Compartir
Publicidad
Publicidad

Resulta que los arcoiris son en realidad círculos y que son perfectamente visibles desde las alturas

Resulta que los arcoiris son en realidad círculos y que son perfectamente visibles desde las alturas
Guardar
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La iconografía popular del arcoiris lo ha dibujado históricamente como un arco, un estallido de color que se dobla sobre el horizonte y forma un gigantesco portón de emociones. Una lástima que en realidad se trate de un círculo.

¿Cómo, un círculo? Un círculo, por más que no hayas visto uno en tu vida. Es normal, por otro lado: el círculo completo del arcoiris sólo se puede apreciar en determinadas circunstancias climatológicas, dada una determinada posición del sol y desde las alturas, dado que es el único espacio en el que la tierra o el horizonte no entorpecen nuestra visión.

Es lo que le ha sucedido a este simpático obrero ruso que mientras trabajaba en una grúa cayó en la cuenta de lo fantástico del arcoiris que tenía frente a sí: era un círculo perfecto. Agarró el móvil, lo grabó, terminó en YouTube y el vídeo acumula en apenas un día 200.000 visitas y cobertura mediática mundial. Porque, ¿cómo, un círculo?

Lo cierto es que un mero repaso al archivo de Internet muestra que el asunto ha generado bastante atención. En 2013 Colin Leonhardt tomaba esta increíble fotografía en Australia en la que se apreciaba un precioso arcoiris circular (con su doble arcoiris reverso y su Banda de Alexander incluida). Dado lo alucinante de la estampa, diversas publicaciones se lanzaron a explicar qué estaba pasando.

Y lo que estaba pasando no era nada demasiado extraordinario desde el punto de vista óptico, pero sí desde nuestra experiencia personal. En Slate, Phil Plait lo analizó de forma sencilla. Si pensamos en un arcoiris como el resultado de la luz solar filtrada por las gotas de lluvia situadas a 42º de la posición exacta opuesta al sol, no hay motivo para que el arco no torne en círculo. Excepto que sí lo hay: la superficie terrestre.

En gran medida, vemos arcoiris porque hay suficientes gotas condensadas en el aire que permiten generar el fenómeno. La mirada hacia el cielo tiene más profundidad, más luminosidad y más gotas que la mirada hacia la tierra, a la que estamos adosados y que cuenta con muchas menos gotas para refractar la luz solar en forma de colorines. De ahí que la parte superior del círculo (sobre el horizonte) sea visible y la inferior no.

¿Pero qué sucede cuando nos elevamos lo suficiente y anulamos el traidor efecto del horizonte? Que estamos por encima de las gotas que generan el arcoiris, y que no hay ningún obstáculo visual que nos impida disfrutar del círculo de colores en plenitud de gozo. Es lo que le sucede muchas veces a los pilotos de aviones (no a los pasajeros, con sus limitadas ventanillas), y es de lo que pudo asombrarse el obrero ruso hoy viral.

Full Si te elevaras lo suficiente, lo verías completo. (Wikipedia)

Sólo en ese caso, estando por encima de las gotas y con el sol a tus espaldas, se puede dar el círculo.

Hay que tener en cuenta otro aspecto más: para disfrutar de un círculo arcoiris completo, es preferible hacerlo cuando el sol está más bajo (porque a menor altura, mayor será la comba de la curvatura del arcoiris). De modo que si estás pensando en fotografiar uno, ya sabes: busca una posición muy elevada (una avioneta sería ideal), deja que amaine la tormenta y espera al atardecer. Quizá entonces puedas verlo.

PD: No confundir este fenómeno con la Gloria.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos