Compartir
Publicidad

Qué coño está pasando en Locas del Coño, una de las webs de referencia del feminismo en red

Qué coño está pasando en Locas del Coño, una de las webs de referencia del feminismo en red
48 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Uno de los colectivos feministas activos en Facebook más importante del panorama español ha estado de actualidad en las últimas semanas. Como cubrieron algunos medios, Locas del Coño recibieron durante días continuados ataques coordinados desde Burbuja.info y Forocoches con intención de banear su página y su contenido.

Imágenes como el logotipo de la página (una representación gráfica y minimalista de un coño) o una viñeta de Manel Fontdevilla tuvieron que ser retiradas por incitar al odio. Y durante algo más de una semana la página de Facebook estuvo intermitentemente activa o bloqueada. Ahora vuelve a estar restaurada, y sus 160.000 seguidores pueden seguir disfrutando de su contenido.

Sin embargo, un nuevo artículo de una de las fundadoras históricas de la página, Jessica Fillol, ha vuelto a encender el debate sobre la situación de Locas del Coño. En su blog personal Fillol comentaba su punto de vista sobre lo que la página vivió esos días de censura así como en momentos anteriores y posteriores. Esta también va a ser una mala semana para las responsables actuales de la página feminista.

Locas del Coño: la modificación del equipo editorial original

Ahora mismo el dominio locasdelcoño.com no funciona y no tiene visos de hacerlo en ningún momento cercano. Aunque la página de Facebook es la cara más visible de este colectivo, su principal fuente de creación es su web, desde donde habitualmente, y por sistema de colaboraciones libres y gratuitas, se publicaba contenido (artículos, dibujos, fotos) feminista, inicialmente “de todo tipo de corrientes”, según Fillol.

Pero en los últimos tiempos Locas del Coño tenía una faceta más marcada de feminismo interseccional. Esta corriente busca acabar con todos los tipos de opresión, y se han de contemplar todas las categorías de todos los grupos que sean discriminados para evitar reproducir la opresión dentro del feminismo. Esto es, no limitar la acción al conflicto de sexo o género, sino extenderlo a raza, (dis)capacidad, orientación sexual, la religión, la casta, la edad, la nacionalidad.

Extracto Extracto del texto de Jessica Fillol en el que habla del trabajo de Li Kackynski.

Según cuenta Fillol, Ro de la Torre creó el primer dominio de la página y ella junto con otras cuatro personas (Fillol, Gisella y Lidia Infante y Altair Diez Gil) trabajaron al principio, desde noviembre de 2015. Para agosto de 2016 tanto Ro como Gisella decidieron marcharse del proyecto, que recayó en manos de Fillol e Infante así como otras nuevas colaboradoras. De los nuevos miembros el más destadado es Li Kackynski. Según cuenta Fillol, “Li siempre ha sido la guardiana de las esencias del movimiento transfeminista interseccional”.

Río revuelto y ganancia de los trolls de Facebook

Cuando llegó el bombardeo troll por parte de los conocidos foros españoles que ayudó a que la página se bloqueara en diciembre, surgieron al mismo tiempo perfiles falsos de las mujeres que trabajaban en la página, así como en algunos casos la dirección física de su vivienda y amenazas explícitas. A esto, con lo que el ambiente ya estaba cargado, se le sumó una publicación de Fillol que no cayó bien entre los grupos feministas pro-prostitución.

En el citado artículo, Fillol visibilizó una historia que les había llegado: una mujer que se indignó al ver cómo el entrenador del equipo de fútbol recompensó a los futbolistas con la contratación de los servicios de una striptease. Usuarias de las redes sociales pro-sex criticaron el artículo, ya que defendían que eso estigmatizaba la profesión de las trabajadoras del sexo. Desde Locas del Coño se criticó que Fillol publicase el post, y finalmente Lidia Infante borró el artículo.

Según la fundadora, ella había hecho durante mucho tiempo el trabajo duro y constante de publicaciones de la página, e Infante sólo había estado para el trabajo de relaciones públicas y la vertiente recaudatoria de la página (supuestamente se habrían publicado noticias promocionales haciéndolas pasar por noticias sin lucro).

Así que, cuando tocó actualizar el dominio de la página, que ella tenía a su nombre, rechazó prorrogar la validez del hosting. Al tiempo que se desvinculaba de seguir colaborando con el colectivo Fillol les envió por webtransfer todos los contenidos históricos de la página y les dijo que podían hacer lo que quisieran con ese contenido (el del resto de colaboradoras, el suyo pide que sea borrado). Y claro, no mantener locasdelcoño.com es algo que molestó a las gestoras actuales, aunque resubieron el histórico de la web a un nuevo dominio, locarconio.com.

Fillol es tajante: “de lo único de lo que se preocupan mis ‘compañeras’ es de limpiar el nombre de Locas del Coño, de preservar la imagen de marca para poder seguir haciendo negocio”. También dice que “Lidia Infante se ha apropiado de un proyecto que no le pertenece para su lucro personal a costa del esfuerzo de mucha gente, y sin decir nada a nadie”.

A la espera del comunicado oficial de Lidia Infante

Las personas activas desde Locas del Coño ya han avisado de estar elaborando un comunicado oficial que saldrá en poco tiempo, y parece natural esperar a conocer su punto de vista ante las acusaciones vertidas por Fillol.

Ahora mismo las posturas de las personas interesadas por el feminismo en red cercanas a este colectivo se dividen entre los que apoyan a Fillol o los que están con Infante; el apoyo a los discursos pro-prostitución o a las tendencias abolicionistas. También entre la defensa de un feminismo plural y el veto a ciertas conductas dentro del movimiento.

En cuanto a ese último punto, es difícil establecer dónde está posicionada cada persona. Lo que sí está claro que, ahora mismo, este pequeño rincón del feminismo online, la sororidad está algo distraída.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio