Compartir
Publicidad

Nuggets si eres bueno, acelgas si eres malo: el menú infantil que ilustra nuestro problema nutricional

Nuggets si eres bueno, acelgas si eres malo: el menú infantil que ilustra nuestro problema nutricional
15 Comentarios
Publicidad
Publicidad

El hotel/cafetería Mirasierra, parada estratégica de la Autovía A1 cercana al Puerto de Somosierra, está en problemas. Desde hace tiempo sus responsables se han volcado a publicitar el restaurante en Internet, y cuenta con muy buenas notas en Booking o Tripadvisor. Tal vez motivados con la idea de viralizar su restaurante entre las familias elaboraron un gracioso menú paródico infantil con dos opciones: uno para los niños buenos y otro para los malos. Pero la llamativa propuesta no les ha quedado demasiado redonda.

Castigado a comer sano: como se aprecia en la foto que se está propagando por redes sociales, el menú se compone de un primer repertorio real y otro falso. Los niños “que se portan bien” pueden elegir entre croquetas y fideos y albóndigas con patatas o nuggets. De postre, helado. Si te portas más comerás unas insípidas acelgas y pescado, y para coronar tendrás que limpiar los platos. Como dice un tuitero, sólo falta que hubieran puesto que, para beber, tienes Coca-cola si te portas bien y agua si te portas mal. 

sd

Si te portas bien tendrás diabetes tipo II: evidentemente el falso menú de castigo de Mirasierra no existe, es sólo una herramienta de coacción para padres para animar a sus hijos a portarse bien durante su estancia. Pero esto trae el problema obvio de que, si usamos el menú infantil, estamos educando en la idea de que la comida sana se convierte en un acto peyorativo… y vice-versa. Aunque no hay nada de malo en comer croquetas o nuggets per se, alimentos ultraprocesados y frituras no deberían convertirse el estándar de una dieta saludable. También, que un niño que estuviese dispuesto a comer acelgas y pescado, verá esta opción como errónea. 

Y todo esto sin entrar a valorar el hecho de que limpiar los platos sea un castigo. 

Alérgicos a lo verde: seguro que conoces a alguno, esta gente que, de forma sistemática, desprecia el consumo de estos alimentos. Hay estadísticas para aburrir: uno de cada diez españoles dice no catar jamás fruta y verdura. Sólo el 11% de los españoles toma las cinco raciones de fruta y verdura recomendadas por la OMS. Sólo el 3% de los niños españoles comen verdura más de una vez día. Un 40% de niños españoles tienen sobrepeso, una cifra sólo superada en la UE por Chipre.

Si te comes la verdura te doy una chuche: vivimos en una cultura obesogénica, una en la que los factores externos (abundancia de alimentos baratos, tiendas de golosinas a pie de patio de colegio, anuncios de bollería) fomentan que nos pongamos gochos. Hoy día los padres deben educar a sus hijos en refrenar esos impulsos naturales hacia los alimentos menos sanos y que deberían ser puntuales… y al revés. Convertir verduras y pescado en una obligación y los dulces en una diversión es la peor estrategia. De hecho, hay nutricionistas que creen que en ningún caso deberíamos incluir factores de premio o castigo en la comida, para evitar los trastornos alimenticios.

El niño que desayuna garbanzos: es fácil acordarse de otro "menú infantil" que se hizo viral hace un tiempo, una nutricionista que, lejos de los habituales cereales o galletas, le daba legumbres a su hijo para desayunar. Pese a las críticas al tono soberbio con el que la profesional defendía a su hijo frente a los de los demás padres, lo cierto es que el niño estaba recibiendo mejores señales nutricionales que la de muchas otra familias. 

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio