Publicidad

Multa a quienes paguen más del 70% en efectivo: el cerco al dinero metálico llega a Grecia


Multa a quienes paguen más del 70% en efectivo: el cerco al dinero metálico llega a Grecia
41 comentarios

Nuevo Gobierno, nueva configuración fiscal. Kyriakos Mitsotakis, desde julio presidente de Grecia por el partido de centro-derecha Nueva Democracia, se ha propuesto moderar la actual ligereza fiscal de la sociedad helena. Según las declaraciones a The Telegraph de este mes del principal asesor económico, Alex Patelis, a partir de 2020 los ciudadanos deberán aportar anualmente recibos en los que se demuestre que al menos un 30% de sus ingresos han ido a parar a pagos digitales. Si no lo hacen, tendrán que pagar una multa de un 22% extra sobre la diferencia con lo que falta de justificar.

¿Cómo funciona? Por citar un ejemplo, si un ciudadano gana unos 1.000 euros por mes pero sólo ha movido en total un 15% con su tarjeta de débito o crédito, mediante pagos electrónicos o vía transferencias bancarias, se le pondrá una multa de 400 euros a pagar a final de mes. Sólo quedarán exentos los mayores de 70 años. Esta medida se une también a otra con misma intención del año pasado, reducir el pago en efectivo máximo por producto de 500 a 300 euros. 

Según sus propios cálculos, el gobierno se garantiza una recaudación anual de más de 500 millones de euros con la iniciativa. A nivel global, es sólo una piedra más en el camino por la reducción al mínimo del uso del dinero efectivo en la que están metidos gobiernos y bancos y que puede afectar tanto a las mafias como a las clases más desfavorecidas.

Las 17.000 piscinas de Grecia: hay una anécdota ilustrativa sobre la economía en b de Grecia. En 2010 el Pasok intentó cuantificar el tamaño de la economía sumergida, especialmente entre las clases medias y pudientes: en los barrios del norte de Atenas, donde vivían los ricos, sólo había registradas 324 piscinas. Para cuando sacaron el Google Maps encontraron cerca de 17.000 piscinas, y eso después de que hubiese corrido el rumor de que se iba a investigar, por lo que muchos vecinos taparon con carpas las estructuras.

El fakelaki: ¿un 22% de economía sumergida, como dicen los informes manejados por Europa? ¿Un 30%, como estiman otros? Es difícil de cuantificar qué parte de la realidad griega es informal. Lo que sí sabemos es que es un problema enquistado en la propia cultura nacional. Fakelaki es como se conoce al soborno que se da a los funcionarios una vez van a hacer una inspección de trabajo o para evitar la vigilancia de los autónomos, desde fontaneros a periodistas. La corrupción sistémica es tal que, según testimonios de ciudadanos, cualquier operación sanitaria por la vía pública ya implica una serie de pagos vía sobres.

Por qué es una medida parcialmente injusta: según economistas con experiencia en el escenario griego, en realidad este es un empujón más en una serie de medidas de vigilancia bancaria que ya se habían establecido cinco años atrás. Además, e irónicamente, es un porcentaje de la clase media la que más soporta el peso fiscal.

Medios locales aseguran que un 5% de los contribuyentes que ganan entre 24.000 y 100.000 euros pagan el 50% de todos los ingresos por impuestos sobre la renta. El 95% restante de ese porcentaje de contribuyentes no pagan todos los impuestos sobre la renta que deberían. La cosa no se va a poner mejor para ellos: el Gobierno también ha aprobado medidas para moderar el impuesto de sociedades (de un 28 a un 24%), una reducción de la tasa sobre los dividendos del 10% al 5% y rebajas para quienes compren vivienda.

Y pese a todo, esperable: algunos argumentan que la medida provocará que la sociedad helena busque formas de declarar aún menos ingresos de los que ya indica mientras que otros consideran que en realidad ya se ha llegado al suelo hace mucho tiempo y es imposible ocultar más de lo que ya se hace. Hace poco se editó un documental en el que se explicaba cómo la evasión fiscal es el deporte nacional por excelencia, con gente compitiendo por ver las maneras más creativas de desfalcar. Según una reciente encuesta del Banco Central Europeo, el 57% de todas las transacciones griegas se hacen en efectivo, cifra sólo superada por Chipre y Malta, mientras que la media de la eurozona del oeste está entre el 5 y el 20%.

Temas

Publicidad

Comentarios cerrados

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios