Tierra. Sin embargo, no todos ellos reunían las características de nuestro planeta del modo que lo hace Kepler-452b. Influyen diversos factores: el tamaño de la estrella alrededor de la que orbitan, la distancia a la que se encuentra o su propio tamaño como planeta. Aquí una foto de familia con los planetas más semejantes a nuestra Tierra.

Nuestra Familia

Kepler-452b es el tercero por la izquierda, la Tierra la del extremo derecho.

Todos ellos son expolanetas, planetas que orbitan en sistemas diferentes al nuestro, a menudo a largas distancias. La misión de Kepler es encontrarlos. En la imagen, vemos a Kepler-22b, Kepler-69c, Kepler-62f y Kepler-186f. Todos varían en tamaño y características, pero se encuentran en las zonas habitables de sus respectivos sistemas solares. ¿Entonces por qué no tienen la misma consideración que Kepler-452b? Porque, entre otras cosas, su sol es diferente.

Otras Tierras H

Hay distintos tipos de estrellas alrededor de las cuales orbitan los más de 1.000 planetas descubiertos por Kepler. El puñado representado más arriba representa a aquellos cuyo tamaño es como máximo menor al doble de la tierra y que se encuentran en zonas habitables alrededor de sus estrellas. Sin embargo, sólo Kepler-452b orbita alrededor de un "sol", una estrella de tipo G, lo suficientemente grande como para calentar un planeta y otorgarle condiciones de vida apropiadas.

Aquí una imagen algo más detallada de los seis planetas "Tierra" y sus respectivos "soles".

Planetas Amigos

Antes del descubrimiento de Kepler-452b, el planeta considerado como "la nueva Tierra" era Kepler-186f, de tamaño bastante más similar a nuestro planeta. Ha perdido su posición, no obstante. Kepler progresa poco a poco, del mismo modo que las suposiciones teóricas de los astrónomos y científicos trabajando con él. La Tierra 2.0 no es más que una suposición sobre las características que el planeta en cuestión reúne para albergar vida, en cualidades semejantes a las de la Tierra.

Imagen | NASA

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio