Compartir
Publicidad
Publicidad

Unos paparazzis intentan lucrarse con fotos desnudas de Sia y su respuesta ha sido pasarse la vida

Unos paparazzis intentan lucrarse con fotos desnudas de Sia y su respuesta ha sido pasarse la vida
Guardar
9 Comentarios
Publicidad
Publicidad

¿Cuánto hace del celebgate? ¿Tres años? Seguro que lo recuerdas. El submundo de Internet recibió un paquete de instantáneas y videos comprometidos de famosas de primera categoría después de un hackeo del servicio iCloud de Apple.

A la procedencia de esa invasión de la intimidad se le añadía una hipótesis aún más turbia que nunca se llegó a confirmar: las fotos y vídeos funcionaban como moneda cibernética entre grupos selectos de hackers de la red más subterránea por el cual ciertos hombres se intercambiaban las fotos a modo de trofeos. El cuerpo de las famosas como el Bitcoin en versión primitiva, como el petróleo de Internet.

Así que no es de sorprender que haya paparazzis especializados en fotografiar pilladas que luego se ofrecerán como producto a sus fans. Las famosas deben andarse con mil ojos para evitar exponerse a una explotación de su imagen sin su consentimiento ante miles de personas y, de paso, proteger una vida íntima que no todos creen que una celebrity tengan derecho a poseer.

Dl U295446 052

Esta vez el turno le ha tocado a Sia, a la que reconocerás precisamente por no haberle podido reconocer hasta hace dos días. La cantante de Chandelier, el exitazo de 2014, no mostraba su cara en público (ni eventos, no conciertos ni nada de nada) para poseer mayor anonimato en su vida corriente fuera de los escenarios. Desde hace apenas medio año hemos podido saber cómo es su rostro. Ahora, la que tanto recelo ha puesto sobre su imagen ve cómo unos oportunistas llamados FameFlyNet intentan que sus seguidores compren un pack de fotos en cueros de la intérprete.

¿La genial respuesta de Sia? Distribuir la imagen principal de la galería ella misma. En esta era de la hipervisibilidad en redes sociales es casi menos excitante ver un cuerpo desnudo y romper con los últimos filamentos del misterio que reivindicar la agencia propia.

El gesto (o el trasero) de la cantante ha gustado tanto que más de 100.000 usuarios de Twitter han querido compartir con sus contactos su corte de mangas: “alguien está intentando vender fotos mías desnuda a mis fans. Guardad la cartera, aquí la tenéis gratis. ¡Todos los días son Navidad!”.

La instantánea ha tenido aún más repercusión en Instagram, donde también ha subido su mensaje y ha sido premiado con casi 200.000 corazones. La referencia a la Navidad tiene también una motivación extra: la promoción de su último disco, que saldrá en dos semanas y tiene como eje temático la conmemoración cristiana mediante reinterpretaciones propias de los clásicos navideños.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos