Compartir
Publicidad

Si queremos preservar la Tierra tendremos que vivir "peor": hasta ahora no hemos demostrado otra cosa

Si queremos preservar la Tierra tendremos que vivir "peor": hasta ahora no hemos demostrado otra cosa
10 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Trump haría la división hablando de países “normales” y países “de mierda”. Nosotros, más políticamente correctos, diferenciaríamos entre esos países en los que los humanos tenemos derechos sociales y vivimos medianamente bien y aquellos en los que aún no se ha colapsado el medio ambiente y se están cargando progresivamente el planeta.

Pero ahora resulta que esta división no es caprichosa o infundada, sino el resultado al que han llegado una serie de investigadores de Inglaterra y Alemania, tanto del Instituto de Investigación de Sostenibilidad de la Universidad de Leeds como del Instituto de Investigación de mercado sobre bienes comunes globales y Cambio Climático en Berlín.

Y sus conclusiones no son nada tranquilizadoras: tal y como lo tenemos montado ahora mismo, no puedes vivir en un país que cuide las dos cosas al mismo tiempo. Son incompatibles y te va a tocar elegir.

Umbral social y límites biofísicos, los dos pilares del bienestar presente y futuro

Paises Dos mapas. En el de arriba, los países que satisfacen las necesidades sociales de sus ciudadanos. Abajo, los que lo hacen en materia de sostenibilidad. Pero ningún país es lo suficientemente bueno en ambos campos como para que los demás lo puedan usar de modelo. Imágenes del investigador Daniel O'Neill.

Llegaron a esta conclusión después de considerar las 11 condiciones necesarias para lo que consideramos una existencia cómoda. Algunos de los elementos en su lista son considerables como condiciones básicas, ingresos diarios de más de 1.90 dólares, acceso a electricidad y a comida diaria, vivir más allá de la jubilación… pero otras eran objetivos sociales más amplios, como la igualdad, las redes de apoyo emocional y un suficiente grado de satisfacción vital por parte de sus ciudadanos.

Frente a esas condiciones, otro eje completamente distinto en el que se valora la calidad medioambiental: siete condiciones sine qua non, como son las emisiones de dióxido de carbono, la explotación de recursos naturales como nitrógeno, fósforo, cantidad de agua potable, etc.

Lo que descubrimos haciendo estas divisiones es que los países tienden a polarizarse fuertemente dividiendo esos dos grupos, los ecológicamente viables y los humanamente habitables. Aquí ves esa gran concentración en dos ejes distintos:

Nndg3d3vj5dm3lbzwvxg6so77m Todo mal (menos Vietnam, que sólo regular). Imagen de Daniel O'Neill.

Como recoge el análisis, son los países prósperos, del ámbito de la OCDE, los que más ayudan a sus ciudadanos, pero sólo Austria, Alemania y Países Bajos lograron cumplir las 11 condiciones de excelencia. Otros siete países lograron cumplir 10 puntos y otros tantos 9 o menos. La vida es, a nivel humano, muy deficiente en Bolivia, La India o Sudán.

3.2 sobre 10: así suspende España (y el resto de países)

Snip 20180207133047 Estados Unidos versus España. Todo lo que excede el anillo verde oscuro es el gasto excesivo medioambiental. Lo que no alcanza el anillo azul oscuro, el trabajo que queda por alcanzar el umbral social.

Por si te interesa, los resultados a nivel regional por parte de estos 150 países son interactivos. En España por ejemplo sacamos un 8 sobre 11, y suspendemos en calidad democrática, igualdad social y, sobre cualquier otra cosa, empleo. A los mexicanos se les suspende en acceso a la sanidad, salario, apoyo social e igualdad social y muy notablemente en educación y calidad democrática.

Cuando hablamos de contaminación y sostenibilidad, la tabla se invierte. Sólo en Estados Unidos las emisiones de CO2 per cápita son 13 veces superiores al nivel sostenible, el uso de fósforo es ocho veces superior y el de nitrógeno se multiplica por siete. Como si eso no fuera suficiente, sus huellas ecológicas y materiales son cuatro veces superiores a los niveles sostenibles.

Este es uno de los casos de países avanzados más extremos, pero también los canadienses o los nórdicos suelen suspender en al menos una o dos de las siete categorías de sostenibilidad. La diferencia es que, mientras un país puede funcionar sin rendir completamente en alguna categoría social, a nivel medioambiental es necesario que se cumplan todos los requisitos, ya que de no ser así se está avocando al planeta a su destrucción.

Vietnam Dinamarca Vietnam versus Dinamarca. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk

Probablemente lo más sorprendente de este análisis es comprobar quién es el ganador en esta carrera por el equilibrio: Vietnam. Aunque el país asiático sólo cumple seis de los 11 objetivos sociales, cumple con todos los objetivos de sostenibilidad, excepto uno: emiten demasiado dióxido de carbono, más del tope para evitar que el planeta se caliente en más de 2 grados, que, recordemos, es el objetivo al que se llegó en el Acuerdo de París.

Austria Swa Austria versus Swazilandia. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk

El país en el que no te gustaría estar de ninguna de las maneras: Swazilandia. Suspenso en las 11 categorías sociales y sólo dos aprobados en los siete puntos de sostenibilidad ambiental.

La tendencia general es a mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. En las últimas décadas muchos nuevos países están progresando en categorías como la asistencia sanitaria, alimenticia, salarial y acceso a la electricidad. Eso sí, dos tercios de los países de todo el planeta ya emiten demasiado CO2 y más de la mitad usan demasiado nitrógeno y fósforo. Además, el 56% de los países está utilizando sus tierras de forma insostenible.

Mexico Sri Lanka México versus Sri Lanka. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk

Lo que encontraron es que la humanidad tiene mucho trabajo por hacer, mucho transporte que repensar, muchos cultivos que racionalizar y mucho gasto de recursos naturales que empezar a limitar fuertemente. Si no conseguimos solucionar eso en los próximos años, la humanidad habrá demostrado algo: siete, once mil millones de personas no podemos vivir bajo los estándares de civilización del siglo XXI en la Tierra sin cargárnosla durante el proceso. O dicho de otra forma, que todos vivimos, a día de hoy, en un país "de mierda".

India China India versus China. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk
Brazil Francia Brasil versus Francia. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk
Bolivia Japon Bolivia versus Japón. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk
Kenia Peru Kenia versus Perú. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk
Colombia Rusia Colombia versus Rusia. Infografía de goodlife.leeds.ac.uk
Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos