Compartir
Publicidad

Los drones sirven para muchas cosas. Ahora sabemos que, también, para descubrir infidelidades

Los drones sirven para muchas cosas. Ahora sabemos que, también, para descubrir infidelidades
2 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si creías que ya lo habías visto todo en el universo de los drones… Bueno, siento darte la sorpresa. Tenemos un nuevo fenómeno relacionado con ellos. No se trata de ningún salto espectacular a kilómetros de altura, tampoco ningún truco visual como los videoclips de Ok Go. No, se trata del descubrimiento de una nueva aplicación de la tecnología muy pegada a la dura realidad.

Eso es lo que descubrimos al ver el video de Yaog (John G. en la vida real, tal y como ha declarado para el Daily Mail), un británico que, como no se olvida de recordarnos todo el tiempo en la grabación, ha estado casado 18 años con su mujer. Lo dice furioso, gritando a cámara. El material que ha elaborado con su drone nos muestra a su mujer esperando a su amante, dándole un beso al llegar y metiéndose en su coche.

Screenshot 1

La grabación de Yaog es un éxito del espionaje y un fracaso de la confianza en las relaciones, y por eso el ingenio no nos permite alegrarnos del todo con lo ocurrido. Como nos explica, el marido había intentado pillar in fraganti a su pareja al tener sospechas de que podía haber una tercera persona (la nueva ruta que la mujer tomaba para ir al trabajo encendió las alarmas).

Primero la siguió con a pie, cosa que no funcionó ya que la logística no le permitía ir muy lejos sin que ella se percatara de su presencia. Pero ahora, gracias a mirada de halcón de ese aparato volador, pudo seguir a la mujer y captar el momento de la infidelidad sin que ellos se dieran cuenta. Aquí deberíamos hacer una advertencia por lenguaje obsceno: Yaog no se contiene a la hora de insultar a los protagonistas de ese romance oculto. Tampoco en responder con fuerza: en The Sun ha afirmado que se planteó ir a matar a la otra pareja de su mujer.

Un video posterior detapa las muestras de cariño de los amantes con mejor resolución. También nos desvela la versión de su pareja al ser pillada por la cámara. Según ella, sólo se ha visto con el otro chico en tres ocasiones, y su relación no ha ido más allá de los besos y las caricias. John dice que la ha perdonado, pero que no será capaz de volver a confiar en ella.

“No es sano para una relación tener este nivel de escepticismo en la pareja, porque una vez que se pierde la honestidad, ya no hay relación. No creo que esta reconciliación vaya a funcionar”, ha comentado para el Daily Mail. Finalmente, el esposo ha tirado la toalla, y ha empezado a preparar los trámites del divorcio.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio