Publicidad

Tu cita en Tinder es una "camarera" que hace que consumas: la falsa oferta de trabajo de un bar de Madrid

Tu cita en Tinder es una "camarera" que hace que consumas: la falsa oferta de trabajo de un bar de Madrid
58 comentarios

María vive en Madrid, tiene 22 años y está buscando trabajo. El viernes pasado le salió una propuesta para trabajar en Bi&Bi, calle Zaragoza 9, al lado de la emblemática Plaza Mayor. El puesto, según la oferta, era de camarera. Pero no es eso lo que se encontró cuando acudió a la cita, como han descubierto este fin de semana miles de personas en Twitter.

Según le comentaron en la entrevista el propietario y una de las empleadas, que iba traduciendo las palabras de su jefe, era que su primera misión sería descargarse Tinder y Badoo, las populares apps de ligoteo. ¿Por qué necesitaría una camarera bajarse eso? Porque “mi función sería (palabras textuales) quedar por esas aplicaciones con hombres de más de 35 años y con trabajo, después llevarlos al restaurante (sin decir que yo trabajo para ellos), hacerles consumir y obviamente hacer que me inviten”.

Es decir, una oferta en hostelería escondía un trabajo encubierto de escort, así como ser la última pieza en una estafa.

Ese cortejo del cliente se llevaba a cabo en una “sala VIP. El restaurante desde fuera parece normal, pero escondido entre pasillos y cortinas hay una sala oscura con sofás donde mandan a esas chicas y ‘sus citas’”. María termina su hilo en Twitter, ya con más de 18.000 compartidos, con una llamada a la difusión. Al hacerlo se ha encontrado con que no es la única afectada por este fraude, otras mujeres denunciaron en redes sociales en agosto a ese mismo local por los mismos hechos, y María nos confirma que, de los mensajes privados que le han llegado, hay testimonios que confirmarían que el esquema se remonta a al menos seis meses atrás.

Dentro del mar de indignación que está levantando la historia en redes, se encuentra el hecho de que se trate de un local en una de las zonas más populares y transitadas de la ciudad, especialmente por los turistas, como que haya tenido que pasar tanto tiempo hasta que las críticas hayan conseguido desprestigiar a Bi&Bi.

En las sucesivas horas después de la publicación del hilo de María, el local ha sufrido un escrache digital. El dueño, Ehsan Heidari, se puso en privado su perfil en Instagram, en el que se podía leer lo siguiente como descripción de su cuenta: “Oferta de Empleo #chicadeimagen #model #madrid”.

Según nos cuenta María, el local tenía antes de todo esto 30 reseñas en Google, no demasiado positivas por su falta de higiene y precios desorbitados, pero a raíz de la exposición pública fue recibiendo hasta 400 comentarios, que ha ido borrando uno a uno para después borrar la página, aunque en las últimas horas ha vuelto a abrirla (y ya se está llenando otra vez de comentarios denunciando la explotación de mujeres). También ha afectado a sus cuentas en Tripadvisor, El Tenedor o Job Today, entre otras. El sábado a las 16, rompiendo sus horarios habituales, el bar tenía bajada la persiana.

Heidari, el propietario, nos dice que ha denunciado a María en una comisaría madrileña “y ahora voy camino al juzgado. Todo es mentira, estamos preparando todos los documentos denunciar a esta persona. No hemos hecho nada malo ni hay nada oculto en nuestro negocio, esta chica ha hecho todo esto para dañar mi imagen, busca la fama a costa de la imagen de mi negocio”.

María se ha enterado de la supuesta denuncia por otros medios de comunicación, ya que a ella no le ha llegado ningún tipo de aviso. Sobre el futuro del club, considera que “ahora está cerrado por la repercusión que está teniendo tanto en redes sociales como en medios de comunicación, pero me da que en cuanto se calme el asunto volverá a abrir”.

“Creo que es denigrante que se use como reclamo a mujeres para este tipo de negocio”, nos dice María, “y lo que sobre todo me parece mal es que, si alguien quiere hacerlo, pues perfecto, pero no deberías poner anuncios falsos de camarera para ofertar estos otros trabajos, porque yo sé que podía rechazarlo, pero habrá mujeres que tengan que aceptarlo sí o sí”.

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios