Publicidad

Brexit Meals, un resumen visual de todos los horrores producidos por la gastronomía británica

Brexit Meals, un resumen visual de todos los horrores producidos por la gastronomía británica
10 comentarios

La gastronomía británica no goza de la mejor reputación posible. En el imaginario colectivo, Reino Unido se nos presenta como una nación bárbara capaz de desayunar alubias con morcilla, comer pastel de riñones y cenar tripas hervidas en bolsa gástrica. ¿Pero cuánto hay de proyección en este relato y cuánto de realidad? Dicho de otro modo: ¿comen tan mal los británicos o simplemente hemos escogido los tres platos más aborrecibles de su cocina y los hemos consagrado a su identidad nacional?

La mejor forma de averiguarlo, de un tiempo a esta parte, es una divertidísima cuenta de Twitter que se dedica a recopilar los platos más inquietantes producidos por Reino Unido. Se titula @BrexitMeals, y funciona a un tiempo como testimonio antropológico de un pueblo, el británico, y como metáfora de un proceso político que busca desgajar a la isla del resto del continente. La pequeñez ideológica de la ruptura y de aquel referéndum resumida en la pobreza de sus platos.

Porque sí. Brexit Meals es un compendio visual de las peores creaciones culinarias que haya podido imaginar el ser humano. Su gracia radica única y exclusivamente ahí. Por sus características, la cuenta tiende a bordear el paroxismo y la irrealidad. En su propia descripción sus creadores explican que lo que allí aparece son platos reales a veces, platos fabulados en otras ocasiones. Pero al igual que la historia de "idiot son", y al igual que en todo lo que compete al Brexit, la realidad se fusiona con la burla.

Es difícil saber dónde termina lo verídico y donde comienza la comedia, la autoparodia. Brexit Meals condensa esta idea, tan definitoria de muchos acontecimientos políticos desde 2016, a la perfección.

No entraremos a describir la mayor parte de platos compartidos por la cuenta. En muchas ocasiones es una tarea imposible. Los cocineros cotidianos de la Gran Bretaña tienden a la deconstrucción abstracta de la comida. Masillas incomprensibles jalonadas por largas figuras cilíndricas compuestas, presumiblemente, de carne; enormes filetes de una materia indeterminada, siempre sobrecocinados; guisantes acompañados de guisos de un característico y extremadamente británico color marrón oscuro. Son fronteras que el resto de la humanidad aún no vislumbra.

Ellos sí. Nos llevan años de ¿ventaja?

Suponemos que en alguna parte hay salchichas

Cómo cocinar mal un pollo, capítulo I

"Hoy se cena algo exótico"

¿Un filete de atún pasadísimo a la plancha?

Admitimos que no tenemos ni la más remota idea de qué puede ser esto.

Los verdaderos colores de la bandera británica

Su particular versión de las croquetas

Mmmmm, pizza

Temas

Publicidad

Publicidad

Publicidad

Inicio

Explora en nuestros medios