Compartir
Publicidad

Un festival de lujo que cobraba 12.000 dólares por entrada se convierte en un yermo descontrolado

Un festival de lujo que cobraba 12.000 dólares por entrada se convierte en un yermo descontrolado
Guardar
6 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Si le tienes aunque sea un poco de tirria a la gente que podríamos etiquetar como hipster o instagramer, esta historia te va a encantar.

Iba a ser el nuevo y mejorado Coachella. Un nuevo paraíso al que le habían echado el ojo celebridades del mundo de Instagram, la música y la moda.

El rapero Ja Rule organizaba un evento que tendría lugar durante los próximos dos fines de semana en los que “el paisaje, el arte y la música” se fusionarían en una experiencia irrepetible en un delicioso rincón de las Bahamas. Y de lujo para muchos asistentes: aunque había tickets mínimos de 450 dólares por una estancia para un puñado de días, también había entradas que costaban 225.000 dólares si optabas por la promoción más lujosa para ti y tus amigos.

El anuncio deja bastante claro lo que se vendía.

Ahora, una foto de lo que encontró uno de los asistentes al llegar.

Algunos asistentes ya se habían percatado en la falta de información que proveía el Fyre Festival en algunos puntos claves de un festejo así, pero pensaron que lo irían solucionando antes de que desembarcasen. Se equivocaron: se toparon de bruces con lo que testimonios in situ han declarado ser un “campo de refugiados”. Les dieron de comer sándwiches de queso y lechuga. No hay seguridad ni electricidad, muchísimo menos algo relacionado con la música.

Hace un rato había varias personas encerradas en la isla en edificios que, según alegan en Twitter, no tenían suficiente agua o comida.

La instafiesta se ha convertido en instacaos.

Los organizadores no sabían qué hacer ni siquiera desde el momento en que los asistentes empezaron a tomar los aviones rumbo a la isla. Los grupos convocados al festival o bien no han aparecido o están explicando en redes sociales su cancelación de los conciertos. En realidad, lo que todos estos chicos están buscando ahora es la forma de volver a la seguridad de sus casas. Una solución que tampoco llega. Gente que iba con las expectativas de pasar unos cuantos días en el paraíso que todos los demás envidiamos cuando subieran sus capturas a sus perfiles están encerrados en un yermo sin provisiones.

Aunque oficialmente el Fyre Festival está “pospuesto”, muchos no querrán ni acercarse ese segundo fin de semana. La cabeza visible del festival ya ha pedido públicamente disculpas, algo muy necesario dado que muchos de los que se habían apuntado a la fiesta están subiendo repetidos mensajes en redes sociales tildando de estafa lo que están viviendo. Buzzfeed se ha acercado para recopilar testimonios, la imagen que ha quedado para la historia es el mejor retrato que jamás veremos de lo que supone la decepción de la juventud elitista.

También se ha descubierto que todas esas modelos que se pasearían por el Fyre Festival durante esos días, como Kendall Jenner, Emily Ratajkowski, Hailey Baldwin o Bella Hadid, fueron alertadas en el último momento de que no fuesen a la isla. Fyre Festival está borrando toda la publicidad e imágenes promocionales previas al evento de sus perfiles sociales.

Aunque esto está lejos de convertirse en el Festimad 2005, parece que es uno de los más sonados fracasos organizativos en el mundo festivalero de los últimos años a nivel internacional. Y por supuesto, las redes ya lo están celebrando.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos