Compartir
Publicidad

Por supuesto que los defensores de que la Tierra es plana tienen una explicación para los eclipses solares

Por supuesto que los defensores de que la Tierra es plana tienen una explicación para los eclipses solares
Guardar
48 Comentarios
Publicidad
Publicidad

No nos hemos olvidado de ellos. Cuando supimos que iba a tener lugar un nuevo eclipse pensamos inmediatamente en la nueva comunidad underground favorita de internet: los terraplanistas. Muchos problemas se le deben plantear a estos amantes de la planicie cuando vez que se provoca un efecto sólo posible por el modelo heliocéntrico. Pero no nos han defraudado, tienen salidas argumentales para todo.

Lo primero que deberíamos señalar es que no todos los seguidores del credo de la Tierra Plana profesan la misma fe. De ellos hay al menos tres grupos, los religiosos o defensores de que nos protege una especie de cúpula-firmamento gigante; los científicos y sus predicciones matemáticas con las que sortean los errores de los terraglobistas, y un último grupo más new age, que considera la “teoría del no-bosque” por la que nuestro planeta se pareció más en su primer momento al Pandora de la película Avatar y que ahora vivimos en una distopía que ha perdido toda su biosfera.

Nuestro grupo favorito son, por supuesto, los racionales. Sobre todo estos son los que más explicaciones han dado al fenómeno.

La sombra de la Luna: qué pasa con todo eso

Snip 20170822133418

Como apuntan los seguidores y recordando las lecciones que nos dieron en naturales en el colegio, la sombra de un objeto emitida por un proyector que brilla sobre una pared debe ser siempre al menos del mismo tamaño que el objeto original. Pones algo a la luz y cuanto más lejos esté de la pared más grande será la sombra, cuanto más cerca de la pared más pequeño, peri siempre al menos del tamaño del objeto alumbrado.

Sin embargo, y como nos recuerdan los teóricos de la Tierra Plana, la sombra que deja la Luna en la Tierra durante un eclipse solar no es en absoluto del tamaño original de la Luna, es muchísimo más pequeño.

Snip 20170822124159

El problema, según explican profesores de física, es que esa premisa científica sólo funciona para objetos lumínicos caseros y no para grandes astros a miles de kilómetros de distancia. “El sol no es un simple "proyector", como una linterna. Es una enorme fuente lumínica difusa que irradia luz en todas direcciones desde una distancia considerable en relación con la Tierra y la Luna”.

Una analogía más correcta, aunque también casera, sería imaginar la sombra que deja una canica a la luz de una hoguera.

Hay otra razón para defender esta teoría: ¿cómo es posible que veamos al Sol y a la Luna del mismo tamaño cuando según los terraglobistas dicen que son dos astros de volúmenes muy distintos? Para ellos es demasiada casualidad que el Sol esté exactamente a 400 cuerpos de distancia de la luna, el justo para que sus dos tamaños nos parezcan iguales desde el punto de vista terráqueo. Por supuesto, mucho más sencillo es defender que tanto el Sol como la Luna son dos objetos del mismo tamaño y a la misma distancia de nosotros.

¿Por qué va el eclipse del este al oeste si la Tierra gira presuntamente al revés?

Eso, por qué, años y años oyendo que el astro va en una dirección y ahora resulta que el fenómeno va por el camino opuesto.

Lamentablemente, tal y como explica un doctor de la NASA, la Luna se mueve normalmente hacia el este en su órbita a unos 3.400 kilómetros por hora, mientras que la Tierra gira mucho más lentamente a 1.670 kilómetros por hora.

Ninguna de estas premisas científicas le importa a este colectivo, ya que ellos ya han encontrado su propia y mejorada versión sobre lo que ocurre durante un eclipse, con el añadido de que es precisamente el fenómeno de un eclipse lo que mejor fundamenta la teoría de que la Tierra es Plana: mientras el Sol y la Luna giran sobre nuestro disco, en círculos concéntricos y a diferentes velocidades provocando estas felices casualidades cada cierto tiempo. Se ve muy claramente aquí:

La NASA te manda poner unas gafas ridículas para ocultarte la verdad india

Dl U382004 054 Un montón de gente estafada por los gobiernos.

Como buen descreído de las fuentes tradicionales de autoridad hemos visto a Donald Trump mirando fijamente durante un instante al eclipse para disgusto de muchos norteamericanos y aún más científicos, pero con ello tal vez le estaba haciendo un guiño a los votantes terraplanistas. Los médicos y astrónomos llevan años insistiendo en las nefastas consecuencias de no ponerse protección cuando observamos este suceso con nuestros ojos, ya que podría pulverizar nuestras retinas.

Pero a esta gente no se la dan con queso, “Ellos” quieren que te pongas unas gafas para ocultarte la verdad, que lo que colapsa al Sol no es la Luna girando. ¿Qué objeto pasa entonces por delante del Sol en esos momentos? El planeta Rahu, de la teoría milenaria hindú por la cual en el sistema astrológico védico, gira como otros tantos alrededor de la tierra, pero Rahu era descrito como el “reptil comedor de soles”, lo que para esta sociedad es una señal de que los antiguos hindúes ya habían encontrado el astro que oscurecía con sus sombras sus tierras durante los eclipses.

Maxresdefault

Por supuesto, el calendario védico ya había predicho el eclipse de Rahu el 21 de agosto de 2017, al igual que los mayas sabían exactamente cuándo iba a tener lugar el fin del mundo.

Por si fuera poco, los terraplanistas han encontrado un aliado inesperado del último momento, la prueba evidente de que demasiado escepticismo puede provocar errores de juicio graves. Julian Assange estuvo contando ayer por la noche que mirar directamente al Sol durante un eclipse no te deja ciego, y que esta "histeria" general acerca de la protección solar la provocan las "industrias oftalmólogas" que se forran vendiendo las gafas ese día.

Assange acertaba en un punto: es cierto que cuando el eclipse es absolutamente total, durante ese brevísimo tiempo en que el sol queda totalmente bloqueado, tus ojos están a salvo. El problema es que la mayoría de la gente no sabe calcular a ojo cuándo empieza y acaba esa horquilla de tiempo segura y, sobre todo, que la mayoría de nosotros nunca vemos el eclipse total, sino que sólo unos pocos escogidos se encuentran en la posición de la Tierra que vivirá el 100% del eclipse.

Resumiendo: el que no encuentra teorías es porque no quiere.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos