Compartir
Publicidad

Saffiyah Kahn plantó cara a la extremismo con una camiseta de The Specials. Dos años después, es su cantante

Saffiyah Kahn plantó cara a la extremismo con una camiseta de The Specials. Dos años después, es su cantante
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Te acuerdas de Saffiyah Khan? Hace no mucho se convirtió en uno de los símbolos de la lucha antirracista y antiinmigratoria en Gran Bretaña. 

La fama de Khan: En Birmingham, en abril de 2017 y en mitad de una manifestación por el atentado de Londres de semanas antes convocada por la extrema derecha, Saffiyah de origen paquistaní y bosnio y con estética antifascista, se enfrentó con Ian Crossland, el líder del grupo de la Liga de Defensa Inglesa (EDL, en sus siglas en inglés). La instantánea, en la que el hombre gritaba y la mujer reía, se hizo viral, y al poco tiempo Crossland escribió en su Facebook: “Tiene suerte de que todavía le queden los dientes”.

Lo que no se apreciaba en la foto viralizada pero sí en otras de ese mismo encuentro es que la joven llevaba una sudadera de The Specials, una importantísima banda de ska británica, el subgénero 2 Tone, que arrasó en el país especialmente durante finales de los 70 y principios de los 80 (aunque en años posteriores también han seguido grabando y actuando) y con una gran influencia musical y política en la historia de la música. 

Alianza en tiempos de regresión: al poco de publicarse la imagen que hizo viral a Khan, la banda se ofreció a darle tickets gratuitos para que fuese a uno de sus próximos conciertos, pero un año y medio después han vuelto a reunirse. Juntos han compuesto una canción protesta, probaron las habilidades de la chica en el escenario y ahora han garantizado su inclusión en la próxima gira europea y estadounidense. 

El giro antisexista: lo interesante no es sólo que una desconocida se haya aliado con uno de los tótems de la música antirracista, sino que lo ha hecho para hablar del feminismo. Prince Buster, cantautor jamaicano, ha sido una reconocida influencia de la música de la banda británica, como de muchas otras bandas del momento. Una de las canciones más famosas de Buster era Ten Commandments of Man, un alegato machista donde el cantante ordena el sometimiento total de la mujer y que no desentonaba ni molestaba en los años 60, cuando se compuso.

Hacer cuentas con el pasado: así, permitiendo que Saffiyah Khan haya hecho una revisión del tema con su propia versión, The Specials salda una deuda ética. The Specials siempre hizo himnos por la igualdad, como Racist Friend (“si tienes un amigo racista, ahora es el momento de acabar con una amistad…”) o la colaboración de 1982 con Rhoda Dakar que es The Boiler, donde se narra la violación de una mujer y la impasividad de la sociedad. El grupo ha reconocido que llevaba tiempo intentando criticar los 10 mandamientos de Prince Buster, pero reconocían que sus versiones, con ellos, hombres, como lectores del manifiesto, quedaban como sátiras en vez de como protesta.

A continuación, una traducción de la letra:

Los mandamientos por mí, Saffiyah Khan:
No escucharás a Prince Buster o a cualquier otro hombre que quiera darnos un “amable” consejo sobre temas que sólo me implican a mí.
Puedes llamarme feminazi o femoide. Y ver si me importa una puta mierda, querido pseudo intelectual de internet. Me dicen que soy una infeliz por no ser femenina, no dándose cuenta de que puedo ser infeliz porque son las 3 de la mañana y estoy en un rincón de YouTube mirándolos lloriquear.
Me puedes piropear por la calle. Pero ten en cuenta que te piropearé de vuelta para decirte lo sexy que son tus leggins, o tu traje, o tu cara de alelado.
Las chicas no deben ponerse las unas contra las otras o usar ideales hechos a la medida del hombre. ¿No te das cuenta de que solo estás haciendo el ridículo cuando le preguntas a alguna "¿Por qué no usas maquillaje?"? ¿Es eso lo que necesita una mujer para impresionar a un tío cuyo cerebro está hecho de promesas de mujeres con curvas de la talla 34 y tetorras respingonas? 
No le dirás a una chica que se lo merece porque su falda sea demasiado corta mientras va camino a casa y las luces de la calle la iluminaban como un blanco. Que ella lo empezó porque le miró y él lo terminó porque ella quería. Y después sacarán su falda como prueba ante el juez. 
Y ella debería tener el derecho de decir "puedes decirme cómo tengo que vestir. No voy a ser la guinda de tu pastel ni un bomboncito en tu brazo, sino que voy a ser vista y a ser escuchada”.
Estos son mis mandamientos, los de Saffiyah Khan.
Panda de pseudo intelectuales.
Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio