Compartir
Publicidad
Publicidad

El mapa de la guerra gastronómica entre España y Reino Unido: así nos estamos matando los unos a los otros

El mapa de la guerra gastronómica entre España y Reino Unido: así nos estamos matando los unos a los otros
Guardar
7 Comentarios
Publicidad
Publicidad

"No vayas a ese garito, es un atrapa-guiris". Cuántas veces habremos escuchado o proferido esa sentencia, ya fuera caminando por el centro de Barcelona, el paraíso del turista, o esquivando a las hordas de noruegos, holandeses y británicos enrojecidos por el inclemente sol del Mediterráneo. Allá donde se amontonan los guiris, el apelativo no-tan-cariñoso con el que calificamos a nuestro turismo, los españoles tienden a huir.

De ahí que, para pasmo de muchos, haya británicos que consideren que la comida española está sobrevalorada. El último en sumarse a la lista y en provocar un auténtico cisma entre ambas naciones es Ian Dunt, periodista británico a favor de la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea y que lleva años cubriendo la actualidad de bruselas. Lo hizo con un tuit que para unos fue polémico y para otros, sacrilegio.

"¿Cómo puede ningún británico en su sano juicio protestar por un manjar tan asequible, simple y sabroso como las patatas bravas?", nos preguntamos muchos, incluidos cocineros que no perdieron la oportunidad para promocionar su restaurante en Madrid. La respuesta es simple: cuando los británicos vienen a las costas españolas no se encunetran con las mejores bravas del barrio, sino con una guerra de trincheras donde deben ponerse a cubierto entre menú del día chungo a 23 euros y paellas mixtas pasadas.

Reino Unido y España llevan décadas librando una batalla gastronómica soterrada, una en la que ambos bandos han decidido matarse los unos a los otros a base de una gastronomía esencialmente infame y otra de buen ver que, sin embargo, con el objeto de rentabilizar lo máximo sus atributos se vende a precio de oro y ofrece productos basura.

España odia la comida británica y muchos británicos odian la comida española porque lo que han probado han sido restaurantes de playa que sólo buscan destriparles. Y las cicatrices de guerra, los escenarios de batalla, se acumulan por doquier. Este es un breve recopilatorio de bajas estimadas, cismas entre una y otra nación y armas empleadas por cada bando. El mapa de la guerra que, Gibraltar al margen, sí están librando ambos países: la gastronómica.

Foodbattle Icons Esp
Foodbattle Icons Uk

Y ahora, un breve desglose:

Pastel de riñones

Steak Pie With Veg And Gravy Se han visto métodos de tortura menos crueles. (Goddards Pies Ltd/Wikipedia)

¿Por qué? Nadie lo sabe, pero la noble y vigorosa nación británica lleva siglos tratando de conquistar al planeta con una creación gastronómica que podría contarse entre las más lamentables de la historia de la humanidad... si no fuera por la amplia aceptación de la casquería en España. En cualquier caso el pastel de riñones es a esta guerra lo que las armas químicas a la Primera Guerra Mundial: pavoroso, un instrumento de puro terror.

La paella mixta

Da Cosa La Bomba H. (Poncho Equihua/Wikipedia)

Son centenares de miles las víctimas que han sucumbido a los falsos encantos de la paella mixta, a menudo el recipiente donde se concentran todos los males que el ser humano haya ideado jamás para un arroz con cosas. En la paella mixta se encuentran todos los elementos que un valenciano odiaría: ingredientes aleatorios por doquier, una mezcla sin par de tierra y mar y el ejemplo de cómo la perversión de su paella se ha internacionalizado.

Sin duda, la peor de cuantas armas mortales se blanden en la guerra.

Fish & Chips

plato Plato estrella. (bjaglin/Wikipedia)

El plato más popular de los británicos es también el que más bajas puede causar en una ciudad como Londres, donde la oferta de restaurantes es excelente pero también la de turistas dispuestos a dejarse engañar por los falsos encantos comerciales de la gastronomía inglesa. Pescado (casi siempre eglefino, a menudo bacalao) frito y servido en papel de periódico, extremadamente grasiento, macerado en cerveza, y bastante caro.

No apto para hipoglucémicos.

Patatas bravas rancias

Patatas :thinking face: (goodiesfirst/Flickr)

El casus belli: las patatas congeladas compradas en el Mercadona más cercano, servidas con keptchup Prima y con mayonesa de bote. A esta buena gente británica no se le puede engañar con ardides tan evidentes: han estado en lugares como Bélgica o Países Bajos, cuyo prestigio gastronómico depende en exclusivamente de patatas fritas mejores. Las bravas secas, rancias e intragables son las bombas racimo de la cocina.

Haggis

Haggis With A Cc License Piedad. (Tess Watson/Flickr)

La joya de la corona, el botillo-wannabe escocés (tampoco se librán) donde se concentran todos los males calóricos de la gastronomía británica. Una bomba (literal) de ingredientes estrambóticos y espantosos. De la Wikipedia: "Se elabora a base de asaduras de cordero u oveja (pulmón, estómago, hígado y corazón) mezcladas con cebollas picadas, harina de avena, hierbas y especias, todo ello embutido dentro de una bolsa hecha del estómago del animal y cocido durante varias horas".

¡Buen provecho!

Sangría Don Simón

San 2 Been there, done that.

¿Qué hay más típico del verano español para un inglés que la siesta y la paella? ¡La sangría! ¿Pero sabe un inglés lo que es una sangría? ¡Para nada! Resultado: los hosteleros hacen su agosto comprando toneladas del producto popularizado por Don Simón, le echan una monda de naranja de invernadero y lo venden como el manjar exquisito que no es. Triunfo para todos, excepto para los turistas británicos.

Temas
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Inicio
Inicio

Ver más artículos