Compartir
Publicidad

¿Todos los caminos llevan a Roma? Al parecer, sí

¿Todos los caminos llevan a Roma? Al parecer, sí
4 Comentarios
Publicidad
Publicidad

La frase se eleva por encima de siglos y siglos de historia para insertarse en el imaginario colectivo europeo: "Todos los caminos llevan a Roma". Pronunciada, es fácil imaginar la vasta red de carreteras y caminos que el Imperio Romano levantó durante su larga existencia, tan determinante para el devenir de nuestro continente. Hoy pervive como cliché, y años después del surgimiento del automóvil y de las carreteras y autovías modernas, ¿tiene sentido sostener que todos los caminos llevan a Roma?

La disyuntiva parecía eterna, hasta que el equipo creativo de Moovel, una aplicación alemana con sede en Stuttgart dedicada a localizar por ti las rutas más rápidas a un punto de destino cualquiera, se propuso resolverla. El resultado es "Roads to Rome", un cúmulo de mapas interactivos que no sólo indican todas las rutas que llevan hasta la capital italiana, sino también a algunas otras "Romas" repartidas por todo el mundo. A nivel visual y técnico es una trabajo impecable, además de muy interesante.

Entonces, ¿todos los caminos llevan a Roma? La respuesta es sí. Aunque se podía deducir con cierta facilidad: hoy en día prácticamente todos los puntos habitados del continente europeo están conectados con alguna red de carreteras, ya sea primaria, secundaria o terciaria. Esta, a su vez, se enmarca dentro de un esquema nacional. En última instancia, todos los estados europeos están conectados los unos con los otros por carreteras. De modo que el reto era encontrar la ruta más rápida desde cada lugar del continente, por remoto que fuera.

Roma2
Todos los caminos llevan a Roma, en un sólo mapa.
Detalle Espana
Detalle del sur de España.

¿Cómo conseguirlo? En Moovel Lab optaron por utilizar dos herramientas. Por un lado, OpenStreetMap, sin la que hubiera sido imposible dibujar el mapa que veis más arriba. Por otro, GraphHopper, a través de la cual pudieron programar todos los trayectos. Antes debieron dividir todo el continente europeo en pequeñas cuadrículas que servirían de punto de partida. El mapa muestra exactamente 486.713 rutas, 486.713 puntos de inicio que cubren 26.503.452 kilómetros cuadrados de territorio europeo.

El resultado es un gran sistema fluvial en el que las grandes rutas de comunicación ejercen de ríos subsidiarios de, en última instancia, la carretera principal que lleva a Roma. Cada uno de ellos cuenta con sus propios afluentes. Hay miles y miles de ellos, en tanto que el mapa ha incluido carreteras regionales y comarcales para conectar de la forma más rápida posible cualquier lugar de Europa con Roma.

Como es lógico, muchos trayectos comparten carretera. Aquellas más transitadas son más anchas. La impronta visual es fantástica, además de un modo muy efectivo de identificar las principales vías de comunicación terrestre del continente. En España se identifican con facilidad la A-2, la A-7, y la A-62/AP-1.

Eeuu Romas
Si estás en EEUU, este es el método más rápido de alcanzar Roma.

De forma paralela, en Moovel Lab fueron un poco más lejos. ¿Cómo llegamos a todas las "Romas" del mundo? En Estados Unidos, por ejemplo, hay una decena de ellas. El país es un crisol de localidades referenciales, fruto de la grandísima inmigración que pobló el continente durante el siglo XIX y el siglo XX. Muchos de aquellos inmigrantes eran italianos, y fundaron ciudades nuevas en memoria de su capital, Roma. Se expanden por el Medio Oeste y por la costa Este.

Europa Capitales
Si dibujáramos las nuevas fronteras políticas de los estados en función de cuál es la capital más cercana para cualquier punto de Europa, nuestro mundo actual saltaría por los aires. Si vives en gran parte de Alemania, por ejemplo, te queda más cerca Praga que Berlín. Si vives en Glasgow, llegas antes a Dublín, que está en otra isla, que a Londres. Si vives en Barcelona, tu capital más cercana es Andorra. Si vives en Huelva, Lisboa. Y así sucesivamente.

El equipo de Moovel Lab ejecutó el mismo procedimiento para Estados Unidos. Dividió el país en cuadrículas (puntos de partida) y calculó, gracias a un algoritmo y a las herramientas antes mencionadas, la ruta más rápida para llegar a una "Roma" dada. El resultado es aún más intrigante, en tanto que ofrece pistas sobre cómo se articula la red de carreteras norteamericana a nivel geográfico. Además, como ellos mismos anotan, al observar dónde se sitúa cada "Roma" podemos descubrir cómo fue el proceso migratorio en EEUU: primero en la costa Este, y poco a poco conquistando el Oeste.

Eeuu Capitales
Y aquí tenemos el ejemplo anterior aplicado a EEUU.

Finalmente, invirtieron la ecuación para tanto para Estados Unidos (a nivel federal) como para Europa, aunque con una variante: ¿cuál es la capital a la que puedes llegar más rápido desde tu punto de partida? Lo interesante es cómo las fronteras se difuminan de forma notoria en función de la accesibilidad de las capitales. Si vives en Cataluña, llegas antes a Andorra la Vella que a Madrid, y lo mismo se puede decir de Toulouse en relación a París. Francia, de hecho, aparece desdibujada, como Alemania.

Es el problema de tener tantas fronteras.

Berlin 650 Todos los caminos llevan a Berlín en Alemania.
Paris650 Todos los caminos llevan a París.

Moovel Lab han incluido mapas de ciudades, algo más específicos, en los que podemos observar hasta dónde podemos llegar desde el centro de cualquier urbe si conducimos durante 15 minutos. Aquellas ciudades bien malladas y conectadas, como Londres y Berlín, te permiten alcanzar la misma distancia vayas por el norte, por el sur, por el oeste, o por el este. Otras bastante caóticas (Jerusalén) o con una orografía complicada (San Francisco, Roma, Estocolmo) muestran notorias divergencias de movilidad.

Londres2 Londres. Claro y sencillo: desde Trafalgar Square al resto de la ciudad en menos de quince minutos. Vayas a donde vayas, cubres la misma distancia física, más o menos.
Nueva York Nueva York es un caso complicado, fundamentalmente por la orografía. Como Chris Christie bien sabe, es sencillo colapsar el tráfico de la ciudad. Sólo hace falta cerrar uno de los muchos cuellos de botella (puentes y túneles) que rodean Manhattan. Tus vías de escape son limitadas, aunque una vez fuera de la isla todo es más sencillo.
Jerusalen2 Jerusalén es otro caso complejo. Por un motivo: la ciudad es un sinfín de checkpoints y controles, lo que dificulta enormemente la circulación y el acceso a otros puntos de la ciudad. En algunas zonas, quince minutos son muchos metros recorridos. En otras, no tanto.
Estocolmo2 Estocolmo. La capital sueca también tiene una orografía complicada, en tanto que está rodeada de agua y formada sobre múltiples islas e islotes. Eso tiene un reflejo en la circulación y la movilidad de la ciudad, semejante a la de Nueva York y con múltiples cuellos de botella.
San Francisco Y finalmente, San Francisco, cuyas particularidades geográficos no se escapan a nadie. De nuevo, cuellos de botella, y una facilidad para alcanzar el sur de la ciudad que no se da en el norte, separada por, bueno, por el mar.

Puedes probar a hacer lo mismo con tu ciudad aquí. En caso de que quieras saber algo más sobre el apartado técnico, puedes pasarte por aquí. Tan espectacular trabajo lo firman Benedikt Gross, Philipp Schmitt, y Raphael Reimann.

Temas
Publicidad
Comentarios cerrados
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos