Publicidad

Pareidolia, o el motivo por el que vemos un smartphone en un concierto de Parchís de los ochenta

Pareidolia, o el motivo por el que vemos un smartphone en un concierto de Parchís de los ochenta
18 comentarios

Publicidad

Publicidad

El estreno en Netflix de su esperado documental sobre Parchís está siendo eclipsado por una conversación que sus responsables posiblemente no esperaban. ¿Ha logrado el grupo de la ficha roja, la ficha amarilla et al. dejar el testimonio de los primeros viajeros del tiempo en España?

Evidentemente no, pero algunos usuarios se están obsesionado con un inquietante clip en el que, en mitad de una actuación del grupo para televisión en los años 80, una señora sujeta un objeto rectangular apuntando hacia el quinteto tal y como haríamos hoy en día con un smartphone.

No sólo tiene el objeto en sus manos, sino que lo observa por donde los móviles de hoy en día tienen la pantalla, y luego se lo enseña a la niña que tiene a su lado. Lo último que vemos es que la señora sujeta el móvil de la misma forma pero en modo vertical. Nuestro cerebro empieza a chirriar. No puede ser otra cosa que un móvil.

Una probable cámara fotográfica (o un improbable complot cientítico)

aszd Agfamatic pocket

Algunos comentaristas creen haber encontrado la respuesta. Es una Agfamatic pocket. O Una Instamatic. En cualquier caso, se trata de la solución más sencilla: es una pequeña cámara de fotos ligera de la época, y se ha grabado a la señora en el instante en el que esta estaba analizando el artefacto por la parte frontal, como si hubiese algún problema con el visor o para correr la rueda que revelase hasta la siguiente foto. 

Hay pruebas irrefutables de que no es un smartphone. El dispositivo no ilumina la cara de la señora (como sí haría cualquier móvil de hoy en día desde esa posición). También en un clip independiente vemos a la mujer dar palmas con el objeto colgando y sujeto a su muñeca con una correa, al igual que las cámaras antiguas (pocas personas dejarían que su preciado móvil se balancease así). 

Y la más importante de todas, ya sería coincidencia que viajase en el tiempo alguien del futuro (que sepamos aún no se han inventado estas máquinas) para llevar un dispositivo retro (un smartphone de los años 2010)… y grabar un concierto de Parchís. Sólo podríamos entender esto por dos motivos: que la señora está cambiando su propia historia personal al estilo Marty McFly o que los agentes del futuro controlen mejor la teoría del caos y hayan detectado que la inclusión de esta señora en este chanante concierto podría modificar eventos catastróficos del futuro cual aleteo de mariposa en Brasil.

zxsd

Nos decantamos más por la opción Gestalt. Desde hace algunos años están apareciendo cuadros antiguos en los que la gente se siente descolocada por el mismo fenómeno, ver lo que inequívocamente tiene que ser un móvil. Según el principio de la experiencia de la psicología moderna alemana, nuestro sistema nervioso se va formando condicionado por el mundo exterior. Decía Edgar Rubin que nuestras percepciones son activadas, vívidas y organizadas

Que no recibimos la información de forma pasiva, sino que ordenamos los estímulos. El fenómeno es popularmente conocido como pareidolia, el fenómeno por el cual un estímulo vago es percibido erróneamente como una forma reconocible. Aunque es más habitual poner ejemplos de pareidolias con objetos o superficies donde vemos caras, también se extiende a otros campos, como creer leer letras donde sólo hay manchas o en este caso ver herramientas que utilizamos varias horas al día donde se encuentran otras cosas.

Por todo esto es natural que hayamos ido asociando a los rectángulos negros en nuestras manos con un móvil, pese a que podrían ser espejos prestados por colonizadores ingleses a las tribus indígenas del Nuevo Mundo o biblias que sujetan campesinas del siglo XIX.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir