Compartir
Publicidad

La marea roja de Calcuta: impresionantes imágenes de la manifestación socialista y comunista contra Modi

La marea roja de Calcuta: impresionantes imágenes de la manifestación socialista y comunista contra Modi
60 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si miramos los datos macro, Narendra Modi, actual primer ministro del partido conservador Bharatiya Janata Party, está haciendo una reforma muy estimulante. India crece al 7.5% anual, más que ningún otro país ahora mismo, y por primera vez podría colocarse como la quinta economía mundial, pasando por encima a Reino Unido.

Si bajamos a pie de calle, las manifestaciones de una parte muy importante de la población y de casi todos los partidos opositores le están llevando a protagonizar las muestras de rechazo público más cuantiosas de la historia de la democracia del país. Estas son algunas de las imágenes espectaculares del parque de Maidan en Calcuta (Kolkata, en su nombre original) del pasado 3 de febrero que están recorriendo las redes sociales.

Los trabajadores del Partido Comunista de la India, de la confluencia Bloque de Avance de la India y del Partido Socialista Revolucionario (entre todos ellos suman varias propuestas políticas marxistas, comunistas y socialistas) gritaron consignas como "Echemos al BJP (Partido popular Indio) para salvar el país, echemos al Todo India Trinamool Congreso para salvar Bengala”.

Según convocantes, la concentración concentró al doble de personas que la manifestación de rechazo anterior convocada por ellos mismos, y también puede verse que se concentró a mucha más gente que en la del Todo India Trinamool Congreso (oposición de Modi, pero también de los grupos de izquierdas) del pasado 19 de febrero. El BJP, que tenía planeadas diversas manifestaciones de apoyo al Gobierno, ha tenido que desconvocar varias de sus citas de 2019 alegando motivos de seguridad.

Sólo en la plaza de Maidan hay lo que parecen ser centenares de miles de personas, menos del millón que aseguran los convocantes pero en todo caso una cifra nada desdeñable. Para que te hagas una idea, la capital de Bengala Occidental concentra a 4.5 millones de personas, mientras que la de España a 3.2.

Y esta manifestación puede dejarnos unas imágenes brutales, pero aún más fuerte fue la expresión de rechazo del pasado mes, cuando 150 millones de trabajadores se echaron a la calle para hacer huelga contra el Gobierno.

El enfado social: como comentamos, el pueblo está pasando por un gran bache. Primero, porque los planes económicos y laborales se han aplicado de forma errónea y no están creando el empleo prometido. Segundo, porque el campo, que emplea a la mayoría de la gente del país, está sufriendo una reestructuración sin precedentes.

Tercero, y más importante, por la demonetización y la implantación por primera vez del IVA, dos medidas que preveían reducir el tamaño de la enorme economía informal del país y que han asfixiado las finanzas de las clases pobres y medias: en los meses siguientes a la implantación de estas medidas, la compra de productos básicos como combustible o comida cayó un 40% en todo el país.

Todo esto ha ocurrido en menos de cinco años. En un país en el que, según un informe del Banco Mundial, un 66% de su mano de obra está limitada como producto de la malnutrición en la infancia.

Las cosas no se le ponen fáciles a Modi, así que a la retirada de permisos a las ONGs internacionales para que no puedan analizar la persecución de opositores al Gobierno se le han sumado dos noticias estos meses de lo más preocupantes: el Ministro de Economía está bloqueando la difusión de los informes sobre la evolución del dinero negro y también están ocultando las cifras de crecimiento del desempleo, que se prevén históricas.

Modi se atrinchera y reza. Las próximas elecciones generales llegan en mayo de este año, y el BJP ya se llevó un varapalo el pasado diciembre en las elecciones generales, donde perdieron cinco de los principales estados del país y tres de ellos en favor del histórico y opositor Partido del Congreso (de izquierdas). Es decir, que no le ha dado a cumplir el ambicioso proyecto de transformación del país que pretendía (que al dejar a medias ha dejado a la población en la peor posición posible) y su popularidad está por los suelos.

Ahora está por ver quién recaudará mejor el descontento de la sociedad, si el Partido del Congreso sumando una confluencia comunista-marxista, movimientos que llegaron a estar 34 años en el poder, o el Todo India Trinamool Congreso, la última sensación de Bengala occidental.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio