Publicidad

El misterio de las cuevas de Longyou: 2.000 años de historia y seguimos sin saber nada de ellas

El misterio de las cuevas de Longyou: 2.000 años de historia y seguimos sin saber nada de ellas
4 comentarios

China alberga en el subsuelo de la provincia de Zhejiang, situada al sureste del país, las cuevas de Longyou. Se trata de un yacimiento artificial cuya dimensión sobrepasa los 30.000 metros cuadrados y que, sorprendentemente, fue descubierto gracias a la curiosidad de los habitantes del propio Estado que llevaban años preguntándose por qué los estanques de la aldea de Shiyan Beicun eran tan profundos.

En 1992, uno de los agricultores propuso drenar el agua de uno de los estanques con una bomba hidráulica. Como resultado y tras 17 días de bombeo, quedó al descubierto toda una civilización arquitectónica situada a 30 metros de profundidad respecto a la colina de Fenghuang. Posteriormente y a tenor de los resultados, bombearon el resto de los estanques descubriendo un total de 24 cuevas.

Sin haberlo pretendido, los campesinos de Shiyan Beicun habían dado con un yacimiento de limolita del que nadie en el pueblo había oído hablar antes. Conocidas también como las cámaras de piedra de Xiaonanhai, ahora, los investigadores han descubierto que no se trata de un yacimiento de origen natural, sino de una obra humana.

Según los estudios realizados en torno a la estructura de las cuevas y las dimensiones existentes entre ellas, los ingenieros estiman que para llegar a semejante tasa de excavación fue necesario el trabajo de un millar de personas, durante 24 horas al día, a lo largo de seis años.

Sin embargo, este cálculo solamente hace referencia al esfuerzo y al tiempo necesarios para eliminar tal volumen de tierra, es decir, no contempla el periodo relativo a la construcción, el cual podría haber sido mucho más amplio teniendo en cuenta el nivel de perfeccionamiento del diseño.

Diseño y construcción humana, pero sin registro

Para hacernos una idea, la escala a la que se construyeron las cuevas ha sido diseñada teniendo en cuenta hasta el detalle más pequeño. Cada una de ellas tiene forma de escuadra invertida que hace que al entrar el techo guarde mayor altura que el final de la propia estancia, un efecto que se agudiza al aportar a una de las paredes una inclinación del 45%.

Igualmente, cada una de las 24 cuevas está cincelada de la pared hasta el techo de forma proporcional, guardando entre sí la misma distancia y trazado. Y lo mismo sucede con los pilares. Cada cueva cuenta, como mínimo, con uno que sujeta el techo y un máximo de cuatro.

Cueva11 tripadvisor.es
Cueva22 tripadvisor.es
Cueva33 tripadvisor.es

Sin embargo, más allá del análisis de la estructura de las cuevas, ni arqueólogos ni ingenieros han conseguido averiguar exactamente cómo se construyó este entramado arquitectónico, quién lo ordenó o qué finalidad tuvo. Hay teorías que hablan de ovnis o mausoleos para los emperadores, pero de momento se han quedado en teorías.

Varios arqueólogos apuntan que una obra de estas dimensiones y tal grado de precisión, solo pudo haber sido ordenada por un emperador. Según esta hipótesis, no tiene sentido que un proyecto tan grande fuese organizado simplemente por los habitantes de la aldea, pero a su vez tampoco se entiende que no existan registros de la construcción.

Teniendo en cuenta la relación que existe entre los tamaños y las distancias presentes en las cuevas, las investigaciones creen que para llevar a cabo un sistema de proporciones tan preciso tuvieron que ser necesarios cálculos matemáticos avanzados, de los cuales tampoco hay constancia.

Sin embargo, en medio de este mar de incógnitas, las pinturas presentes en las paredes inclinan la balanza hacia la hipótesis de que la obra fuese ordenada por un emperador. Los dibujos de pájaros que se repiten de forma reiterada en las diferente cuevas han llevado a varios arqueólogos a relacionar la construcción con la dinastía Dongyi.

Las aves eran el tótem de esta civilización prehistórica que gobernó en varias áreas de la China oriental entre 1.500 y 1.900 años atrás, un lapso de tiempo que puede encajar con la construcción de las cuevas de Longyou.

En la actualidad, a pesar de que las investigaciones continúan abiertas, la aldea se ha abierto al turismo permitiendo la visita de las cuevas pagando una entrada en torno a los 8 euros. Sin embargo, dado que esta área de la provincia de Zhejiang no es uno de los puntos turísticos más concurridos y que las cuevas siguen siendo poco conocidas, la afluencia continúa siendo bastante discreta.

Así lucen las cuevas actualmente.

Cueva1 trip.com
Cueva2 trip.com
Cueva3 trip.com
Cueva4 trip.com

Imagen: Tripadvisor

Newsletter de Magnet

Suscríbete para recibir cada día las últimas noticias y las novedades más importantes para entender y disfrutar el mundo.
Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios