Publicidad

Por qué hay un hombre corriendo a cuatro patas en un capítulo del reality Exponiendo Infieles

Por qué hay un hombre corriendo a cuatro patas en un capítulo del reality Exponiendo Infieles
34 comentarios

Publicidad

Publicidad

Parece la secuencia de alguna comedia de humor absurdo japonesa al estilo de Hitoshi Matsumoto, pero no, se trata de una escena real, que, convenientemente, las redes sociales han recortado para dejarla fuera de contexto y hacer que mucha gente empiece a replantearse su existencia.

El programa en el que tiene lugar la escena es Exponiendo Infieles, un canal mexicano de Youtube popularísimo estilo reality show claramente guionizado y cuya premisa base es que una pareja deje a la presentadora acceder a su móvil y demostrar que no ha sido infiel. 

En la escena de marras (minuto 19), grabada en Monterrey, el hombre es un “masajista profesional” cuyos mensajes van demostrando que ofrece demasiados servicios gratuitos a sus amigas. La novia (al borde de la risa, todo sea dicho) le da un tortazo y sale corriendo. Él la sigue… tal y como hemos visto. El programa sigue después con su programación habitual, como si no acabasen de presenciar uno de los fenómenos más inquietantes de la historia.

Como muchos han señalado, el tipo bien podría ser un maestro del ninjutsu narutiano, un “devilman” al estilo del reciente anime de Netflix o simplemente el supervillano de Múltiple. Sabemos que el hombre no está sólo, y apenas unos meses atrás otra mujer noruega también se hizo popular (aunque sin un vídeo tan cómico como el que hemos visto). La afición de Ayla Kirstine a correr a cuatro patas la ha llevado a ser una experta del galope a campo abierto o una candidata a campeona de pruebas de hípica y no como jockey precisamente. Otro vídeo de 2013 mostraba a otra niña practicando el mismo ejercicio.

Las escenas nos resultan antinaturales no sólo porque no estemos acostumbrados a verlo, sino porque parece que debe ser hasta físicamente imposible. El hombre evolucionó hasta ser bípedo por algún motivo. Y, de hecho, si tantas criaturas monstruosas de la ficción son hombres medio lupinos que corren a cuatro patas es porque ese movimiento lleva asociada una carga de terror atávico a los humanos más primarios. 

Pues bien, resulta que sí, que hay grupos de personas ejercitándose para ser los mejores en esta práctica. La categoría se llama All Fours Running y tiene su propio récord Guinness. En 2015 la ostentó Kenichi Ito, natural de Tokio, quien batido el récord mundial de los 100 metros más rápidos corriendo a cuatro patas. Aunque el japonés logró una marca inferior a la que logramos los humanos corriendo sólo con nuestras piernas, los estudios científicos vaticinan que es posible que en breves este estilo sobrepase al bípedo.

Si tienes interés en probarlo, aquí un chico llamado Ya Boi Kev te da algunos consejos, como que intentes mantener siempre tu columna paralela al suelo (tal y como la lleva la mayoría de cuadrúpedos, y todos los más veloces) y que sigas practicando hasta que encuentres unos movimientos y una forma de colocar las manos con los que te sientas cómodo.

Siguiente reto: intentar no tener pesadillas con todo esto.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio
Compartir