Publicidad

El presidente de Ucrania nos recomienda un documental de Joaquin Phoenix. ¿Motivo? Poner fin a un secuestro


El presidente de Ucrania nos recomienda un documental de Joaquin Phoenix. ¿Motivo? Poner fin a un secuestro
8 comentarios

Sería interesante preguntarle ahora al documentarista Shaun Monson cuál es su opinión sobre la máxima “no existe la mala publicidad”.

El secuestro: un hombre que se ha identificado a sí mismo por el nombre de “Maxim el Malo” secuestró ayer un autobús con 13 pasajeros en la plaza del Teatro de la ciudad de Lutsk, al noroeste de Ucrania. Iba pertrechado con un arma automática y con varios explosivos alrededor de su cuerpo que no paró en ningún momento de enseñar. Su objetivo era que todos los estamentos de poder del país, desde jueces hasta los representantes de la Iglesia, reconociesen públicamente que eran unos “terroristas”.

Operación Bumerán: la respuesta del Gobierno, con el presidente Volodymyr Zelensky a la cabeza, fue iniciar un plan para evitar que el incidente se saldase con víctimas mortales. Maxim fue en un primer momento implacable, pero a medida que pasaban las horas (el secuestro se alargó durante 12) el héroe rebajó sus expectativas. Ahora todo lo que hacía falta es que Zelensky recomendase en sus cuentas de redes sociales el documental Earthlings (“terrícolas”) de 2005 dirigido por Monson. Cual capítulo de Black Mirror, Zelensky accedió y subió así el mensaje a su Facebook (aunque ya ha sido retirado).

¿Terminó bien el secuestro? Al menos todo lo bien que podría terminar un incidente así. Llegado un punto el asaltante se cabreó y tiró una de sus granadas por la ventanilla del bus, aunque, como no le había retirado la anilla, no estalló. También disparó en cierto momento en las proximidades en las que se encontraba el jefe de Policía. A las horas de que llegase la liberación de las víctimas los agentes desactivaron dos artefactos explosivos en otros puntos de la capital.

¿Por qué pediría alguien de esta forma que se difundiese un documental? Maxim, además de una persona profundamente desequilibrada y peligrosa (había cometido diez años de cárcel por posesión ilegal de armas, pertenencia a banda criminal y extorsión entre otras, y además había escrito un libro), es un humanista. Earthlings es una crítica a nuestra relación actual con los animales. Durante la retención le pasó el teléfono a los pasajeros con clips de la peli para que constatasen que el entuerto en el que les había metido contra su voluntad era en el fondo por una buenísima causa.

¿Y está bien, Earthlings? Está fenómeno. Tiene unas estupendas críticas en los foros fílmicos y de activismo, con comentarios que van del “impactante” al “necesario”. La propia película se describe a sí misma en el tráiler como “uno de los filmes más violentos de toda la historia… Salvo que lo que ves es real”. En ella aparece la típica ensalada de referencias sobre nuestra crueldad animal: extermino de especies, mamíferos a los que se les arranca la piel mientras están vivos y se les deja agonizar o las propias corridas de toros.

No menos importante, el documental está locutado por el simpar Joaquin Phoenix (sí, el mismo que entonó un incisivo discurso animalista en los últimos Oscar) y musicado por Moby. Habría que preguntarle a los rehenes ucranianos si ellos también, como ocurría en Earthlings, cantaron por dentro aquello de “Why does my heart feels so bad?”.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios