Compartir
Publicidad

Un montón de niñas se están disfrazando de Wonder Woman porque quieren destrozar tus feels

Un montón de niñas se están disfrazando de Wonder Woman porque quieren destrozar tus feels
Guardar
79 Comentarios
Publicidad
Publicidad

Partamos de una base: la aparición de la película Wonder Woman es algo inaudito: un personaje femenino del universo de una de las grandes casas de cómics protagoniza un blockbuster.

Es algo que no se veía desde Elektra o Catwoman, películas que algunos esgrimían como justificación por la que no debería volver a darse el rol principal a una superheroína para una gran superproducción. Como si la venta de entradas se redujera únicamente al género del protagonista. Como si Los Juegos del Hambre no hubiera sido uno de los últimos bombazos de los últimos años.

Pero todo esto ha perdido su sentido cuando, como estamos viendo, no sólo Wonder Woman ha cumplido las expectativas en la taquilla estadounidense (y lo que le espera en el resto del mundo en las próximas semanas), sino que ha rejuvenecido el universo DC hasta convertirse en el mejor éxito de crítica de la marca desde El Caballero Oscuro de Cristopher Nolan.

Este post no va sobre la película, que para eso tenemos a nuestros compañeros de Blog de Cine, sino de las hermosas imágenes que, a remolque del estreno de la película y de la campaña de Warner, están generando retratos de pura ilusión infantil. Por toda la red puedes encontrarte a un montón de niñas y algún que otro niño disfrazados de su nuevo personaje favorito, y casi parecen estar sintiendo en sus pequeños cuerpos los mismos superpoderes que posee Diana.

Descuida, es natural que se te derrita un poco el corazón al ver a algunas de estas pequeñas amazonas en el salón de su casa o por los alrededores de las salas de cine. Es probable que con esto tanto las familias como nosotros mismos al hacer el post estemos haciendo exactamente la promoción que buscan los responsables de Wonder Woman, pero a quién le importan los intereses empresariales o lo buena o mala que sea la película cuando tienes delante esos rostros de felicidad.

@divina18 and A are getting some girl time seeing #wonderwoman today :)

Una publicación compartida de Brian Bruss (@brianbruss) el

Alguien está lista para ver la peli de su personaje favorito #wonderwoman #wonderwomanmovie

Una publicación compartida de Crisel Saldaña (@crissis_01) el

Wonder Woman by Izabel Cortez and Lizzy Victoria. #DC #WonderWoman #Cosplay #Costume #CraftYourFandom @izzy_quinzel

Una publicación compartida de the RPF (@therpf) el

Girls run the world. 💋💪🏻 #wonderwoman #girlpower #momlife

Una publicación compartida de Amanda Decker (@amanda_d_decker) el

Everyone matters. Everyone is worth saving. And everyone is wonderful.. #wonderwoman #wondercadence #mylittlesuperhero

Una publicación compartida de Chaisan Pepito (@chaisann) el

Daisy is going to save the world!! #loveisallyouneed #childsplay #wonderwoman #superhero #wishitwasthatsimple

Una publicación compartida de Kate Heysmond-Hart (@hillysfood) el

I hadn't read the comics, nor had I ever been much of a superhero movie fan. But tears began streaming uncontrollably during that first fight scene in #WonderWoman—the Amazonia women fierce and muscular and ballet-like at once, as if they were battle moves were choreographed for women. There was something almost visceral about it; a depiction of a hero we never knew we needed, a hero whose gender was everything but also nothing. She was a girl superhero — something most of us have never seen. She was also simply a mighty superhero... who happened to be a woman. So much of the messaging we send children is subliminal — the absence of what’s missing more even than what is there. Sometimes it is the lack of voices, of speaking roles, of perspectives. The invisibility of certain types of characters. It appears in film and advertising and media and action films and video games and stock photos. Sometimes we don't even notice. But then sometimes you see the thing that was missing— the boss, the doctor, the president, or the superhero who happens to be a woman — and it all makes sense. Representation *matters*. It matters on a deep and psychological level, sometimes one that can't even be articulated. Wonder Woman broke box office records this weekend for a film made by female director. Here's to the day we make that statement without the "female" qualifier. 👸🏻👸🏽👸🏾 ((Read link to full op-ed in bio)) Photo: @_chandelle_higa_ 💕

Una publicación compartida de Feminist Fight Club (@feministfightclub) el

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos